Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 21 12 2005 ABC Internacional EVO MORALES Presidente electo de Bolivia Las empresas extranjeras podrán quedarse, pero bajo el control del Estado El líder cocalero triunfador en las elecciones generales del pasado domingo, que no oculta su orgullo de ser el primer presidente indígena de Bolivia asegura que no es Repsol YPF la multinacional que vamos a intervenir TEXTO Y FOTO CARMEN DE CARLOS. ENVIADA ESPECIAL LA PAZ. Dentro de poco hará las maletas para visitar países de la región y España. El presidente Zapatero me invitó ayer (por el lunes) cuando me llamó para felicitarme (una llamada luego desmentida por fuentes de Moncloa, que negaron que el jefe del Ejecutivo español hubiera telefoneado al nuevo presidente boliviano) El presidente electo, Evo Morales, de 46 años, entusiasta del Real Madrid no espera sobresaltos con las organizaciones sociales porque van a ser parte de mi Gobierno pero advierte a los que esperan demasiadas cosas: Hay que tener paciencia, no se trata de vencer, sino de convencer Y, eso sí, tranquiliza a Repsol YPF al asegurar: No es la multinacional que vamos a intervenir, pero la vamos a investigar como al resto Con una bandeja de hojas de coca sobre la mesa, en su despacho de la sede del MAS (Movimiento al Socialismo) recuerda que desde el año 2002 ha mantenido reuniones con las autoridades del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con el Banco Mundial (BM) con el Fondo Monetario Internacional (FMI) Charlé con Rato. ¿O Ratón? (Rodrigo Rato) Todos a coro condenaron la corrupción y algunos, antes de ganar las elecciones, me dijeron: Si forma gobierno le doblamos la inversión Ayer Zapatero me animó: Muy bien, excelente y como otros presidentes, me dio apoyo incondicional ¿Va a crear la corriente evoista o se dejará guiar por el chavismo o el castrismo como algunos sectores advierten? -Yo soy katarista. De Tupac Katari, nuestro hermano mayor, que fue descuartizado como Tupac Amaru en Perú. Tengo muchas ganas de cambiar Bolivia, de que el poder no sea de Evo Morales sino del pueblo. Aun así, estoy muy contento porque he escuchado, hace tres o cuatro semanas, que en Venezuela se ha erradicado el analfabetismo, como ocurrió en Cuba. Es el resultado de los gobiernos revolucionarios. Pero, yo soy Evo. ¿Le asusta tener en sus manos el De pastor a líder sindical Evo Morales sólo se enfada cuando piensa que alguien pone en duda su identidad indígena: Es un falso debate. No voy a entrar en ese tema Este ex sindicalista de 46 años de edad, de niño pastor de llamas, trompetista, organizador de bloqueos y defensor a ultranza de los cultivos de coca, recuerda sus orígenes familiares de pobreza y sacrificio. Soy de una comunidad, Isallavi, donde hace dos años llegó la electricidad. Caminaba dos kilómetros para ir a la escuelita cuando era niño. Hasta los diez años hablé el aimara cerrado. Mi mamá, Maria Aima Mamani, era analfabeta. Mi papá, Dionisio Morales Choque, semianalfabeto, escribía un poquito. Sólo él tuvo documento, pero tuvo que inventar la fecha de nacimiento. Eso existe todavía y tenemos que cambiarlo destino de Bolivia para los próximos cinco años? ¿Cómo me va a asustar? Estoy muy orgulloso de ser el primer presidente indígena de Bolivia. Tengo una gran confianza, aunque va a ser imposible reconstruir en cinco años la destrucción de más de quinientos. No ganamos las elecciones para toda la vida, son pasos importantes para sentar las bases de un cambio. Apostamos por una revolución democrática, cultural, social, y cinco años no es suficiente. ¿Cree que los movimientos sociales van a ser problemáticos? -No, porque van a estar en el Gobierno. Así como estarán en el Congreso. Tendremos un Gabinete obrero, campesino, indígena, profesional e intelectual, que represente a todos los sectores. No habrá muchas corbatas, como ha habido siempre, habrá ponchos, monteras y polleras en vez de minifaldas. También tendremos una representación empresarial, porque el movimiento indígena no es excluyente. El gobierno de Evo Morales será para todos y con todos, y no como las familias Evo Morales, ayer en su despacho, donde tenía una bandeja con hojas de coca