Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 12 2005 11 ETA, a través de sus presos, tiene voz en el Foro de Debate vasco que pide la mediación internacional Los radares detectaron desde agosto casi un millar de coches al día con exceso de velocidad Zapatero se reunió con Puigcercós (ERC) y le instó a pactar antes del día 30 con avances en la bilateralidad y en el fondo de solidaridad cesc Homs y Ramón Camps. Caamaño también conversó anoche en Barcelona con Joan Ridao, uno de los negociadores de ERC. No obstante, al margen de estas reuniones semipúblicas, hay una negociación permanente y multilateral on- line a través de los móviles. Zapatero intentó contribuir al acuerdo ensalzando ayer en el Pleno del Congreso la actitud dialogante de todas las fuerzas catalanas. En cuanto a la fecha tope de los próximos días 27 ó 30 para cerrar un acuerdo básico, las interpretaciones son flexibles, pues existe coincidencia en que el texto está suficientemente trillado como para que, con voluntad política de acuerdo el pacto se pueda cerrar en pocas horas, un impulso último que, previsiblemente, correspondería a los líderes incluido el propio presidente. Por lo que respecta a la financiación, y ante el rechazo frontal expresado por Zapatero al modelo confederal que subyace en el texto aprobado por el Parlamento catalán, los nacionalistas parecen haber aceptado que el acuerdo se produzca en el saldo económico final. Precisamente, en la noche de ayer, Zapatero se entrevistó en el Congreso con el portavoz republicano, Joan Puigcercós, para transmitirle que hay margen aún para avanzar en la bilateralidad y en la asignación del fondo de solidaridad al tiempo que le reconoció que la propuesta de Solbes era muy dura informa Ep. Eso sí, le insistió en que la financiación debe remitirse a la Lofca. El apartado más ahormado, prácticamente cerrado admiten fuentes socialistas, es el del Poder Judicial. El cuatripartito parece asumir que no habrá ruptura de la unidad del poder ni cesión de competencias atribuidas al CGPJ. Mas y Duran, tras recuperar la centralidad, marcan el ritmo de la negociación Su expectativa electoral ha crecido desde que forzaron la intervención personal de Zapatero b La federación aprovecha las incómodas relaciones entre PSOE y ERC para acercarse a los socialistas con un discurso moderado pero exigente MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. El sueño de Convergència i Unió (CiU) de volver a ser decisiva en Madrid empieza a convertirse en realidad. La erosionada relación PSOE- ERC, unida al giro liberal que los nacionalistas han dado a su discurso, ha colocado a esta formación en una posición de preeminencia insospechada hace unos meses, que, además, se ha visto refrendada por las encuestas de intención de voto, oficiales y oficiosas, que la colocan por encima del PSC. No es de extrañar, por tanto, que el ego de los nacionalistas se haya disparado y que, incluso, se permitan el lujo de marcar los tiempos de las negociaciones del Estatuto, advirtiendo de que no tolerarán que nadie les meta prisa para llegar a un acuerdo ni para tener encuentros multilaterales. Relegados hace dos años a la oposición por el tripartito en Cataluña y, por extensión, a una situación de escasa influencia en la política nacional, los nacionalistas convergentes emprendieron una travesía del desierto que, internamente, se tradujo en ruido de sables en su ejecutiva, que no acababa de arropar a su nuevo líder, Artur Mas, ni de olvidar a su predecesor, Jordi Pujol, cuyo actual silencio es elocuente. Pero llegó la tramitación catalana del Estatuto y, con ella, la estrategia de bloqueo de CiU para impedir que el presidente Pasqual Maragall se hiciera con el triunfo del proyecto. Y cuando todo hacía presagiar que Artur Mas haría caer el Estatuto, llegó la jugada maestra Sabedores del malestar existente en sectores del PSOE próximos al ministro José Montilla, que incluso se autoconvencieron de que el Estatuto nunca saldría de Cataluña, los nacionalistas votaron a favor, tras presionar al PSC con una propuesta de financiación más ambiciosa que la elaborada inicialmente por el tripartito. Así, CiU se arrogó el mérito de una propuesta tributaria próxima al concierto vasco, evidenció las discrepancias entre socialistas y demostró que Maragall era doblemente cuestionado, por el PSOE y por el PSC, formación más propenso a las tesis del Go- Carod también se plantea ahora gobernar con CiU El presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, advirtió ayer de que si los aspectos fundamentales de la legislatura en referencia a la aprobación del nuevo Estatuto de Cataluña, fracasan porque uno de los aliados no lo ha hecho posible puede que su partido se plantee un cambio de aliados y pacte con otros posibles socios de gobierno, como CiU. El líder de los republicanos rehuyó, en declaraciones a Catalunya Ràdio, apostar por un Tinell 2 tal y como han hecho estos días el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y el líder de ICV, Joan Saura, aunque también afirmó que nunca he pretendido ser futurólogo Carod insistió en que si no hay acuerdo en el Estatuto, se abre una situación de crisis que puede tener consecuencias en Cataluña, en Estaña e, indirectamente, en el País Vasco una crisis que también puede aumentar, tal y como dijo Maragall, la desafección a España EFE Admitida la querella de la plataforma no nacionalista contra el escritor que propuso su exterminio I. A. BARCELONA. El Juzgado de Instrucción número 26 de Barcelona ha admitido a trámite la querella por un delito de injurias y contra el ejercicio de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución, por incitación al odio contra determinados colectivos por su ideología contra el escritor Oriol Mallò. La querella, presentada por Arcadi Espada y Albert Boadella, se refiere al artículo publicado el 30 de junio en el diario Avui en el que se pedía el exterminio del grupo de intelectuales no nacionalistas liderado entre otros por los dos intelectuales querellantes. El Juzgado ha citado a declarar a Malló el próximo 11 de enero. En un artículo titulado Falangistas taxidermistas Malló afirmaba, en referencia a los firmantes del Manifiesto por un nuevo partido político: Decidlo claro, nos queréis exterminar ahora que sabéis que somos pocos, cobardes y débiles. Pues nosotros también os queremos exterminar bierno sobre financiación. Fue entonces cuando el PSOE volvió la vista a los nacionalistas, coincidiendo con la segunda fase de tramitación del Estatuto, la del Congreso. Ignorados hasta ese momento, los nacionalistas empezaron a recibir citaciones desde La Moncloa que, evidentemente, fueron atendidas en exclusivas reuniones bilaterales. Una nueva corriente de sintonía entre CiU y PSOE- -cimentada por Josep Duran Lleida y el ministro Montilla y escenificada en la tramitación de los Presupuestos y la ley de Ordenación Universitaria- -resucitó los rumores de un futuro pacto, avivados por las declaraciones del propio presidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien reconoce la incomodidad que le produce su actual socia, ERC. Haya pacto o no- -CiU lo condiciona a un buen Estatuto y a formar parte del Gobierno- lo cierto es que los nacionalistas viven ahora un momento dulce.