Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 12 2005 Nacional POLÉMICA POR LA BURLA AL PRESIDENTE ELECTO DE BOLIVIA 17 jo que siento vergüenza por lo ocurrido como portavoz del Gobierno y como ciudadana española haciendo así eco del fuerte malestar provocado entre la colonia boliviana en España. Descartan daños colaterales Fuentes del Gobierno español consultadas por ABC aseguraron que lo ocurrido no ha producido daños colaterales en sus relaciones con la Conferencia Episcopal ni con el Vaticano, a pesar de que eso es lo que algunos buscan La consigna tanto en Moncloa como en la jerarquía eclesiástica española, parece ser la de vamos a intentar llevarnos bien De hecho, el Ejecutivo ha descartado prácticamente la posibilidad de emprender acciones penales contra la cadena de radio, y María Teresa Fernández de la Vega intentó circunscribir la responsabilidad a una actuación personal al señalar que lo ocurrido deja al descubierto la verdadera naturaleza de personas, su irresponsabilidad, frivolidad, prepotencia y falta del más mínimo respeto a la dignidad Por su parte, el secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, no quiso entrar a enjuiciar la actuación de la cadena y prefirió cargar las tintas sobre la reacción del Gobierno, de quien dijo que se ha encargado de exagerar el incidente. Se lleva tiempo buscando el enfrentamiento y la agresión hacia la Cope agregó, por lo que todo ha acabado, a su juicio, en una representación exagerada y desmedida Tras considerar que hay claramente una ofensiva contra la Cope dijo que estos hechos no deben desviar la atención de lo que es importante como la creación de un Consejo Audiovisual que supone un retroceso de las libertades y el intento de imponer la censura. La broma a Morales abre la puerta a una relación hipersensible con España Consciente o inconscientemente, la burla es un acto de discriminación dicen en La Paz b El incidente provocado por la Cope levanta una polvareda en Bolivia, donde se hace una lectura relacionada con la discriminación hacia los indígenas CARMEN DE CARLOS LA PAZ BUENOS AIRES. ¡Qué racismo hay en España! La reacción de Juan Ramón Quintana, asesor y futuro ministro del Gobierno de Evo Morales, no fue muy distinta de la del conjunto de los bolivianos. Consciente o inconscientemente, la broma refleja un acto de discriminación muy profundo. Duele más porque viene de la madre España El analista político Carlos Toranzo recoge el sentir de la mayoría de los bolivianos. La burla al presidente electo, un campesino cocalero indígena, se entiende como una ofensa nacional. Por eso, se augura una relación hipersensible con España a juicio de Toranzo. El temblor patrio provocado por el ultraje de los españoles -como se refiere una comentarista de radio boliviana- -comenzó a sentirse el martes por la mañana en La Paz. Lo que parecía una buena noticia para Evo Morales se convertiría con el transcurrir de las horas en una auténtica pesadilla. Durante una entrevista con ABC y posteriormente en rueda de prensa, el presidente electo, con cerca del 54 por ciento de los votos, celebraba la conversación mantenida con Zapatero y sus rápidos reflejos para felicitarle: Me ofreció apoyo incondicional y me invitó a España comentaba pletórico. Apenas un par de horas después, la agencia Efe difundía un desmentido de Moncloa negando que se hubiera producido esa conversa- ción y, por lo tanto, que Zapatero hubiera felicitado o invitado a Morales. ABC se puso al habla con el equipo de prensa del primer presidente indígena de Bolivia. Todos desconocían la noticia del desmentido y daban su palabra de que la entrevista se había celebrado. Walter Chávez, testigo de la farsa, ofrecía detalles del contenido de la conversación y rechazaba la posibilidad, apuntada por este periódico, de que fuera una broma de mal gusto. En igual sentido se manifestaron Juan Ramón Quintana e, incluso, el vicepresidente electo, en entrevista minutos después con el periodista Hernaldo Alvárez, del servicio español de la BBC. ABC informó al embajador El desconcierto iba en aumento cuando este periódico llamó al embajador de España, Juan Francisco Montalbán. El diplomático también desconocía lo que estaba sucediendo y no podía garantizar que la entrevista se hubiera producido, aunque el contacto estaba previsto confió. ABC le envió el cable de Efe y Montalbán, que había sido sorprendido en su buena fe, evitó hacer más declaraciones hasta que se aclare todo El miércoles por la mañana, Quintana, prácticamente el jefe de la campaña de Evo Morales, persona de confianza y su sombra en todas partes, se enteraba por ABC de que todo había sido una mofa. Gracias por el dato. Ya mismo se lo cuento a Evo. ¡Qué racismo hay en España! Carlos Toranzo remató: Lo cierto es que cayó muy mal y se ve como un acto conspirativo de las derechas Asimismo, añade, por decirlo diplomáticamente, faltó tacto en Zapatero. No creo que hubiera desmentido así a Lula, por mencionar un ejemplo. Creo que habría hablado antes con él REUTERS mo había exigido su Gobierno. A esta reparación han contribuido también las disculpas oficiales presentadas por el Ejecutivo español y declaraciones como las que, previamente a la divulgación del comunicado de la Cope, hizo la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, quien di- te olvidado humorista Fernández Flórez atribuía, en buena parte, el disgusto creciente de los madrileños con el Gobierno del Frente Popular y de la guerra, a la imposición- bajo riesgode no llevar corbata, entendida ésta como símbolo burgués. Y en cuanto a la presunción de que no era tal la persecución sistemática del clero y de la religión en general, le relataré lo que habíamos de oír quienes entrábamos a los templos durante la tradicional visita a los monumentos en la Semana Santa (abril en aquel año) de 1936: ¡Os cortaremos la cabeza- empezaremos por el clero- que es el animo más fiero- que domina la nación- ¡Revolución! ¡Revolución social! Sé que estas puntualizaciones parecerán inconcebibles, en mi pluma, a quienes saben algo de mi biografía personal. Pero que yo condene la represión inmisericorde vivida trágicamente por mí en la zona en que padecí la catástrofe, no puede significar que ignore lo que ocurría simultáneamente en la otra zona. Todos eran españoles. Todos, en aquellos días nefastos, vivían obsesionados por el afán de exterminar al adversario, en un vértigo cainita. Fue aquella una experiencia que no debe repetirse jamás. El rencor, señor Rodríguez Zapatero, debe estar excluido en quien gobierna un país tan martirizado por enfrentamientos internos. En lugar de cultivar la memoria de lo que nunca debió ser, es preciso olvidar, de una vez y para siempre. Hay una virtud imprescindible en el buen político: la templanza. Por favor, aténgase a ella.