Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 26 12 2005 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ENVEJECER SIN DECREPITUD E L anteproyecto de ley que aprobó el Consejo de Ministros este fin de semana es política en la más noble acepción de la palabra. Lo que la norma establece es el derecho de las personas que no se pueden valer por sí mismas a recibir asistencia, sufragada por la Administración Central, las autonómicas y, también, mediante la aportación de ellas mismas en función de su LUIS IGNACIO capacidad ecoPARADA nómica. Es legítimo entender que ese objetivo puede ser el cuarto pilar del Estado de Bienestar. Porque es una prestación preferente de servicios, tiene un carácter universal y público y establece la ayuda a domicilio, la concesión de plazas en centros de día o la teleasistencia para que no haya ninguna persona con discapacidad sola. ¿Dónde está la importancia de esta decisión política? Fundamentalmente, en que la ciencia ha conseguido prolongar la vida, pero no evitar la decrepitud. En estos momentos, la población mundial crece al 1,7 por ciento anual. Pero la población mayor de 65 años lo hace al 2,5 por ciento. Dentro de 25 años, uno de cada tres humanos tendrá más de 65 años, y uno de cada diez, más de 85. Vamos hacia un futuro de personas muy mayores y con discapacidad, lo que ya empieza a llamarse en todo el mundo la cuarta edad Dentro de pocas décadas, la ingeniería genética terapéutica y la clonación para trasplantes de tejidos permitirán aumentar aún más la longevidad. Y muchos seres humanos podrían superar ampliamente los cien años. Por eso, la especialidad médica con más futuro no es la geriatría, ni la gerontología, es el titonusismo. El nombre procede de la mitología griega. Tithonus pidió a los dioses larga vida para él y belleza perpetua para su esposa Aurora. Él se vio limitado por la decrepitud que produce el envejecimiento, mientras ella permanecía radiantemente joven y activa. La ciencia que puede permitirnos envejecer sin involución tiene ya un nombre: titonusismo. Pero mientras llega, bienvenida sea esa ayuda a la dependencia que crea la ancianidad. Las palabras sabias del Rey En su tradicional mensaje navideño, Su Majestad Don Juan Carlos, haciendo uso del papel encomendado en nuestra Constitución, volvió a expresar sentimientos y frases que, en su condición de árbitro moderador de nuestra Monarquía parlamentaria, creo que deberían ser escuchadas y meditadas por toda nuestra clase política y por el resto de los ciudadanos. Sin titubeos, en estos tiempos de dudas artificiales generadas sin sentido por los nacionalistas, dijo con toda firmeza y sin complejos que España es una gran Nación y que es fruto de los sacrificios de todos los españoles hasta conseguir un país justo y solidario del que todos sentirnos orgullosos Supo lanzar el mensaje de concordia entre todos, dando predominio a lo que nos une frente a lo que nos separa y pidiendo la búsqueda del más amplio consenso en los valores de nuestra democracia Hizo un llamamiento a la equidad de una sociedad solidaria y de progreso que debe tratar de cambiar las desigualdades Y desde el dolor y la cercanía de siempre tuvo el recuerdo para los fallecidos en su entrega a los demás Y por ello, en este periodo de oferta de negociaciones con bandas asesinas, expresó con fuerza que terminar con el terrorismo debe ser objetivo prioritario e inaplazable, contando con los instrumentos del Estado de Derecho: la acción de la Justicia y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y con la creciente cooperación internacional Pienso que se puede decir más alto, pero no decir más claro. El Rey Don Juan Carlos supo hablar mejor que nunca para todos los españoles, sin excepción. Ojalá sus palabras sean escuchadas y llevadas a la práctica para el bien de nuestra nación, que, con su pasado, su presente y su futuro, debe ser un ejemplo de solidaridad y justicia en el mundo global del que todos formamos parte. David García García. Madrid. Recorte de libertades El Gobierno de Zapatero pretende recortar la libertad de prensa en España mediante la creación de un Consejo Estatal de Medios Audiovisuales (CEMA) similar al más que