Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 MIÉRCOLES 21 12 2005 ABC Madrid El alcalde madrileño, en primer plano. A su izquierda, Ignacio González y Rafael Simancas, y frente a él, el ministro Jordi Sevilla JAIME GARCIA La Ley de Capitalidad defrauda las expectativas creadas después de veintidós años de espera Las tres administraciones reconocen que se aprueba con carencias b La financiación específica para Las fechas de un proyecto Febrero 1983. El Estatuto de Madrid establece que la ciudad tenga una Ley Especial que recoja su singularidad. A lo largo de los años, se abren diferentes negociaciones- -una por legislatura- -para redactar un texto consensuado. Agosto de 2003. El ya alcalde Alberto Ruiz- Gallardón dice que la Ley de Capitalidad puede ser innecesaria si la de Grandes Ciudades- -entonces en elaboración- -cumple sus expectativas. Diciembre de 2003. Entra en vigor la Ley de Modernización de las Administraciones Locales, más conocida como de Grandes Ciudades. Establece diferentes mejoras y dota de mayor autonomía a los gobiernos municipales. Permite que personas no electas formen parte de los mismos. Febrero de 2005. El alcalde de Madrid reclama al Gobierno estatal una ley especial que incluya la cesión de un 10 del IRPF y un 30 del IVA. Diciembre de 2005. Se aprueba un texto de Ley de Madrid sin financiación. elaboración del texto se mostraban ayer muy satisfechos. Previsiblemente, será aprobado el viernes por el Consejo de Ministros- -un día después de que el Congreso apruebe la Carta Municipal de Barcelona- -y luego tendrá que pasar varios meses de trámite parlamentario hasta convertirse en ley. El ministro Jordi Sevilla resaltó el valor del consenso conseguido- no era fácil; de ahí el retraso y recordó que el Gobierno podría haber hecho el texto que hubiera creído oportuno aunque afortunadamente reconocía a continuación que era de sentido común hacerlo en consonancia con el Ayuntamiento y la Comunidad Las tres Administraciones nos he- la capital, y para Barcelona, llegará en un futuro incierto, cuando se complete la reforma de la Ley de Haciendas Locales SARA MEDIALDEA MADRID. Veintidos años después de que el Estatuto de Madrid ordenara fijar la singularidad de la capital en una Ley Especial, ésta por fin ve la luz. Pero lo hace en corto: sin incremento de competencias, sin financiación y dejando fuera muchas de las reivindicaciones municipales. Eso sí, ha contado con el acuerdo de las tres administraciones- -local, regional y central- No está todo lo que queríamos en la Ley reconoció el alcalde de Madrid, pero el deseo de alcanzar el consenso ha primado sobre lo demás. El texto legal fue rubricado ayer por el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, y el vicepresidente regional, Ignacio González, y contó también con el consenso de los portavoces de PSOE en el Ayuntamiento y la Comunidad, Trinidad Jiménez y Rafael Simancas, y del PP local, Manuel Cobo. IU no acudió: declinó su asistencia porque considera que en el texto se observan grandes carencias Las hay. La más notable, un sistema de financiación adecuado. Durante muchos años se defendió, tanto por PP como por PSOE, que Madrid debía recibir un canon por los gastos que le ocasiona ser capital. En la Ley de 1932, de hecho, se otorgaba al Ayuntamiento una subvención por este motivo de 80 millones de pesetas. Ahora, la Ley no sólo no habla de eso, sino tampoco de otras fórmulas propuestas por el actual Gobierno municipal, como una participación en los impuestos estatales. Este tema queda pendiente de futuras modificaciones legales de la Ley de bases de régimen local y, sobre todo, de la Ley de Haciendas Locales. No renunciamos; es sólo un aplazamiento asegura el concejal de Hacienda madrileño, Juan Bravo. También se aprueban nuevos procedimientos para agilizar la toma de decisiones. Entre ellos, uno para aprobar las ordenanzas. En lugar de pasar dos veces por el Pleno para su aprobación- -provisional primero y definitiva también- el primer paso se hará a través de la Junta de Gobierno, y sólo después se llevará a pleno. Competencias estatales A Madrid se le atribuyen competencias de titularidad estatal en materia de movilidad, seguridad ciudadana e infraestructuras, dentro de su ámbito territorial. No se especifica cuáles son, aunque en un borrador anterior sí se señalaban: eran los trenes de cercanías, Barajas y la Confederación Hidrográfica del Tajo. El proyecto de Ley recoge además una disposición adicional con las incompatibilidades que soportarán los concejales, y otra que da eficacia legal en todo el territorio español a las tarjetas de aparcamiento para discapacitados que se otorguen en la capital. Salvo IU, que criticó las carencias del texto- intentaremos resolverlas a través de las enmiendas en el trámite parlamentario dijo su portavoz, Inés Sabanés- el resto de las administraciones y partidos participantes en la Reforzar el ejecutivo local Lo que sí recoge, en sus 55 artículos y once disposiciones, es una división aún más clara entre el poder ejecutivo- -la Junta de Gobierno- -y el Pleno, apostando por un modelo de gobierno local de corte parlamentario. La Junta se convierte en el máximo órgano de gestión, y se le trasladan competencias que antes tenía el Pleno.