Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN LUNES 26 12 2005 ABC JOSEP BARGALLÓ Consejero jefe del Gobierno de la Generalitat y miembro de la Ejecutiva de ERC Un fracaso en la reforma del Estatuto es un fracaso de Zapatero BARCELONA. ¿Cómo valora las contrapropuestas del PSOE sobre financiación y sobre el articulado del Estatuto? -El hecho de que se hayan filtrado tan rápidamente indica que son unas propuestas con más voluntad de hacerse públicas y demostrar que por parte del Gobierno no hay voluntad de plegarse al tripartito. Parten de un error, porque lo que se tiene que debatir es la propuesta de reforma del Parlamento. Además, en las propuestas que se han filtrado, hay competencias que tendrían un rango inferior al actual y es evidente que por aquí no vamos bien. ¿Cree que la propuesta de financiación es innegociable? -El único punto de partida es la propuesta del Parlamento catalán. A partir de aquí, se puede hablar de todo. No puede ser de otra manera por respeto a los mecanismos democráticos y al 90 de un Parlamento libremente elegido y con unas competencias concretas, entre las que se cuenta efectuar la propuesta de reforma del Estatuto. Aún así, está claro que se trata de dos propuestas con orígenes diferentes y que la que no hace referencia a la financiación está más trabajada. ¿Considera que una parte del PSOE quiere que este proyecto fracase? -Eso dice la prensa. -También los partidos catalanes. -Si tengo que hacer caso a la parte importante del Gobierno y del PSOE, no. Sobre todo porque un fracaso de la reforma del Estatuto es un fracaso de Zapatero. Sólo puede querer que fracase el Estatuto quien quiera que fracase Zapatero. -Sería también un fracaso del tripartito. -Una vez aprobado en Cataluña por el 90 del Parlamento, es un fracaso de todas las fuerzas que le han dado apoyo. Nadie que dé apoyo al Estatuto puede salir ganando si éste fracasa. El único beneficiado es el PP. -Entonces, no comparte las dudas del presidente Maragall sobre el compromiso de CiU. -Estoy hablando de los dirigentes de cada partido. Estoy convencido de que la apuesta del presidente Zapatero es absolutamente honesta y sincera, que no todos los militantes del PSOE deben compartir. Y estoy convencido de que la apuesta de Artur Mas es honesta y sincera también, pero no estoy convencido de que todos los militantes de CiU la compartan. ¿Le preocupa la falta de unidad de los partidos catalanes? -Están haciendo lo que hicieron en el proceso en el Parlamento. Ahora estamos en el mismo punto en el que está- En plena vorágine negociadora, Bargalló asume que no habrá acuerdo en fin de año, pero advierte que un fracaso al final del proceso lastrará tanto a Zapatero como al tripartito. TEXTO: IVA ANGUERA DE SOJO FOTOGRAFÍA: ELENA CARRERAS bamos a finales de julio pasado: un momento de grandes dudas. El 30 de diciembre no habrá un acuerdo respecto a las enmiendas y enero será igual que agosto, con declaraciones difíciles de digerir. Pero es probable que en febrero, finalmente, haya acuerdo. ¿Es urgente que Zapatero se implique en esta negociación? -Estoy convencido de que Zapatero siempre ha estado implicado, directa- mente o a través de personas designadas por él. ¿Cómo valora la decisión del PP de sumarse al debate presentando enmiendas? -Toda implicación del PP en el proceso del Estatuto es positiva. Fue positiva en el Parlamento catalán, porque permitió que, a pesar de estar en contra, su posición no fuera de intransigencia ni de incomprensión, sino de de- Carod dice que la negociación del Estatuto avanza y Mas que está parada EFE BARCELONA. Los líderes políticos catalanes realizaron ayer una valoración distinta del estado de las negociaciones con el PSOE sobre el Estatut, y mientras que Carod- Rovira (ERC) ha dicho que la negociación avanza Artur Mas (CiU) ha reiterado su advertencia de que se podría retirar el texto El líder de CiU, Artur Mas, indicó que si nos tuviésemos que fiar de las propuestas que hace hoy el PSOE, la verdad es que no tendríamos nuevo Es- tatut, porque nosotros no podríamos de ninguna forma aceptar lo que están planteando Más optimista se mostró el presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, quien después de recalcar que ha llegado la hora de la verdad, porque es el momento en el que los diversos grupos tomen posición respecto al Estatut explicó que nos encontramos en una fase de negociación dura y difícil, pero entendemos que se empieza a mover en la línea positiva bate. Además, esto implica que acepta la constitucionalidad del proceso, cosa que en algún momento había puesto en duda. -Carod- Rovira ha amenazado con dejar caer el Gobierno tripartito si fracasa la reforma del Estatuto. -No lo ha dicho con esta literalidad. -Pero es la conclusión de sus palabras. -Es diferente. Depende de los motivos del fracaso y de quién impida su aprobación. Un impedimento de CiU no tiene por qué forzar el final del tripartito. Un impedimento del PSOE con el apoyo del PSC, sí. -Haga un balance autocrítico de estos dos años de Gobierno tripartito. -Este Ejecutivo nace con un Gobierno que le es declaradamente enemigo, cosa que no ayuda, y con un proyecto tan complejo como un nuevo Estatuto. Si alguien creía que hacer todo esto era fácil se equivocaba. Pero esto no ha impedido que hiciéramos cosas, si no no habría 120 nuevas escuelas, ni 4.200 profesores más, ó 500 nuevos profesionales sanitarios. Aunque es evidente que en algunos casos hemos respondido con lentitud, no hemos sabido transmitir la gestión, ni los debates con normalidad. -Muchos creen que este Gobierno se centra en cuestiones como los papeles de Salamanca o las selecciones deportivas y deja de lado las mejoras sociales o económicas que centran otros Ejecutivos. -Todas las comparaciones con otros gobiernos autonómicos son positivas, porque ponen sobre la mesa la injusticia de la financiación autonómica. Respecto a los papeles de Salamanca no hemos hecho nada más allá de reclamar que se cumpliera un acuerdo. -Pero parece que este Gobierno sólo está en batallas ideológicas. -Es una sensación que transmite quien está en batallas ideológicas y quien no está de acuerdo con la política de la Generalitat. Cada una de las personas que se ha beneficiado de estas 120 escuelas nuevas sabe que se han hecho, aunque es probable que el conjunto de la sociedad no lo sepa. -El intento fallido de remodelación del Gobierno hizo patente para muchos que Maragall no manda lo que debería en el tripartito. -El presidente de la Generalitat no es un monarca, a pesar de la tradición que había en Cataluña. El presidente puede cambiar el nombre de los consejeros en el momento que quiera. Pero la organización del número de consejerías o de las competencias forma parte, a propuesta del presidente, de un acuerdo más amplio que dio lugar a este Gobierno.