Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 12 2005 Los sábados de ABC 101 LECTURAS El diario de una chica de alta sociedad muerta prematuramente, Filippa Sayn- Wittgenstein, es un éxito de ventas en Alemania por su inesperada espiritualidad. El libro acaba de aparecer en España Los ángeles quieren ser princesas ase la historia de una princesita que parecía querer ser ángel. Habitaba en los terrenos de un viejo castillo defensivo, en las márgenes del Rin, cuyas piedras más viejas habían visto a las hordas tártaras en el siglo XIII y todo lo que media hasta las bombas de guerra mundial. Filippa se llamaba y no era ninguna santita: pésima estudiante, ligona enfermiza, dispuesta a beber hasta no acordarse y fumadora como un carretero. Pero escribía un diario que ha revelado, ahora que ya no está, mucho más: se abren sus pastas amarillas llenas de mariposas- -tal vez porque su castillo tiene ¡un criadero de mariposas! -y se atraviesa como el armario de Narnia. Allí anidaba hacía tiempo su ángel: Fipsi, alias de Filippa, firmado con las letras griegas Fi y Psi Hoy el Angel de Filippa es un premio europeo para jóvenes comprometidos además de un éxito editorial. Ér TEXTO: RAMIRO VILLAPADIERNA Filippa Sayn- Wittgenstein Filippa tenía 21 años cuando se mató en un accidente. Tenía la premonición de un final así Un cuento amargo Filippa Sayn- Wittgenstein, hija de una de las familias más renombradas de Alemania, tenía 21 años y era ayudante del fotógrafo de moda Roberto Sisini cuando se mató, en 2001, en una carretera inglesa. Era su primer reportaje y acababa de salir del cuento de una boda de cuento, celebrada en la Toscana: sólo cien días antes. Su madre dijo apenas: No todo el mundo tiene la suerte de tener un ángel sobre la tierra durante 21 años Esto no quiere decir que no fuera una chica normal y alocada. Pero tenía un gran algo aclara su padre, séptimo príncipe de Sayn- Wittgenstein- Sayn. Así que Filippa era una princesa con ángel. No aún bastante lo sabían sus padres cuando descubrieron sus diarios, donde parecía anticipar su vuelta a casa: en el cielo No es que fuera una niña muy de parroquia, pero se ve que tenía una interesante relación con Dios. Uno nunca sabe todo de sus hijos admite su madre, la princesa Gabriela. Nunca se los escucha bastante, hay cosas que sólo se entienden después reconoce el padre. Para un joven es importante escribir un diario: fuerza a reflexionar, y sale mucho. Aunque sea un blog en internet sostiene su madre. Al principio no nos atrevíamos ni a abrir ni a mirar Pero en los diarios había una anotación: En el caso de que me pasara algo, que tuviera que afrontar de forma inesperada mi viaje a casa, quiero que mis padres lo sepan y que los quiero sobre todas las cosas No todas las princesas se dedican desde su nacimiento a arruinar su reputación, como hace creer la comidilla rosa Los Sayn temen que la Una ilustración de Filippa. La pintura era una de sus múltiples aficiones gente se acerque al libro como a una princesa cualquiera Pero han publicado sus diarios y convocado el premio pensando que pueda ser inspirador para otros jóvenes creen que su breve vida tenía un mensaje. Cuando de su belleza interior aducen que Filippa era, y al tiempo no era, una chica cualquiera parece broma dicho entre los muros de Sayn y los cuadros de la bella princesa Leonilla, que llegó de Rusia, y de su padre, el jefe de los ejércitos del zar que venció a Napoleón en Petersburgo. Y sin embargo Filippa, cuya familia se remonta al siglo X y tiene algo de los Reyes Católicos, no llegó a ver reconstruido este palacio, que desde 1945 había sido una ruina y acaba de reabrir al público. Naturalmente nuestra vida tiene algunos destellos espectaculares concede la madre, pero esta vida en el campo, no demasiado disipada entre amigos, es la que dio a Filippa mucho tiempo para ella misma, para leer, reflexionar. También orar Parece que eso le gustaba y lamentaba que hoy se viviera sin tiempo para rezar ni agradecer nada: Admiraba a los musulmanes por rezar varias veces al día En algunas páginas critica las misas como insulsas. ¡Me aburro! grita, tal vez sea por la falta de amor en la Iglesia de nuestro país Estima que a nuestra Iglesia le falta profundidad y altura compara con la espiritualidad en los monasterios griegos y anota haber presenciado una Pascua en arameo. Fue grande y bonito En cambio, cree que en la Iglesia hoy se intenta explicarlo todo y tener pruebas de todo Eso no le interesa. La novela de Gaarder El mundo de Sofía la empujó a la filosofía y la hizo muy crítica consigo misma Pero era a la vez submarinista, fotógrafa, pintora, muy de mundo y nada beata, radical y aseguran que tronchante. En las paredes de Sayn se ve que pintaba bien. Era apasionada, quería saber de vinos, de plantas, vivir de lo que cosechaba y hablaba varios idiomas: anota los diarios en alemán, inglés, italiano y español. Su vitalidad contrasta con una curiosa distancia: Si me voy pronto... sabed que he intentado hacer las cosas bien. A menudo no lo conseguí. Hacedlo (Pasa a página siguiente)