Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 12 2005 Sociedad 57 Comunicación El informe anual de APM evidencia el deterioro de la profesión periodística Urbaneja lamenta que la precariedad preocupe más que la libertad de expresión b La segunda edición del Anuario sobre la profesión periodística incluye un bloque dedicado a la credibilidad de los medios ante la sociedad SARA CAMPELO MADRID. Están convencidos de que su imagen es regular ante la sociedad, que su grado de independencia para el ejercicio profesional no es el adecuado y que la precariedad laboral es el principal problema que afecta al sector. Este es el perfil del periodista según dibujan las numerosas encuestas y estudios que desvela la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) en la edición de su Informe Anual 2005. Algunos datos me dejan perplejo, como que la precariedad laboral sea lo que más preocupe a los profesionales, mientras que la libertad de expresión queda relegada al puesto sexto en importancia. El periodismo se ha deteriorado, no sé si por un déficit de autoestima o al revés protesta Fernando González Urbaneja, presidente de la APM. Dividido en tres bloques temáticos (profesión, credibilidad de los medios y un estudio de los grupos de comunicación) el Informe Anual de la Profesión Periodística traza una ecografía exhaustiva del sector en nuestro país, centrada en cuatro aspectos fundamenteales: la identidad y autoestima de los periodistas, su nivel de asociacionismo, las condiciones laborales y la formación. Cabe destacar la profunda satisfacción profesional- comenta el director del estudio, Pedro Farias- de los 400 profesionales encuestados. Ninguno dijo desear cambiar de profesión, aunque el 36 por ciento manifestó que no le importaría hacerlo de medio, sobre todo por conseguir mayor proyección, un salario más alto y mejores horarios, principalmente STANLEY BENDELAC ÁNGEL RIESGO Perfil del periodista Trabaja en prensa Edad de 25 a 35 años Sexo masculino Licenciado en periodismo Tiene contrato indefinido Ven la precariedad laboral como el principal problema No ha recibido presiones Piensa que la imagen del periodista es regular 37,9 %68,8 %63,6 %28,9 %29,2 %50,6 %83,0 E 58,9 Fuente: APM Una mala imagen social Además, hay un 79 por ciento de los periodistas encuestados que considera que la imagen social de la profesión es regular, mala o muy mala y que su grado de independencia para el ejercicio profesional no es el adecuado. La mayoría de los periodistas considera decisiva la labor mediadora que ejercen las asociaciones de la prensa, pero el informe constata como una de las deudas pendientes de las asociaciones que más del 90 por ciento de los profesionales no esté afiliado a ninguna asociación, a pesar de considerar fundamental la labor que realizan. Destacan los encuestados que la función de las asociaciones es fundamental en lo relativo a las condiciones económicas y laborales, al intrusismo y a la ayuda para una mejor incorporación laboral. De los datos recogidos, merece destacar el crecimiento experimentado por el empleo en las redacciones de los medios españoles, cifrado en un 2,6 por ciento. También que el 73 por ciento de los licenciados inicia su actividad laboral antes de finalizar la carrera, aunque no siempre en su área de especialización. En la segunda edición del Anuario, la APM ha integrado un cuaderno central que cada edición estará dedicado a un tema concreto explica Pedro Farias. Este año, el bloque lo ocupa un análisis en profundidad sobre la credibilidad de los medios, novedoso por cuanto se basa en una encuesta nacional entre 1.200 individuos. Según sus resultados, la televisión es el medio de mayor credibilidad, por delante de la radio, la prensa e internet, una percepción que cambia cuando los datos se desglosan por edades, sexo y niver formativo. Así, la pequeña pantalla es el medio más creíble para el segmento de población de nivel formativo bajo, mientras que, a mayores estudios, la prensa y la radio son las que ocupan ese primer puesto. La televisión convence más a la población de mayor edad, al contrario de lo que ocurre con los periódicos, valorados por el público joven. En lo que se refiere a contenidos, las noticias de menor credibilidad son las del corazón (el 70,5 por ciento consideran que no tienen ninguna credibilidad y el 21,1 por ciento considera que tiene poca) y las noticias de política nacional o local (el 26,5 considera que no tienen ninguna y el 50,9 que tienen poca) El tercer apartado está dedicado al estudio de los medios de comunicación. Reconocidos profesionales del periodismo exponen su valoración sobre la prensa, la radio, la televisión, las agencias e internet. Según sus autores, tras el número cero del año pasado, la edición de 2005 demuestra la consistencia de un anuario que también tendrá versión en internet con un coste simbólico Los futuros profesionales analizan la formación que se imparte Una de las líneas de trabajo de este informe es la formación en Periodismo, una licenciatura que se imparte en 30 universidades públicas y privadas. En el curso 2004- 05, se matricularon en Periodismo 17.232 alumnos, lo que supone el 39,3 por ciento de los estudios de Comunicación y algo menos del 3 por ciento del total de las licenciaturas españolas. Esta carrera ha experimentado un crecimiento con respecto al año anterior del 7 por ciento. Pese al mayor número de centros, en las universidades privadas tan sólo estudia el 31,2 por ciento de los futuros profesionales, mientras que las universidades públicas acogen al 68,8 El anuario recoge la opinión sobre la formación en sendas encuestas a periodistas y a licenciados en el último lustro. Para los profesionales, la enseñanza es regular y además se excede en la teoría. Los universitarios, por su parte, denuncian unos métodos anticuados y despegados de la realidad. sta semana Stanley Bendelac ha anunciado su salida de Delvico, agencia de publicidad de la que fue su fundador hace 35 años. Esta agencia es parte de la mejor historia de la publicidad española y de una buena parte de mi modesto camino en esta profesión. La primera vez que tuve noticia de esta agencia tenía 22 años y trabajaba en Kodak, eran nuestra agencia de publicidad y hacían para nosotros una publicidad excelente: aquellos anuncios en el que un aficionado miraba sus fotos por detrás para asegurarse de la marca del papel. Pocos años después empecé a trabajar con Stanley y recibí un training intensivo de 5 años inolvidables, no faltos de buenos y, a veces, difíciles momentos, pero en todo caso conformaron mi profesión y me dieron la confianza para dirigir mi propio negocio. El corazón de aquella agencia era un hombre increíble, entusiasta y valiente, que disfrutaba, y disfruta, con su trabajo y que ha sabido hacer que sus equipos vibren con él. Ése es Stanley, que ahora se retira de su agencia y con él se cierra toda una generación de la gran publicidad española, de la mejor, marcando el final de una época que es difícil que volvamos a vivir en su misma intensidad y calidad. Estoy convencido, que Stanley tiene todavía mucho que decir en nuestro oficio de publicitarios, está a punto de sacar un libro que muchos estamos deseando leer y su inquietud y calidad humana harán que siga colaborando con nuestra profesión, porque hablar de publicidad con Bendelac sigue siendo un lujo, su capacidad profesional, su olfato y su tenacidad han sido para mí una lección constante. La confianza que depositó un día en un jovencito de 26 años con ganas de comerse el mundo nunca se la agradeceré bastante. Hace unos años cenábamos juntos en un restaurante de Londres. Él acababa de aterrizar desde Nueva York, era casi la una de la mañana y a pesar de su aspecto siempre joven, Stanley tenía que estar agotado. Sin embargo, un comentario le salió del corazón: ¡Lo pasamos bien en este trabajo! Stanley, tras casi 40 años de profesión, sigue divirtiéndose en esto, a pesar de los problemas y de la frialdad gélida que ha ido tomando la relación profesional en la publicidad. Él es un pura sangre que todavía tiene que ganar muchas carreras. Enhorabuena.