Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 12 2005 Opinión 7 litarios les gusta decir a sus ciudadanos que, a pesar de su supuesto interés por la democracia y los Derechos Humanos, los estadounidenses y los europeos occidentales son tan corruptos como sus propios dirigentes. Hace un enorme daño a la causa en pro de la democracia en Rusia que el ex líder del tercer país más industrializado del mundo se alíe con rufianes autoritarios. Usar la energía como arma política es una táctica probada y demostrada, y con grandes nombres occidentales al frente Gazprom actuará todavía con mayor impunidad. Como el Kremlin no consiguió instalar otro de sus secuaces en Ucrania, Gazprom ha cuadruplicado los precios del gas al vecino de Rusia. La amenaza más reciente es la de cortar por completo el suministro de gas en invierno si el Gobierno ucranio no se pliega a la voluntad de Rusia. Georgia y los países bálticos están recibiendo un trato similar: acata la disciplina política del Kremlin o prepárate para un invierno largo y helador. Podemos llamarlo la nueva guerra fría Mientras el salto de Schröeder provocaba pequeños estallidos de indignación, otro suplicante se dirigió a Moscú para realizar una entrevista de trabajo. La prensa rusa está llena de rumores de que a Donald Evans, ex secretario de Comercio estadounidense y viejo y querido amigo de George W. Bush, se le ha ofrecido el cargo de presidente de Rosneft durante unas reuniones recientes con Putin. Están intentando tapar su rastro con una gran oferta en 2006 y buscan un testaferro que calme los temores occidentales. Evans pondría el sello de aprobación, hasta ahora tácito, del Gobierno de Bush a los negocios sucios del Kremlin. Ésta es la estrategia más reciente del Kremlin: incluir y silenciar a los países occidentales haciéndolos cómplices de sus delitos. La lógica dicta que cuando todo el mundo es culpable, nadie es culpable. Hemos visto el precio pagado por estas políticas de no ver nada malo en las libertades civiles y en Chechenia. Ahora los líderes occidentales también tendrán que resistir la llamada de sus cuentas corrientes, no sólo la de su conciencia. Petróleo, gas, política, intimidación y represión se mezclan mientras una mano intenta lavar a la otra. Cuando Putin y sus amigos sean expulsados y en Rusia se establezcan tribunales independientes, Schröder y otros extranjeros que intentan conseguir rublos rápidos podrían encontrarse con que el petróleo deja manchas terriblemente difíciles de quitar. ¡Fuera, maldita mancha! TheWallStreetJournal 2005 DowJones Company, inc. LA ESPUMA DE LOS DÍAS DEVALUAR LAS NAVIDADES ERÍA seguramente peor el estrago estético de un belén multicultural, pero la alternativa de desacralizar las navidades ya es en sí misma retrógrada. Todo el ciclo anual de Occidente gira en torno a esa gran historia que comenzó en un establo. Ahora, para respeto igualitario de otras religiones, lo políticamente correcto obliga a desarraigar la Navidad, a amputarla de algo que iba más allá de la fe cristiana y era un esplendor de las tradiciones, algo para sugerirnos piedad y amor todos los años, entre resacas de cenas de empresa y la voz de Bing Crosby cantando White Christmas Incluso en la vida del más perseverante de los agVALENTÍ nósticos algo no se enPUIG tendería negando que nació, creció y vivió bajo el aliento simbólico de eso que llamamos Navidad y que no es equiparable a las jornadas antipobreza o pro- crecimiento sostenible que instaura la Unesco. Las historias de la literatura, de la música o de la pintura quedan cojas si arrancamos las páginas de la Navidad. Un villancico de Lope, la Navidad según Dickens, todo transcurre con la intemporalidad de lo sacro, mientras año tras años los Reyes Magos repiten su trayecto entre desiertos y ríos de leyenda. Indudablemente, en eso nos estamos equivocando. Nivelar, rasar, redistribuir por cuotas, es la más tonta de las soluciones. Dickens- -dijo Chesterton- -al luchar por la Navidad se estaba batiendo a favor de la antigua alegría europea, por la festividad cristiana y pagana a la vez, por esa trinidad irreverente compuesta de beber, comer y rezar, frente a la que tan irreverentes se muestran los modernos. La Navidad ha sido siempre un caudal de cordialidades para la Europa real. La Misa del Gallo, viejos turrones, el pavo trufado, ponches humeantes, tregua en las guerras a muerte, pastores que se acercan a un portal de Belén: en esos instantes sabemos que nada puede ser indigno. Quién sabe a qué método corresponde el obtuso empeño por