Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 12 2005 Sociedad 59 Religión El Papa reconoce las virtudes heroicas de la teresiana Josefa Segovia Morón Fue la primera directora general de la Institución Teresiana NIEVES SAN MARTÍN ROMA. Benedicto XVI, en audiencia privada concedida esta semana al cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, autorizó a la citada Congregación a promulgar el Decreto que reconoce las virtudes heroicas de María Josefa Segovia Morón, primera directora de la Institución Teresiana. Se trata de un paso más en el proceso hacia el reconocimiento de la santidad de una mujer singular que estuvo entre las primeras en España en acceder a los estudios superiores del Magisterio, en Madrid, y también de las primeras mujeres que fueron inspectoras de Enseñanza. El diario vaticano Osservatore Romano con fecha de 20 de diciembre, publica la noticia de la promulgación del Decreto sobre las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Josefa Segovia Morón, primera Directora General de la Institución Teresiana, nacida el 10 de octubre de 1891, en Jaén (España) y muerta el 29 de marzo de 1957 en Madrid (España) María Josefa Segovia tenía 22 años cuando conoció a san Pedro Poveda, canonizado por Juan Pablo II en Madrid el 4 de mayo de 2003. Poveda, al conocerla, la quiso inmediatamente como principal colaboradora en su obra sociocultural y educativa. Era el año 1913 y María Josefa acababa sus estudios brillantemente en Madrid. Era este primer tercio del siglo XX en España el momento en el que las mujeres iniciaban discretamente su carrera imparable hacia los puestos de decisión del país. La Escuela Superior preparaba a jóvenes para el recién creado cuerpo de inspectores de Enseñanza, en la gran obra de educación popular que emprendía, como en otros países europeos, el Gobierno de España. Hacía poco que se había permitido a las mujeres acceder a los estudios universitarios y María Josefa Segovia, ya maestra, formó parte de las primeras promociones de inspectores de Enseñanza formados en Madrid. Acabados sus estudios en Madrid, volvió a Jaén y en 1913 aceptó la colaboración que le pedía el joven canónigo de la catedral de Jaén, Pedro Poveda, para dirigir una nueva Academia recién creada para acoger a jóvenes que se preparaban a ser maestras. Tras empeñarse cada vez más en la obra naciente, Josefa Segovia se entregó de lleno a la labor formadora de las Academias povedanas que se fueron extendiendo por toda España. ró con gran entereza de ánimo los centros de la Asociación a la que, como a tantas otras familias espirituales, golpeó duramente el conflicto. La Institución Teresiana, dirigida por María Josefa Segovia, llegó, en la postguerra mundial, a cuatro continentes y experimentó un fuerte crecimiento en personas, centros y proyectos. A su muerte, el 29 de marzo del año 1957, siguieron innumerables testimonios de personas de todas las clases sociales que proclamaban su santidad. Falta un último paso para la beatificación de María Josefa Segovia. Un nuevo decreto pontificio en el que la Iglesia reconozca un milagro, fruto de una especial intercesión de la sierva de Dios. Josefa Segovia Herencia espiritual En 1919 fue nombrada directora de la Institución Teresiana, la asociación que guarda la herencia espiritual, cultural, pedagógica y social de san Pedro Poveda. Josefa Segovia, a la muerte de san Pedro Poveda, en julio de 1936, recogió su herencia espiritual y recupe-