Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 12 2005 Nacional 17 ETA robó en Francia la furgoneta que estalló junto a la discoteca de Navarra Registran la casa del etarra que compró el móvil con el que se reivindicó el coche bomba de Ávila Gobierno dice que se utilizaron varias decenas de kilos de explosivos contra el establecimiento de Santesteban, que tendrá que ser derruido J. P. MADRID. ETA robó en Toulouse, el pasado 13 de diciembre, la furgoneta bomba, Volkswagen Candy, que hizo estallar en la noche del miércoles contra la discoteca Bordatxo, en la localidad navarra de Santesteban. Los investigadores deducen de este dato que fue preparada en Francia y conducida hasta Navarra por el mismo comando autor del atentado. Los terroristas colocaron al vehículo unas placas de matrícula falsificadas correspondientes a otra furgoneta que circula habitualmente por el País Vasco, pero que pertenece a una empresa de renting con sede social en la b El delegado del localidad madrileña de Alcobendas. Los daños han sido cuantiosos, hasta el extremo de que el propietario del establecimiento, José Beola, anunció que el edificio tendrá que ser derruido porque no tiene remedio A falta de una confirmación, el delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, explicó que los etarras habían utilizado en este atentado varias decenas de kilos de explosivo. Por otra parte, agentes del Cuerpo Nacional de Policía registraron ayer en el municipio vizcaíno de Ondárroa la vivienda de Aitzol Etxaburu, que desde hace varias semanas se encuentra huido. Se sospecha que es el individuo que compró el teléfono móvil con el ETA avisó de la colocación del coche bomba que explosionó el pasado 24 de septiembre en un polígono industrial de Ávila. Las investigaciones siguen abiertas para detener, además, a los integrantes del comando que perpetró aquel atentado. La furgoneta bomba de ETA destruyó la discoteca Bordatxo en Santesteban AFP La Audiencia impone 26 años de cárcel a un etarra por asesinar al juez Lidón N. C. MADRID. La Audiencia Nacional ha condenado al miembro de ETA Orkatz Gallastegi Sodupe a 26 años de cárcel por haber facilitado a la banda información sobre el magistrado de la Audiencia Provincial de Vizcaya José María Lidón. Esos datos fueron utilizados por los dos pistoleros que el 7 de noviembre de 2001 acabaron con la vida de Lidón al tirotearle cuando salía en su coche, y junto a su esposa, del garaje de su casa. Por otra parte, la Audiencia juzgó ayer a Diego Ugarte por el asesinato de Fernando Buesa, por el que el fiscal pide 103 años de prisión. El etarra Luis Mariñelarena, que declaró como testigo, señaló que probablemente fue Txapote -entregado seis meses por Francia- -quien autorizó el atentado.