Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MIÉRCOLES 21 12 2005 ABC Cultura y espectáculos Mitad humano, mitad divino, el faraón protagoniza una gran exposición en la sala Arte Canal. A través de 120 piezas del Museo Egipcio de El Cairo, nos sumerge en esta apasionante civilización Los tesoros del Antiguo Egipto deslumbran a Madrid TEXTO: NATIVIDAD PULIDO FOTOS: IGNACIO GIL Pilar del templo de Atón en Karnak. Estatua de Ajenatón en forma de dios Osiris, realizada en arenisca. Una de las joyas del Museo de El Cairo MADRID. La línea expositiva que está siguiendo, en su aún corta vida, el centro de exposiciones Arte Canal está resultando de lo más espectacular. En noviembre de 2004 se inauguró este nuevo espacio con la muestra Guerreros de Xi an que fue visitada por unas 450.000 personas durante tres meses. Cifras que harían palidecer de envidia a más de un museo nacional. Si aquellos tesoros de la civilización china fueron rentables, prometen serlo igualmente o más las joyas de otra de las grandes civilizaciones de la Historia: la del Antiguo Egipto. Bajo el título Faraón. El enigma en Madrid se esconde mucho más que una mera exposición al uso. Es todo un proyecto multidisciplinar, a caballo entre la exposición, la investigación científica y, por qué no, el parque temático. Organizada por la Comunidad de Madrid y el Canal de Isabel II, ahora recala en la capital española, tras su exitoso paso por París y Venecia, una selección de 120 obras procedentes del Museo Egipcio de El Cairo (algunas salen por vez primera del país) el templo sagrado de los egiptólogos. Avalada por el Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, el Instituto del Mundo Árabe de París y el Museo Británico de Londres, la exposición, que anoche fue inaugurada por Esperanza Aguirre, propone un recorrido por la apasionante historia de los faraones desde el Imperio Antiguo (2686- 2173 a. C. hasta el Imperio Nuevo (1552- 1069 a. C. a través de siete secciones. Puesta en escena efectista Cabeza de princesa amarniense (Dinastía XVIII. Reinado de Ajenatón) Esta bella pieza procede de Tell El- Amarna Máscara funeraria de Psusenes I, en oro. Es la más bella pieza hallada en las tumbas reales de Tanis Casi tan espectacular es el continente como el contenido. La puesta en escena resulta de lo más efectista. Bien podría ser una escenografía de Aida En el exterior de la sala de exposiciones se ha instalado una pirámide de 18 metros de altura. Los madrileños que ayer paseaban por la Plaza de Castilla la admiraban intrigados. Ya en su interior, los aljibes romanos y árabes del antiguo depósito del Canal se han tornado en el templo de Karnak (se han hecho réplicas de sus famosas columnas sobre las arcadas del edificio) La luz ambiental se ha atenuado para acentuar la belleza de las piezas. Hay que recordar los problemas de espacio que padece el Museo de El Cairo, que se ve obligado a exhibir apilados sus tesoros. El marcado carácter didáctico de la exposición (uno de sus muchos aciertos) se acentúa gracias a cuarenta metros de paneles divulgativos, con los principales hitos históricos de la civilización egipcia. Estatua del rey Quefrén (en basalto) uno de los faraones más conocidos del Antiguo Egipto. Procede de Giza