Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Lotería de Navidad VIERNES 23 12 2005 ABC Más medios que público Cerca de 400 periodistas acreditados al sorteo Cada año es menor la asistencia de curiosos al Salón Nacional de Loterías y más abundante la de profesionales de la comunicación. Cerca de 400 periodistas están acreditados al sorteo; nos dieron las doce de la noche haciendo la lista decía la portavoz de la Onlae. Se está mejor en la cama o escuchando la radio decían algunos. El público superaba poco más del centenar, mientras que los familiares de los niños del colegio de San Ildefonso y los empleados de la entidad sumaban el doble. Se repartieron 850 bocadillos y 1.600 refrescos y agua. Novedades Escenario más grande y tablero electrónico Fueron varias las novedades del sorteo de ayer. El escenario original se recuperó, eliminado una mampara que lo acortaba, mientras que la vieja pizarra en donde se colocaban los premios mayores y sus correspondientes números pasó a la historia, al ser sustituida por una pantalla electrónica. Al ser más las bolas de los números los bombos tuvieron que ser reforzados y ajustados, para soportar el peso adicional de las bolas y facilitar el giro y la correspondiente extracción de las bolitas, de madera de boj, las más ligeras. Aránzazu y Eliana se estrenaron con buen pie en el sorteo. Una es española e hija única; la otra, ecuatoriana, tiene 11 hermanos El sorteo más largo de la historia dio paso a un Gordo tardío en el Salón Nacional de Loterías, más poblado por periodistas, empleados y familiares de los niños cantores de San Ildefonso, cada vez más internacionales, que por los personajes habituales de este ritual del azar Menos disfraces Muchas ausencias y poca imaginación Desde la muerte del loco del Matarraña o el Sr. de los Botones (4 de abril de 2004) el símbolo por antonomasia de los incondicionales que no se pierden ni un sorteo navideño y que llegaba desde Francia- -en donde residía tras la Guerra Civil- -a pesar de sus ochenta y tantos años. No acudió en 2003 y ya se temió lo peor. Desde entonces, la imaginación y el número de quienes se disfrazan ha caído en picado. Ni magos, ni brujas, ni los habituales de Ciudad Real, expertos en estas lides. Hoy es nuestro mejor día: hemos cantado el grande y dos más TEXTO: M. J. ÁLVAREZ FOTO: ERNESTO AGUDO Mal perder ¿No queréis cava? pues toma: todo para Cataluña Algunos aficionados a los juegos de azar demostraron ayer su mal perder por no saber encajar el fracaso. Ocurrió cuando los hados se concentraron en Cataluña, especialmente en Barcelona, la más afortunada. Y cuando las niñas, protagonistas mediáticas de la mañana, cantaron a pleno pulmón el Gordo y el tablón electrónico indicó la ciudad agraciada: Vic, una señora, enfadada, dijo, mientras se iba a su casa: ¿No queréis cava? pues toma dos tazas: todo se va para allá MADRID. Emoción, nervios y expectación, que iban subiendo enteros a medida que se agotaban las tablas y los premios mayores se resistían a salir. Es mejor, así mantenemos la esperanza de estar entre los afortunados decía Julián Centeno, de 35 años. No falta a la cita desde hace la friolera de 15 años y sin repetir disfraz, lo que no deja de tener su mérito. Este año vengo de Nerón, pero sin lira: no me han permitido entrar con ella Este personaje es uno de los que conforman la fauna del salón, situado en Guzmán el Bueno, justo al lado de la central de Hacienda: el dinero llama al dinero. El sorteo estuvo, esta vez, menos poblado de freakies que pugnan por acaparar la atención de las cámaras aunque sea unos segundos. nó la celebración que da el pistoletazo de salida a estas tradicionales fiestas. La suerte comenzó a echarse a las 9,25 de la mañana. Durante 390 minutos fueron posibles los sueños de millones de españoles por ser los agraciados en la lluvia de millones que iban a empezar a caer por obra y gracia de los hados, del azar o de la suerte. Los curas, presos del corredor de la suerte Remolón, concentrado y de infarto Es un sorteo raaaro, raaaro, raaaro Era el comentario más escuchado entre el público asistente que aguardaba, impaciente, que la fortuna llamara a su puerta. La mañana no fue acta para cardíacos: las bolas caían, los niños cantores se atascaban, tensos, y parte del público dormitaba, aburrido. Cuando el Gordo hizo su aparición, la frase fue sustituida por otra. Además de remolón, el número es más feo que Picio, y no puede ser más feo y encima concentrado para unos pocos Una hora más de sorteo El Sorteo Extraordinario de Navidad fue el más largo de la historia: duró una hora más, y el Gordo, para no ser menos, ha ido en la misma línea, al convertirse en el más tardío de todos los tiempos. ¿Las causas? El aumento de premios que alcanzan los dos mil millones de euros- -el Gordo está dotado con un millón más: 3 millones por serie, 300.000 al décimo; mayor importe en el segundo, tercero y quintos, con cuatro más- de números- -85.000- y de bolas- -1.787- Ello condicio- y demás tópicos no faltaron al encuentro, cuyo prólogo comenzó en la medioanoche, con una veintena de personas guardando cola, dispuestas a encarar el frío invernal. Entre café y café, tragos de alcohol y cabezadas en el coche lo hemos sobrellevado decía María, la número 9 de la fila y la primera mujer de la lista: un centenar en total. Los comentarios jocosos amenizaron la impaciente espera, mientras se disparaba la tensión entre los niños del colegio de San Ildefonso, cada vez más internacionales. El momento más esperado llegó y la sala contuvo la respiración. Eran las 12,10 h. Cuando las estrellas de la jornada cantaron el Gordo, 20085, tres millooones de eurooos la desilusión hizo mella entre el público que comenzó a desalojar el lugar. Hoy es nuestro día de suerte clamó Eliana Gonzaga (10 años) al acabar la octava tabla ya que, además del premio más grande sacaron dos más: un cuarto y un quinto. Soy de Ecuador, tengo 11 hermanos y llevamos tres años en España decía muy pizpireta. Ella extrajo el número que le ofreció su hermano, Daniel, mientras que Aránzazu Herrera (11 años) sin quitar ojo a sus padres, cantó el premio tras una mala noche por temor a equivocarse. ¡Ojalá que los millonarios lo necesitaran de verdad!