Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 12 2005 33 La Seguridad Social planea unificar sus sedes madrileñas en un gran edificio en Méndez Álvaro Abren al público una pista de patinaje bajo la Torre Picasso y un tobogán de hielo en Colón Decenas de jóvenes cortan la calle de Serrano y arrojan una lluvia de objetos contra los agentes de la Policía Nacional actuación frente al Ramiro de Maeztu, según Sara Vega, alumna del centro. Incluso nos han acorralado dentro del colegio intentando persuadirnos relataba. Mientras, un grupo de chicas- -todas, esperando a que los agentes, que se mantuvieron en los aledaños del colegio toda la mañana, se marcharan del lugar- -recordaba cómo la directora del centro tuvo que pedir orden a los policías por la que estaban montando en el centro escolar, asegura Nieves Segura. Sin embargo, para los vecinos de la zona, los jóvenes apenas se cortaron a la hora de plantar cara a los agentes tal y como afirma Miguel Durán. Daba miedo pasar por la calle con los disturbios que había relata María Eugenia Covarrubias. Por su parte, el propietario de un cercano quiosco aseguraba que esta situación se repite todos los años, aunque, según comenta, en esta ocasión han actuado de manera más contundente con los jóvenes. mantiene a lo largo de los años, cada vez que llega la Navidad a los centros escolares. Los conocidos bajos de Argüelles, punto de encuentro de centenares de jóvenes cada fin de semana, también les sirve a los adolescentes para celebrar- -a su manera- -la llegada de las vacaciones escolares y de la propia Navidad. Allí, el alcohol también corría ayer FOTOS: EFE Celebraciones en la Universidad Pero los huevos del Ramiro de Maeztu no son la única tradición que se Los jóvenes lanzaron piedras, botellas y petardos contra la Policía y varios vehículos de la zona Estas celebraciones también protagonizan la llegada de las vacaciones en Argüelles, Moncloa y Somosaguas por las calles de Gaztambide o Andrés Mellado, con varios grupos de jóvenes que decían sentirse muy bien porque es un día para emborracharse argumentaba Javier Díez. También los aledaños del Parque de Almansa, en Ciudad Universitaria, estaban dispuestos a recibir a centenares de universitarios como cada año, en lo que ya se ha convertido en una tradición madrileña comentaba el propietario de uno de los pubs más conocidos de la zona. Y, para rematar, Somosaguas también se convierte por estas fechas en un punto de peregrinación para los universitarios que desean festejar una peculiar Navidad, con la que el resto de madrileños no parece estar demasiado de acuerdo.