Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 12 2005 Internacional 31 LAS COSTAS DEL TSUNAMI, UN AÑO DESPUÉS Doce meses más tarde, la imagen de destrucción choca con el espíritu de superación que se respira en las calles se ha destinado a la reconstrucción de hogares para la relocalización de las familias afectadas por el tsunami. Por el momento muchos de los afectados continúan en centros de desplazados; muchos otros se han negado a abandonar su hogar y permanecen en precarias tiendas donadas del exterior, sin ningún tipo de asistencia, por miedo a perder el terreno de su anterior hogar, hoy reducido a escombros. Escasez de tierras La escasez de tierras disponibles es la causa que está dificultando la construcción de nuevas viviendas para realojar a las víctimas del tsunami, un problema que, como asegura Miguel Urquía, arquitecto de Cruz Roja Española, poco a poco vamos a superar La vida también está volviendo a la costa. En la playa, entre los escombros de lo que en su día fue parte de Melabouh, no es raro encontrar pescadores tejiendo redes o preparándose para salir a faenar. Es esperanzador ver cómo, después de lo que pasó la gente, hay ya personas paseando por la playa, no sólo los pescadores, también los niños; no es difícil durante los fines de semana a última hora de la tarde encontrar grupos de chavales jugando al fútbol en la playa asegura Sara Beneit. Efectivamente, el mejor síntoma de que la población de esta región devastada por el tsunami quiere empezar a cicatrizar las heridas que dejó la ola gigante no es sólo que los comercios hayan vuelto a llenar las calles de Melabouh, o que los pescadores vuelvan a faenar en el mar que les robó a gran parte de sus seres queridos, sino que la futura generación, los niños y niñas que vivieron en su carne la devastación y la tragedia aquel fatídico 26 de diciembre, hoy, un año después, vuelven a mirar de frente al mar. que mostró durante aquellos días la sociedad española. Una solidaridad que alcanzó la cifra de 40 millones de euros donados, que se han visto transformados en proyectos de recuperación de capacidades productivas como este. En el taller me han enseñado a coser, poco a poco voy haciendo pequeñas cosas dice Rauzha. Por el momento no vendo nada de lo que hago; y además, asistiendo a las clases de formación recibo algo de ayuda que me sirve para salir adelante Otra gran parte de la ayuda recibida Un ejemplo de solidaridad A. Y. Z. La sociedad española respondió a la catástrofe del tsunami dando un ejemplo de compromiso y solidaridad a la comunidad internacional. Fueron 40 millones de euros donados por centenares de miles de personas de todos los rincones de España, que han permitido abrir una ventana a la esperanza a los damnificados. De ese dinero, 15 millones de euros fueron destinado a Sri Lanka, el segundo país más afectado por la ola gigante. Se han traducido en proyectos de reconstrucción de viviendas, de recuperación económica o de rehabilitación del abastecimiento de agua potable. De ellos se han beneficiado en la región cerca de ochocientas mil personas. Miguel Angel Rodríguez, delegado de comunicación de Cruz Roja Española, fue uno de los primeros en llegar a la zona cero tras el desastre, y hoy, un año después de la tragedia, sólo tiene pala- bras de agradecimiento hacia unas personas que viven muy lejos de aquí, de Salamanca, Madrid, Barcelona... de todos los rincones de España, que reaccionaron de forma inmediata para recaudar fondos y enviar ayuda a gente que no conocían de nada, y además sin pedir nada a cambio Una actitud que hoy, al cumplirse el primer aniversario de la catástrofe, permite a las pobres gentes del Sureste Asiático luchar para salir adelante.