Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 12 2005 Nacional 19 nes. Por ejemplo, que ayuda mucho en ese mundo estar en el momento oportuno en el lugar adecuado, que los aduladores hacen aparición irremediablemente una vez que accedes al poder aunque yo me he procurado mucho de ellos y que los valores son una parte fundamental del ideario de un político, aunque haya quienes los menosprecien Fraga mantiene que los conceptos de izquierda y derecha corresponden a una etapa superada, y hoy no hay más que partidos de centro Su referencia inmediata es el modelo inglés. Allí desempeñó tareas como embajador y es un ejemplo para este pragmático de la política dialéctica, que mira de reojo a la pérfida Albión habitualmente como ejemplo a seguir. De los británicos hay bastante que aprender aunque que nadie le malinterprete: Yo estoy encantado de ser español, es una de las grandes cosas que se puede ser en este mundo Tampoco se siente antiguo. Mi época sigue siendo la actual sentencia. Aflora la cuestión del Estado. Para los nacionalismos, sentido común receta Fraga. Es uno de los asuntos que más le preocupa en los últimos tiempos, dicen quienes le conocen. Los nacionalismos deshacen el Estado proclama, y la salvaguarda está en la Constitución. Aparece el Estatut y la cuestión nacional catalana. ¿Semántica o política? Ambos. Casi todos los problemas semánticos en política tienen importancia, y evidentemente el único que ha dicho la verdad en este asunto ha Retiro en el Senado a partir del congreso extraordinario de enero Me preparo para tener un relevo sustancial, no ejerceré de candidato para nada, hay que respetar el paso de los años comentaba Manuel Fraga durante la conversación. En el PP se da por hecho que acabará en el Senado tras el congreso extraordinario que en el mes de enero elegirá a Alberto Núñez Feijóo como su sucesor, quien en diversas ocasiones ha reiterado que Fraga irá donde él quiera No obstante, la opción de que regrese a Madrid como senador por designación autonómica- -ocupando el escaño que le cedería la alcaldesa popular de Vigo, Corina Porro- -es entendida como el retiro más digno para Fraga, que incluso ha aprobado ya esta opción entre sus colaboradores. El presidente fundador del PP abandonaría su piso de Santiago, donde vive de alquiler con una de sus hijas, para retornar a Madrid, donde residen tres de sus hijos. Si en enero renunciase al Parlamento, éste le votaría como senador tras la propuesta de su partido, y tomaría posesión de su escaño en la Cámara Alta en marzo. Su casa en Perbes, para pasar el verano. sido el señor Carod Rovira, que ha dicho que poner la palabra nación es el primer paso hacia la independencia He perdonado siempre Fraga huye a estas alturas de su vida de las controversias con el pasado, de los charcos innecesarios. Tan es así que ni siquiera desea entrar a valorar a algunos de sus compañeros de viaje en la historia más reciente como Suárez, Aznar o Rajoy. Se le insiste. He dicho que no ratifica con un leve golpe sobre la mesa. Efectivamente, toca cambio de tercio. ¿Qué no perdona y a quién no le perdona algo Manuel Fraga? -Yo he perdonado siempre, si no, no sería cristiano. No soy ejemplar ni santo, pero cristiano sí soy. ¿Se ha sentido traicionado alguna vez? -Alguna vez sí, pero no se lo voy a contar a usted. -Como buen cristiano, ¿se arrepiente de algo de lo hecho? -De muchas cosas, pero tampoco se las voy a contar a usted, sólo al confesor. ¿Cuál ha sido la última promesa que ha hecho? -La de ser ahora hombre que prepara su último viaje al otro mundo. En ese mundo se desconoce si habrá también afición por la caza, una de las pasiones de Manuel Fraga a lo largo de toda su vida, y manchada por la sombra del Prestige Durante el hundimiento del petrolero, se encontraba en una batida. La oposición explotó este tema y fue el segundo gran mazazo moral que afrontó Fraga durante su mandato en la Xunta. La caza y la pesca son formas de obligarse uno mismo a asumir riesgos, a enfrentarse con el tiempo que le toque Acotación: Que quede claro que sé que hay a quien no le gusta la caza, pero yo se lo admito a los vegetarianos. A los que no les importa que les hayan dado un porrazo en la cabeza a las terneras y luego una puñalada trapera para comérsela y luego se quejen del que mata a un ciervo, a esos les digo que no acepto su objeción -Su mal carácter, ¿es una leyenda o un recurso para evadirse de las preguntas inoportunas de los periodistas? -En este caso no le estoy llamando a usted inoportuno, sencillamente yo contesto a lo que creo que puedo y debo contestar, eso no es tener mal carácter. Yo no tengo mal carácter, lo tengo muy bueno, pero sé ponerme serio cuando tengo que ponerme a ello. Acaba la entrevista. Nuevamente, se pone en pie para agasajar a su interlocutor con dos ejemplares de su producción literaria, estrecha nuevamente la mano y despide al periodista. ¡Veloso! exclama seguidamente. Su asistente personal se adentra en su despacho. El tiempo no se detiene, y a Manuel Fraga todavía le quedan cosas por hacer, aunque parezca mentira.