Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad SÁBADO 24 12 2005 ABC El Sistema de Dependencia atenderá en su primer año a 200.000 usuarios La ley no recoge cuáles serán las aportaciones de los beneficiarios b Se estima que las administracio- Preguntas clave ¿A dirigido Siste 1 ma? quién vamayores deeltres años, Los ciudadanos, que se encuentren en una situación de dependencia en alguno de los grados establecidos. ¿Quién es dependiente? 2 SeIII: dependencia moderada (la han establecido tres grados. Grado persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día) Grado II: dependencia severa (precisa ayuda dos o tres veces al día) Grado I: gran dependencia (pérdida total de autonomía mental o física, necesita indispensablemente un cuidador) Cado uno de estos grados se divide en dos niveles, que no se han definido. Tampoco se concreta cuáles serán los criterios y el baremo para decir quién es o no dependiente. pueden reci 3 ¿Qué servicios setécnicas para la bir? Teleasistencia. Ayudas autonomía personal o para la adaptación y accesibilidad de la vivienda. Servicios de ayuda a domicilio (por necesidades del hogar y cuidados personales) Plaza en centros de día para mayores o de atención diurna para menores de 65 años o de atención especializada. Residencias para mayores dependientes y centros de atención a discapacitados. ¿Existen otras prestaciones 4 no se puede acceder a los ser- si vicios? Si no se dispone de oferta pública de servicios, se dará una prestación económica con la que el usuario pagará ese mismo servicio en el mercado privado. De manera excepcional, el beneficiario podrá optar por ser atendido por la familiar y su cuidador recibirá una compensación económica por ello y deberá darse de alta en la Seguridad Social. ninguna comunidad deje de participar en la red, porque tienen asumidas las competencias en servicios sociales nes públicas invertirán a lo largo de ocho años más de 25.000 millones de euros en nuevos servicios de atención a la dependencia M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. Tras el Consejo de Ministros de ayer ni se despejaron dudas, ni se resolvieron incógnitas, aunque sí se aportaron algunas novedades sobre el Sistema Nacional de Dependencia, la red de servicios y prestaciones que garantizará el derecho a las personas que no pueden valerse por sí mismas a ser atendidas. Si bien el Ejecutivo aprobó, como era su compromiso, el anteproyecto de la ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas dependientes- -el marco legal en el que se configurará el futuro Sistema- poco más se concretó sobre su financiación y las aportaciones que realizarán los usuarios. Tampoco se especificó los criterios y el baremo que se utilizarán para valorar quién es o no dependiente y en qué grado. Incluso, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, encargado de presentar el proyecto al Gobierno y a los medios de comunicación, no dedicó tiempo alguno a explicar las bases del Sistema de Dependencia, tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros. Lo que ya parece seguro es que la implantación de esa red comenzará en 2007 de manera progresiva. Según los datos que anunció Caldera, ese año se beneficiarán los grandes dependientes, un colectivo que reúne a más de 200.000 personas. En 2008 se incorporarán los dependientes severos de grado II: 160.000 españoles. En 2009, los dependientes severos de nivel I: 213.000. Y en los siguientes años los dependientes moderados: más de medio millón. Aunque se ha definido qué es la gran dependencia, la severa y la moderada, cada uno de esos grados se ha dividido a su vez en dos clasificaciones que están aún por determinar. Al igual que los criterios y el baremo que se emplearán en todo el país para valorar la falta de autonomía de los usuarios y sus necesidades. Las personas discapacitadas también podrán recibir los servicios La intención del Gobierno, según ha podido saber ABC, es que los costes que generen los nuevos servicios que se creen para atender la dependencia se repartan al 50 por ciento entre la Administración General del Estado y las comunidades. En la nota de prensa distribuida ayer por Moncloa, se estima que, en 2015, las administraciones públicas gastarán 4.425 millones de euros en esos nuevos servicios. A eso hay que añadir los más de 2.300 millones que hoy ya se invierten en dependencia en España, es decir, en prestaciones que ya están en marcha. A lo largo MADERO CUBERO de los ocho años de implantación del Sistema (2007- 2015) se prevé que las administraciones aporten de forma progresiva más de 25.000 millones de euros en nuevos servicios de atención a este colectivo. Precisamente conseguir el visto bueno de las comunidades constituirá el siguiente paso que tendrá que salvar el Sistema Nacional de Dependencia. Y a ello se refirió Caldera: Queremos alcanzar un acuerdo financiero con las autonomías. Aunque después añadió que el acuerdo es deseable, pero no indispensable. No me imagino que Las ayudas actuales Sin duda, el esfuerzo económico resultará titánico, ya que los más de 9.000 millones de euros anuales (el uno por ciento del PIB) que se necesitan para dependencia están muy lejos de los 2.356 que hoy día se destinan (el 0,32 del PIB) Según el Libro Blanco de la Dependencia, en 2003, el gasto público en servicios asistenciales para ese colectivo alcanzó los 1.984,4 millones de euros, invertidos fundamentalmente en residencias, centros de día, ayuda a domicilio y teleasistencia, es decir en competencias asumidas por las comunidades autónomas. Aparte, el informe también considera una serie de prestaciones económicas de la Seguridad Social (por ejemplo, el complemento de gran invalidez o la pensión de invalidez no contributiva) como gastos que genera la dependencia. A esa partida se destinaron 372,5 millones de euros. Hay que contar además, aunque en un año diferente, la partida de 50 millones que en los Presupuestos Generales de 2005 incluyó el Gobierno para dependencia. En 2006 son 200 millones. Copago del usuario Con todas las cautelas que siempre merecen las estimaciones, el Sistema costará previsiblemente más de 9.000 millones anuales cuando se encuentre a pleno rendimiento en 2015. Este montante será sufragado entre las diferentes administraciones con aportaciones de los usuarios, según su renta y patrimonio y de forma equilibrada y justa dijo Caldera, quien también especificó que dentro del patrimonio se incluye la vivienda y que ningún beneficiario quedará sin atención por falta de recursos económicos. Pero no avanzó qué porcentaje pagarán los usuarios. Los seguros de dependencia tendrán desgravaciones fiscales El ministro de Trabajo no olvidó explicar que con el Sistema Nacional de Dependencia se trata de crear una red pública diversificada que integre tanto servicios públicos como privados y reconoció que el mayor desarrollo se hará por iniciativa privada a través de conciertos que establezcan con las administraciones. También aseguró, como adelantó ABC, que las personas que opten por contratar un seguro privado de dependencia obtendrán beneficios fiscales. En su exposición Caldera defendió que con esta ley se regula un derecho de ciudadanía que será universal y al que accederán todos los españoles dependientes en las mismas condiciones de igualdad en todo el país. En sus palabras: se garantizará un derecho social vivan donde vivan