Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 12 2005 27 Francia creará unidades especiales para combatir la delincuencia común destinada a financiar el yihad El Parlamento ruso aprueba una ley mordaza para silenciar a las organizaciones de derechos humanos Tras décadas de represión, el pueblo kurdo comienza a avanzar, lenta pero inexorablemente, hacia la reconstrucción. Orgullosos, se toman en serio su voluntad de llegar a formar algún día un nuevo país en mitad del avispero de Oriente Próximo El Kurdistán no esconde su anhelo de crear un Estado independiente JESÚS BASTANTE. ENVIADO ESPECIAL AP sumó a las protestas de los suníes. Y la organización del también laico y chií Ahmed Chalabi habría obtenido un número irrelevante de votos. Así las cosas, la violencia vuelve a apoderarse del país una vez pasado el breve paréntesis de las elecciones. Ayer, nueve soldados iraquíes murieron y 17 resultaron heridos en un ataque lanzado por la insurgencia, que utilizó lanzacohetes contra un puesto de control en la región de Odheim, al norte de la ciudad de Baaquba. El ataque más mortífero en el país desde los comicios del pasado 15 de diciembre. ERBIL (IRAK) Es la capital de todos los kurdos, ya sean iraquíes, turcos, sirios o iraníes. La legendaria población de Erbil (800.000 habitantes) a medio camino entre Turquía e Irán, en pleno corazón del Kurdistán, resume como ninguna otra el espíritu de un pueblo que durante décadas ha estado perseguido por el régimen de Sadam Hussein (quien masacró a buena parte de su población en 1987 con armas químicas y sumó al embargo internacional una cruda presión interna) y que ahora, tras las dos guerras del Golfo y la ocupación, ha emprendido una lenta pero segura reconstrucción, que ha llevado a esta zona del país a ser la que más ha evolucionado en los últimos años. Y eso que las semejanzas con otras ciudades iraquíes son bastante evidentes: los controles policiales- -aunque el servicio de seguridad del Gobierno kurdo está en manos de empresas privadas- la suciedad de las calles, las mujeres cubiertas por un velo de la cabeza a los pies, la gasolina de contrabando, las restricciones de luz y agua, las armas a la entrada de cualquier edificio civil, religioso o militar. Sin embargo, los kurdos contemplan el futuro con esperanza, y orgullosos de su origen. Hemos pasado por momentos muy difíciles, pero ahora trabajamos día y noche para que el Kurdistán siga prosperando subraya a ABC el ministro de Sanidad (eventualmente también de Trabajo) kurdo, Jamal Abdulhameed. Dos mujeres del PKK asisten a una reunión celebrada en el Kurdistán iraquí dam Husein. En estos momentos, la calidad sanitaria del Kurdistán, aun siendo notoriamente mejorable, es bastante mejor que la de las demás regiones de Irak, especialmente en aspectos como la desnutrición, la mortalidad infantil o el control de enfermedades como la polio o la malaria. Nos sigue faltando infraestructura se lamenta el ministro de Sanidad, quien reconoce que desde el fin del embargo, en el año 2003, no han podido construir un solo hospital (el más moderno data de 1982) ni crear especialidades como la de oncología en una región que, tras la masacre por armas químicas de 1987, cuenta con uno de los porcentajes de cáncer más altos de Asia. AFP No hay banderas iraquíes En su despacho, como en todas las oficinas de esta región iraquí, la única bandera que ondea es la del Kurdistán, y la única imagen la del presidente kurdo, Massud Barzani, quien ayer se reunía con el presidente iraquí, Yalal Talabani, para debatir sobre el futuro del país tras las elecciones de la pasada semana. Si los kurdos pudieran opinar en libertad, todos dirían que somos un país que está dividido en cuatro zonas (Irán, Siria, Turquía e Irak) Pero, con la situación política actual, somos parte de Irak, y lo seguiremos siendo si el país se consolida como una democracia tolerante, donde los kurdos no seamos ciudadanos de segunda como hasta ahora señala Jamal Abdulhameed. Lo que sí resulta evidente es que los kurdos se han tomado muy en serio las amplísimas parcelas de autogobierno concedidas tras la caída de Sa- Ataques en Baaquba Por otra parte, diez personas murieron y ocho fueron heridas en un atentado suicida contra un lugar de oración chií en Baladruz, unos 25 kilómetros al este de Baaquba. Un hombre activó un cinturón de explosivos justo antes de atravesar el control de seguridad y penetrar en el lugar de oración anunció un responsable local. Baaquba, capital de la provincia de Dilaya, a 60 kilómetros al noreste de Bagdad, está situada en el peligroso Triángulo suní, aunque esta ciudad tiene una proporción similar de chiíes y suníes entre su población. Circunstancia que la convierte en uno de los lugares de mayor riesgo de enfrentamiento civil. Por otra parte, un civil iraquí murió y otro resultó herido por disparos en Bagdad, donde también se llevó a cabo un atentado contra un coronel de la Policía, que resultó herido. Estamos reconstruyendo las ciudades, acabando con el paro, mejorando la sanidad, pero lo más importante es la reconstrucción de unas personas que han sufrido durante demasiado tiempo apunta Abdulhameed. Mensajeros de la Paz Mensajeros de la Paz trata de paliar ambas carencias, la sanitaria y la humana, con un ambicioso proyecto que arrancó hace tres años y que hasta la fecha ha permitido que más de 200 niños puedan viajar a España para restablecerse de enfermedades que en Irak supondrían la muerte segura. En Kurdistán, el presidente de Mensajeros de la Paz, el padre Ángel García, se ha comprometido con las autoridades regionales a gestionar becas para que los futuros médicos kurdos puedan estudiar en Europa, así como a colaborar en la creación de nuevos hospitales y orfanatos. Del mismo modo, y con la ayuda de la Fundación Real Madrid, se han comenzado los contactos para crear en Erbil una escuela de fútbol. Si los kurdos opinasen en libertad, dirían que somos un país dividido en cuatro zonas opina el ministro de Sanidad