Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional VIERNES 23 12 2005 ABC Muere Heinrich Gross, médico nazi acusado de matar a niños deficientes ANTONIO S. SOLÍS. CORRESPONSAL VIENA. El doctor Heinrich Gross, un médico austriaco acusado de participar en la muerte de niños deficientes y discapacitados durante la II Guerra Mundial, murió el pasado 15 de diciembre en su domicilio de las cercanías de Viena a los 90 años de edad, anunció ayer la radio pública austriaca. Gross fue, a mediados de los años 40, jefe de la clínica vienesa Am Spiegelgrund, en la que se realizaron experimentos y se asesinó a docenas de niños como parte de la consigna nazi de acabar con las personas inútiles para la sociedad. En el año 2000 fueron localizados en archivos rusos diversos documentos sobre los experimentos realizados en Am Spiegelgrund, aunque Gross afirmó que es inocente y está en contra de la eutanasia. Heinrich Gross fue condenado en 1950 a dos años de prisión por la muerte de un niño, pero la sentencia fue revocada, y el proceso sobreseído un año más tarde. En 1980 se le abrió un nuevo proceso judicial, del que salió también absuelto. En 2000 se enfrentó a otro juicio por el asesinato de nueve menores, que fue suspendido tras serle diagnosticada una demencia grave. En 1955 regresó a la clínica y desarrolló durante años una brillante carrera como perito judicial y psiquiatra. Publicó varios trabajos científicos para los que usó restos de materia cerebral de los niños que fallecieron en su clínica. Fue reconocido en 1975 con la Cruz al Mérito Científico, premio que le fue retirado en 2003. STEPHEN WRIGHT Embajador del Reino Unido en Madrid Para Londres, la entrada en el euro es algo fundamental pero no urgente Según el embajador británico en Madrid, España pagará más a causa de la ampliación y del progreso económico registrado en nuestro país. Sin embargo, destaca que la que contribuirá más a las finanzas de la Unión seguirá siendo Alemania TEXTO MIGUEL SALVATIERRA FOTO JAIME GARCÍA MADRID. ¿Le parece a usted, como a su primer ministro, que España ha sido la que más ha perdido en el reciente Consejo europeo sobre presupuestos? -Es verdad que en el próximo septenio España va a recibir mucho menos dinero que hasta ahora. Esto se debe a los costes de la ampliación, pero también se debe mucho al progreso de la economía española. La renta per cápita en España ha aumentado mucho en estos últimos años con el apoyo europeo. La diferencia entre los dos septenios es una consecuencia de los éxitos españoles y no solamente de los resultados de una negociación. En principio, en las propuestas originales de la comisión, la caída de los pagos a España iba a ser muy abrupta. Creo que España ha convencido a sus socios europeos de la necesidad de que esta transición sea más suave, aunque no cabe duda de que habrá un cambio. ¿Cree que el éxito español ha sido de tal magnitud que justifica la aportación de 43.000 millones de euros en una ampliación que se calcula en 175.000? -España ha sido un gran apoyo del proceso de ampliación y es natural que quiera participar en los costes, al igual que Gran Bretaña, Alemania o Francia y los demás estados contribuyentes netos. Es necesario mantener un equilibrio general y España no va a salir como el gran pagador de la ampliación, como se dice en muchos comentarios. Hay que verlo en su contexto general. La que más pagará seguirá siendo Alemania, y después Gran Bretaña, a pesar del cheque Francia, Italia y ahora España. -Al Reino Unido se le critica que sea el país con menos vocación europea de la Unión. -El reto para nuestra presidencia ha sido asegurar a la Unión y a los votantes que podíamos progresar interiormente, y creo que los resultados de estos seis meses muestran que la UE es capaz de hacer cosas importantes en el mundo a pesar de la falta de una Constitución. Aquí hay que apuntar no sólo el acuerdo sobre los presupuestos, sino también las acciones en el exterior: los éxitos en la cumbre euromediterránea de Barcelona, que han sido muy concretos; la nueva estrategia para África, muy importante para España, el Reino Unido y Europa; la participación en la supervisión fronteriza en Gaza, y la intervención humanitaria en Banda Aceh. Hay también otras par- Stephen Wright en su despacho de la Embajada en Madrid ticipaciones para impulsar procesos de pacificación en otros puntos del mundo. En el terreno económico hemos logrado un acuerdo, muy técnico pero muy importante, en la normativa para los productos químicos. Además, hemos impulsado la concertación antiterrorista, elaborado un nuevo documento global sobre inmigración y todo un trabajo de lucha contra la droga y la delincuencia. A ello hay que unir el acuerdo para iniciar las negociaciones de ampliación con Turquía y Croacia. ¿Los problemas del Reino Unido con la UE se pueden deber a que los temas europeos tienen mucho más peso interno que en otros estados? -Resulta obvio que el debate político en Gran Bretaña se ocupa mucho de la UE. Es verdad que en los últimos años hemos tenido una discusión muy profunda sobre la relación correcta de nuestro país y la Unión. Mi impresión es que esta situación es ahora menos aguda y creo que se debe en gran parte a los logros de este gobierno laborista y su esfuerzo por demostrar la relevancia práctica de la Unión en nuestra vida nacional. También han influido los cambios en el partido conservador. ¿Se atreve a hacer algún pronóstico sobre la entrada del Reino Unido en el euro? -No, no puedo hacer ningún pronóstico. Lo único que puedo decir es que las relaciones económicas entre el Reino Unido y los demás países de la UE funcionan muy bien con las monedas actuales. Creo que para Gran Bretaña la entrada en el euro es una cuestión fundamental e importante, pero no urgente. -Se ha acusado al Reino Unido de aprovecharse de forma descarada durante su presidencia para sacar ventaja en la negociación de sus intereses... -Indudablemente, teníamos intereses propios en el tema de los presupuestos, de las perspectivas financieras y en el llamado cheque pero creo que hemos negociado bien, de manera equilibrada. Hasta ahora, para todos los gobiernos británicos, el cheque había sido innegociable. Blair ha aceptado por primera vez hablar de ello y reducir su importe como contribución justificada a la ampliación. Naturalmente la discusión del cómo y cuándo ha sido difícil y complicada, pero creo que hemos llegado a una solución equilibrada y aceptada por el resto de los estados miembros. ¿Coincide en que el papel de la canciller Merkel fue fundamental para desbloquear la negociación y alcanzar un acuerdo? -Yo no estuve en Bruselas, pero me dicen mis colegas de Londres y de aquí, de España, que el papel de la señora Merkel ha sido muy positivo para facilitar un buen acuerdo y un buen entendimiento entre los líderes, sobre todo entre Blair y Chirac. Hemos podido dar una imagen de Gran Bretaña, Francia y Alemania trabajando juntos en busca de un buen acuerdo. Y en este sentido el papel de Merkel ha sido muy positivo.