buscar que la Navidad nada tenga que ver con todo eso. Teólogos angustiados han escrito que la vida social del mundo occidental está casi por completo fuera de todo control ético. El proyecto se completaría devaluando las navidades, si no fuese tarea tan imposible. Panteístas del chip narcisos de gimnasio, hedonistas de todo a cien, practicantes de la moral leve, relativistas de manual: al final, aun siendo parte de todo ese catálogo contemporáneo, también podemos ser pastores asombrados ante el gran silencio de un mundo que todavía no se sabe en júbilo y que no puede prevenir la crucifixión en el Gólgota y el sepulcro vacío. Qué extraña historia para un mundo tan decidido a postergarla como los vagones inútiles que quedan aparcados en un ramal ferroviario sin destino. vpuig abc. es S extranjeros destacados, también está creando un plan de repuesto por si las cosas no funcionan en el frente interno. Tras años de sucios manejos, Putin y sus sicarios difícilmente pueden permitirse perder el control y arriesgarse a que sus abusos salgan a la luz. Así que están intentando extender los activos y la culpabilidad. Aunque proclama la necesidadde proteger a Rusia de los males de la influencia occidental, el KGB se siente a gusto con los trucos capitalistas: en tiempos de incertidumbre, diversifica tu cartera. Estos acuerdos también proporcionan al Kremlin un valioso pasto para su propaganda. Al tiempo que pregonan su hazaña en el extranjero, los medios controlados por el Estado los presentarán como un ejemplo de que a Occidente sólo le interesa el dinero y el petróleo. A todos losregímenes tota- PALABRAS CRUZADAS ¿Debe Cataluña recaudar más IRPF e IVA? DERECHO Y DEBER DEL ESTADO A pretensión de que el Estado ceda la soberanía fiscal a las Administraciones autonómicas es inadmisible. En España fue difícil y ardua la construcción del Estado fiscal, que es imprescindible para sostener el Estado de derecho, de manera que desmontarlo por mor de una descentralización, incluso del reconocimiento de derechos y o sentimientos identitarios, sería un retroceso y un error político. El Estado, en este caso el Gobierno de España, no puede ceder soberanía fiscal. Puede y debe compartirla, las comunidades autonómas pueden y deber tener responsabilidad en la fijación, recaudación y gestión de impuestos suficientes para financiar los gastos (la llamada corresponsabilidad) pero sin merma de las responsabilidades y competencias de una administración tributaria centralizada, eficiente, experimentada y profesional. FERNANDO G. URBANEJA Con la excepción foral, el sistema tributario español tiene abierto un boquete suficiente, como para no ensancharlo. Descentralizar la gestión de la Administración parece un buen camino en términos generales, ya que acercarse al ciudadano propicia eficacia, trasparencia y control; pero no ocurre así en cualquier materia. Precisamente en lo tributario la cercanía puede no ser el camino más recomendable, el riesgo del abuso y de la imposición excesiva o arbitraria crece con la cercanía. El cuánto de la cesión de impuestos dependerá del volumen del gasto transferido, pero en ningún caso el Gobierno español debe ser ajeno a los grandes impuestos. EL PROYECTO SUGESTIVO Y LOS IMPUESTOS L S I una nación es, como decía Ortega, un proyecto sugestivo de vida en común la clave no puede pasar por aumentar los impuestos. Más aún, creo que los defensores del pensamiento único, el Estado del Bienestar y los flujos de dinero entre regiones y personas, o sea: todos los políticos, están haciéndole un flaco favor a España. La experiencia prueba que el sentimiento de participación no sólo no se ve fortalecido con esas nociones, sino que lo debilitan de forma grave. ¿Cree usted que los subsidios del norte italiano al sur han propiciado la cohesión del país? Claro que no. Y ahora permítame una fantasía navideña. Supongamos que las fuerzas independenCARLOS R. tistas siguen como hasta ahora, o sea, BRAUN a toda máquina, pero los partidarios de la unidad de la nación española adoptan una posición liberal y abominan de la usurpación política de la libertad y los bienes de los ciudadanos. Piense un poco en la situación. Los nacionalistas y socialistas de Cataluña se presentan ante sus electores con un proyecto independentista tan intervencionista como el Estatut, y quieren cobrar todo el IRPF. Y tienen enfrente a un partido que defiende a la vez la unidad de España y la supresión del IRPF. ¿Quién cree usted que ganaría las elecciones? ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate