Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 23 12 2005 ABC Los diputados despiden 2005 con pactos, presupuestos y villancicos M. C. MADRID. Los diputados de la Asamblea, aunque mejor habría que decir las diputadas, olvidaron ayer durante un rato la tensión política y convirtieron los pasillos del Parlamento regional en un improvisado escenario para cantar villancicos. Parlamentarias del PP, PSOE e IU, incluida la presidenta de la Asamblea, Concepción Dancausa, cantaron en corro, entre palmas y bailes, a los postres de la copa navideña que habían compartido. Por la mañana, el Pleno de la Cámara acababa de aprobar los Presupuestos regionales para 2006, con el voto a favor del PP y en contra del PSOE e IU. El texto incluye 16 enmiendas del PSOE, 6 de IU y 18 del PP. Entre las enmiendas del Grupo Socialista hay varias destinadas a incrementar en 500.000 euros la partida de becas para libros de texto. En el Pleno ordinario de la tarde, tras el paréntesis de la copa, los tres partidos con representación parlamen- taria se unieron para aprobar una proposición no de ley del Grupo Popular en la que se insta al Gobierno regional a crear de forma inmediata una unidad específica que ofrezca tratamiento a los enfermos de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en cumplimiento del compromiso que adquirió una semana antes la presidenta regional, Esperanza Aguirre, con un grupo de afectados por esta enfermedad. La tarde dio para más, ya que el PP y el PSOE volvieron a sumar sus votos para aprobar la Ley de Protección y Fomento del Arbolado Urbano, con la abstención de IU. Con esta norma, se prohíbe la tala de los ejemplares de más de 10 años y se fijan sanciones de hasta 500.000 euros. MADRID AL DÍA EL GORDO IGNACIO RUIZ QUINTANO D os cosas hay que les gustan a casi todos los hombres y que ninguno confiesa: las mujeres gordas y la ópera italiana. Cantada y en italiano, gana mucho la moral decían las marquesas antiguas para excusar su asistencia a las óperas verdes como, por ejemplo, la Traviata. Y hay que decir que para el español común, el Gordo de Navidad viene a ser como la ópera italiana y una mujer gorda juntas. Al parecer, para que te toque el Gordo basta con estar en el lugar indicado a la hora indicada. Esta vez el Gordo ha caído en Barcelona (esto ayuda a entender lo del Barça: por favor, que alguien encuentre pronto ese muñeco de Madrid que con alfileres deben de guardar Eto o o Makelele en algún congelador) pero uno no estaba allí. En realidad, uno siempre se las ha arreglado para no estar nunca a la hora indicada en el lugar indicado de ningún reparto de fortuna, actitud, por cierto, que siempre me ha traído suerte. Como a Ruano, que también supo reconocer la suerte que siempre le trajo la renuncia a la acción: La tragedia requiere, por lo general, un ambiente trágico, una ridícula lucha de los últimos y débiles elementos de la felicidad contra la desgracia que llega. Si de un salto se coloca uno más allá de las desgracias y se echa a dormir, la desgracia no suele clavarnos el diente. Lo de cerrar los ojos para que no nos vean no es ninguna tontería. Posiblemente no nos puede ver sino aquél a quien vemos Este año no nos ha visto el Gordo, pero tampoco nos ha visto la Gripe. Lo uno por lo otro. ¡Cerrar los ojos para que no nos vean! ¿Cómo va a ser eso una tontería? La prueba de que no lo es, es que ningún bobo solemne lo ha hecho jamás. Ni Gordo ni Gripe. Para que no le viera a uno el Gordo fue suficiente con cerrar los ojos a la lotería, no comprando décimos. Y para que no le viera a uno la Gripe fue suficiente con cerrar los ojos a la epidemia, dejando de ir a las cenas navideñas. En días como hoy, conviene, igualmente, cerrarle los ojos al telediario, con esos reporteros que cubren la información del Gordo con ganas de recitar- ¡si lo supieran! -el verso final del Edipo de Sófocles: Nadie se llame feliz hasta el último día