Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional JUEVES 22 12 2005 ABC Sadam afirma en el juicio que ha sido torturado por soldados de EE. UU. El fiscal lo niega y asegura que, en ese caso, habría sido transferido bajo custodia iraquí que su régimen aplicó también torturas y dice que quienes lo hicieron deben recibir su merecido pero sin admitir su propia responsabilidad ABC BAGDAD. El proceso a Sadam Husein, que se inició el pasado 19 de marzo, ha estado marcado por la polémica en cada una de las seis sesiones que se han celebrado hasta la fecha. En la de ayer, el ex dictador adoptó una nueva táctica que supone una vuelta de tuerca en sus esfuerzos por convertir su juicio en un escaparate mediático: Sadam aseguró haber sido golpeado y torturado por soldados americanos encargados de su custodia. El ex presidente iraquí declaró durante el juicio haber sido torturado y golpeado en todas las partes de mi cuerpo... Aún tengo las marcas hechas por los estadounidenses, aunque no especificó en concreto por quién fue golpeado. Por si estas alegaciones podían resultar un tanto patéticas, Sadam añadió, desafiante: No me estoy quejando de los americanos, porque puedo sacarles los ojos con mis propias manos El fiscal jefe encargado de la acusación durante el proceso se apresuró a b El ex dictador confiesa poner en duda las palabras del ex dictador y señaló que si las fuerzas norteamericanas hubieran ejercido malos tratos sobre él, se habría decretado su transferencia bajo custodia de tropas iraquíes. Durante su intervención, Sadam dijo que aquellos iraquíes a quienes se acusa de haber torturado a los que ahora testifican en su contra deberían ser castigados, aunque sin asumir su propia responsabilidad como jefe del Estado y mando supremo del Ejército. Tono paternalista Cuando escucho que un iraquí ha sufrido daño, me duele a mí. Las cosas malas que les hicieron a esas personas están mal y, de acuerdo con la ley, quienes las hicieron deben recibir lo que merecen dijo en tono paternalista. Es la primera ocasión en que el ex dictador admite que ciudadanos iraquíes fueron objeto de torturas, pero achacando las responsabilidad a otros. El juez Rizgar Mohamed Amin abrió Sadam Husein, en un momento de la sesión del juicio celebrada ayer la sesión de ayer a las once y media de la mañana. Durante toda la vista, Sadam permaneció sonriente o tomando notas desde su posición, junto a los otros siete acusados- -todos altos cargos de su régimen- -por la matanza de Dujail, en la que perecieron asesinados 148 chiíes en 1982, tras un presunto intento de magnicidio. En caso de ser hallados culpables, todos podrían afrontar la pena de muerte. AFP No me estoy quejando de los americanos, porque puedo sacarles los ojos con mis propias manos dijo desafiante Durante la vista de ayer, sólo tres de los cuatro testigos citados intervinieron. Uno de ellos, Ali Hassan Mohamed al- Haidari, que ahora trabaja como periodista y que tenía 14 años cuando se perpetró la matanza, relató su atroz experiencia y sus recuerdos a cara descubierta, a diferencia de los demás testigos, que han ocultado su rostro por temor a las represalias. La audiencia se reanudará hoy. AMMÁN. Rashid tiene 27 años y fue piloto de las Fuerzas Aéreas de Irak. Desde hace unas semanas vive de forma clandestina en Ammán, huyendo de las represalias de la posguerra iraquí. El presidente Talabani nos ofreció protección si nos íbamos a vivir al Kurdistán, pero la mayoría no se fía y prefiere ir a Siria o a Jordania El Reino hachemí es el principal destino para centenares de miles de iraquíes a quienes la guerra y sus efectos han dejado sin trabajo ni futuro, la única esperanza para seguir alimentando a sus familias. Desde hace más de treinta años, alrededor de dos millones de ellos pasan la frontera a diario para trabajar o comerciar con sus vecinos jordanos. En los últimos tiempos, otros siguieron el mismo camino huyendo de los sucesivos horrores causados por Sadam Hussein y la ocupación multinacional. Hasta la fecha, decenas de miles se quedaban a vivir al otro lado, si podían, gracias a que los funcionarios de la aduana hacían la vista gorda porque iraquíes y jordanos somos hermanos Ahora ya no es así. Tras los sangrientos atentados del pasado mes contra tres hoteles de Ammán, Jordania ha endurecido los con- Tras los últimos atentados, la vigilancia se ha llevado al límite, lo que supone la ruina para decenas de miles de iraquíes que a diario entraban en el país para trabajar o comerciar Jordania cierra sus fronteras a Irak JESÚS BASTANTE. ENVIADO ESPECIAL troles fronterizos con Irak, rechazando el 70 por ciento de las peticiones de entrada al país desde el este. Antes entrábamos sin problema, ahora pasar la frontera puede llevarnos hasta 30 horas se queja un vendedor iraquí que logró llegar a Jordania hace una semana. Después de las bombas, todos los coches que quieran pasar de Irak a Jordania deben ser revisados con un escáner, lo que ralentiza aún más el proceso. La mayor parte de los pasaportes, que datan de la última época de Sadam, están falsificados, y conseguir uno nuevo cuesta alrededor de 50 dólares, un precio prohibitivo para la ma- yor parte de la población iraquí. La tensión se palpa en la frontera, pero también en las calles de la capital de Jordania. Aquí jamás hubo controles en hoteles o carreteras, incluso en el aeropuerto no se preguntaba nada apunta Walid, de Mensajeros de la Paz, ONG que trabaja desde hace años con los niños en Irak. Ahora, sólo en los 40 Cada vez son más los iraquíes que optan por jugársela y entran al país vecino de manera clandestina kilómetros que unen el aeropuerto con la capital jordana existen dos controles, que se multiplican camino de la frontera iraquí, a 160 kilómetros al este de Ammán. La situación ha llegado a tal punto que cada vez son más los iraquíes que deciden entrar en Jordania a través de la frontera siria. Desde Damasco a Ammán apenas se tarda media hora en avión justifica un comerciante kurdo, para quien esperar varios días en los puestos fronterizos sin la seguridad de poder penetrar en territorio jordano supondría la ruina. Los más pobres, los que necesitan entrar en Jordania cada día para cumplir con su jornada de trabajo, han comenzado a penetrar clandestinamente por el noreste del país. Todavía no son muchos los que se arriesgan, puesto que la mayor parte de la población iraquí piensa que en cuanto pase la psicosis de los recientes atentados todo volverá a la normalidad. Walid no opina lo mismo: Después de los atentados dimitió el primer ministro, y en su lugar fue elegido el que anteriormente era director general de Seguridad, con un encargo claro: que no volviera a suceder nada parecido proveniente de Irak