impresentable Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) El nuevo órgano, si prospera el proyecto de ley que prepara el ministro de Industria, José Motilla, será una institución que tendrá por objetivo controlar, inspeccionar y sancionar a los medios informativos malos, es decir, a aquellos que vulneren la verdad y el pluralismo ¿Y quién decide cuándo se han vulnerado tales principios? Pues el propio Consejo, nombrado entre profesionales de reconocida solvencia por el Gobierno. El recorte español a la libertad de prensa, derecho básico recogido en el título 20 de la Constitución, es evidente. Las críticas a este atropello a las libertades no han tardado en producirse. El Gobierno de Zapatero tiene un respaldo mediático impresionante y está intentando tapar el desaguisado. Y es que la manipulación en los medios audiovisuales públicos ha alcanzado cotas desconocidas en toda la etapa democrática. La pretensión de crear un órgano regulador de la libertad de expresión es manifiestamente inconstitucional y atentaría, además, contra un pilar esencial del régimen democrático, según ha señalado la oposición. Y es que las libertades públicas tienen su garantía de ejercicio en la ley- -en España, en las Leyes Orgánicas- -y su amparo en los tribunales de Justicia y en el Tribunal Constitucional. Efectivamente, como dice la oposición este intento iría contra La Carta Magna y dañaría uno de los pilares esenciales del régimen que se llama a sí mismo democrático. Todo un despropósito. Manuel Garófano Estudillo. Sevilla. zado en relación con lo que se celebra en Navidad, de la que se puede estar hablando durante un mes sin atreverse a nombrar al Niño Jesús. Ante esto, los cristianos no podemos permanecer impasibles, no podemos callarnos cuando nos están robando nuestra fiesta. Somos los depositarios de ese tesoro, de nosotros depende su supervivencia como gran fiesta de la cristiandad. ¡Qué gran responsabilidad la nuestra! Carlos Sánchez de Roda. Madrid. Otra reforma judicial Acabamos el año con un paso más en la reforma judicial... pero es un paso hacia atrás. Las materias atribuidas al conocimiento de estos nuevos jueces de proximidad no profesionales son las que más afectan a la mayoría de los ciudadanos, ya que se trata de faltas y reclamaciones de escasa cuantía. El fin de desatascar los juzgados de primera instancia es bueno, pero no justifica cualquier medio para lograrlo. El articula 24 de la Constitución, estrella de nuestro sistema democrático, reconoce la tutela judicial efectiva en defensa de cualquier derecho ante los tribunales, atendidos y servidos por profesionales independientes, responsables e inamovibles. Yo, como opositora a la carrera judicial, junto con otros más de 5.000 aspirantes a la misma situación, y con más de seis años de estudios específicos para el ejercicio de la judicatura, me pregunto por qué no se establece la convocatoria de oferta de empleo público especial para los jueces de proximidad entre este colectivo de opositores, cuya preparación e imparcialidad, en buena lógica, está más asegurada que con la elección que se propone el Gobierno en esta reforma. Esta forma de asignación de plazas descubre las intenciones partidistas de nombrar amigos y afines, que necesariamente aumentará la politización del poder judicial, quebrando así la independencia de este cuerpo. Silvia Rodriíguez- Rabadán. Madrid. ¿Navidad? Año tras año vemos cómo se degrada el ambiente navideño en España. Los intentos de descristianizar España ven en la Navidad un objetivo primordial. En nuestras calles, en los adornos, en las tarjetas de felicitación, va desapareciendo toda alusión al acontecimiento de Belén. Se hace una gran celebración, pero no se sabe qué se celebra. Con Papá Noel, tan extraño a nuestra cultura, se va desterrando a nues- tros queridos Reyes Magos, de los cuales, mientras subsisten, se oculta su peregrinaje a Belén para postrarse ante el Niño Jesús. De las cabalgatas de Reyes desaparece toda alusión al acontecimiento de Belén. Cada vez se ven más los aberrantes belenes laicos Organismos públicos, entidades privadas y muchos medios de comunicación asumen una Navidad progresista políticamente correcta policultural Hay un escandaloso y avergonzado silencio generali-