Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional SÁBADO 24 12 2005 ABC Más de 500 personas aún no han vuelto a sus casas tras el desastre del Carmelo. De los afectados, y a un mes de cumplirse el año del derrumbe, más de 130 pasarán en hoteles la Navidad. ABC ha hablado con Susana, con Ana... Carmelo, una Navidad en el hotel TEXTO: ANNA CABEZA FOTO: INÉS BAUCELLS BARCELONA. Pasaremos las Navidades fuera de casa se lamenta Susana, vecina desalojada del barrio del Carmelo de Barcelona que lleva ya casi un año viviendo en un hotel de la capital catalana. Su familia, como otras muchas que todavía no han podido regresar a sus viviendas después del fatídico derrumbe, afrontan un difícil periodo navideño, marcado por la impotencia que genera pasar estos días tan especiales sin el tradicional ambiente hogareño y con la esperanza de que lo que para ellos es una pesadilla termine pronto. Más de 500 vecinos siguen fuera de sus casas, 130 de ellos alojados en hoteles. Ana y su familia tampoco podrán disfrutar de estas fechas de la misma manera que lo hacían siempre. Sus suegros, que también fueron desalojados por el hundimiento del túnel del Metro, no aguantaron el hospedaje en hoteles y regresaron a su pueblo. El día de Navidad estaremos separados por primera vez, lo mismo que pasó por el cumpleaños de mi hija reconoce apenada. Ese día, la familia de Ana no bajó al comedor del hotel a cenar; compraron unas pizzas, que se comieron en la habitación, para así hacer a la niña algo especial Como muchos de los afectados cuentan, la incomodidad de vivir en un hotel durante ya casi un año se acaba convirtiendo en una pesada rutina. Los desalojados Más de 500 vecinos no han vuelto todavía a sus casas De los 1.276 afectados directos que tuvieron que abandonar sus viviendas después del hundimiento del túnel de ampliación de la Línea 5 del Metro, todavía quedan 508 vecinos que no han vuelto a sus casas: 311 siguen hospedados en pisos y apartamentos de alquiler, 34 en viviendas familiares y 132 en hoteles, mientras que 31 viven ahora en otras situaciones. En cuanto a las indemnizaciones, 1.243 personas ya las han liquidado con la Generalitat de Cataluña, mientras que 25 vecinos no lo han hecho por problemas administrativos y otros dos ciudadanos no lo han hecho por estar querellados, según datos de la Generalitat. Por otro lado, de los 233 comercios que se vieron afectados por el derrumbe en el barrio, casi 200 ya han reabierto el negocio y 152 de ellos también han liquidado las indemnizaciones. Las 35 tiendas que todavía no han vuelto a la normalidad son principalmente de la zona más próxima al hundimiento. Ahí, todavía quedan tres edificios por reforzar mediante micropilotajes mientras que el resto de los inmuebles que se han visto afectados ya han terminado prácticamente sus obras de remodelación. El barrio del Carmelo trata, poco a poco, de recuperar la normalidad. ción de frustración muy grande, ya que aquí no tienes la libertad de una casa El problema para él es que lo que está viviendo es un rompecabezas sin saber cómo hacerlo Las calles desérticas del Carmelo lucen adornos navideños Los niños, muy afectados Mi niña me pregunta dónde dejará los regalos de Papá Noel explica Susana. Precisamente, muchos de los padres que todavía residen en hoteles se encuentran con el problema de esconder las compras en las habitaciones, sólo un detalle del engorro que supone vivir de hotel. No sólo eso: los más pequeños todavía sufren el shock de vivir fuera de sus casas. No tienen espacio para hacer los deberes y todo lo que nos está pasando se refleja en su mal rendimiento escolar comenta Ana. Su hija, que cursa tercero de E. S. O. ha suspendido por primera vez una asignatura y, como le comentan los profesores, está muy descentrada. Además, ambas madres se quejan porque el bus que traslada cada mañana los niños al colegio llega muchos días tarde y se pierden las clases de primera hora, algo que como muchos de los problemas que supone no estar en tu casa, te hace sentirte impotente Si para la mayoría pasar unos días en el hotel se asocia a las vacaciones y al descanso, para las víctimas del Carmel la situación es otra. En el Hotel Atenas de la capital catalana lamentan su situación: Tenemos que aguantar a grupos de turistas adolescentes, no puedes cenar en pijama, tienes que pagar por el café que en casa te tomas después de comer, Ana y Susana se hacen la habitación, limpian la ropa en la bañera e intentan vivir, en la mayor medida posible, como lo hacían antes. Los afectados están hartos de esta situación. Lo único positivo de esto son las buenas amistades con los vecinos, porque esto ha sido como un Gran Hermano obligado, a lo bestia explica Ana. Muchos de ellos están en tratamiento psicológico y se medican para soportar los nervios de llevar un año hospedados y de no saber cuándo volverán a su casa. Juan José, que también está en un hotel, reconoce que su actual situación le provoca una sensa- Hartos de los comentarios Los más de 130 vecinos que todavía se hospedan en hoteles están hartos de que la gente se crea que nos estamos aprovechando de la situación y haciéndonos millonarios comenta Ana. En este sentido, los afectados se quejan porque, según comentan, han habido presiones a la hora de firmar los convenios, y hasta robos en los pisos. Además, según los vecinos, no reclamamos dinero, si no que nos garanticen la misma calidad de vida y el mismo piso que teníamos antes añade Susana. A pesar del difícil año que han vivido, muchos, como Ana, están seguros de que ya no nos queda tanto por pasar... A Susana le han comunicado esta semana que a finales de enero podrá regresar a su domicilio. Me han dado tantas fechas, que ya ni me lo creo comenta irónicamente. Por contra, Ana vive en uno de los inmuebles más afectados y tendrá que esperar, como mínimo, cuatro meses para volver a su casa. Ella reconoce tener miedo: No sé qué pasará. No sé ni si podré volver a vivir allí Un calvario que está a punto de cumplir su primer aniversario Cuando falta poco más de un mes para que se cumpla un año desde el primer hundimiento en el Carmelo, el barrio sigue intentando recuperar la normalidad. En estas fechas, el barrio ya está engalanado con las típicas luces y adornos navideños, y en la zona afectada se consiguen un sinfín de imágenes paradójicas: tiendas cerradas y en obras pero con ornamentosde la época, las tradicionales luces de Navidad en calles intransitables por las obras, el silencio de la zona derrumbada que contrasta con una abarrotada calle Llobregós, gente que ha dejado de quejarse por el desastre y que ahora pide más semáforos en el barrio o vecinos que discuten por las obras al lado de niños que hablan apasionadamente de los regalos de los esperados Reyes Magos... el Carmelo vive en esta época dos caras completamente diferentes. Precisamente, esta semana el Ayuntamiento ha reabierto el tráfico en el tramo afectado de la calle Sigüenza y, además, ha presentado los primeros proyectos de la remodelación urbanística que se preveían en el barrio justo antes del desastre. Entre ellos, destaca la construcción de una nueva plaza en la zona cero