Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional MIÉRCOLES 21 12 2005 ABC Malestar en los sindicatos policiales por las denuncias del CEP b El Sindicato de Comisarios, el Él saharaui. Ella cordobesa. Él hastiado del conflicto. Ella simpatiza con la causa. Enamorados por Internet. Él escapa en patera. Ella viaja en avión... y Canarias los une por vez primera. Una historia de amor, violencia y emigración con final incierto. ¿Será repatriado Sidi Mohamed? Sindicato Profesional de Policía, el Sindicato Unificado de Policía y la Unión Federal de Policía de Navarra, indignados con sus compañeros ABC PAMPLONA. La mayoría de los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía de Navarra- -Sindicato de Comisarios, Sindicato Profesional de Policía, Sindicato Unificado de Policía y Unión Federal de Policía- hicieron público ayer un comunicado para salir al paso de las denuncias realizadas por la Confederación Española de Policía (CEP) sobre carencias en materia de seguridad ciudadana en Pamplona. Para los firmantes, esa información ha causado profundo malestar, rechazo e indignación en el colectivo policial de Navarra, porque sabemos que la misma ataca directamente a la seguridad del personal y de las instalaciones policiales, poniendo al descubierto y revelando cuestiones de seguridad internas, que pueden ser utilizados como información a elementos terroristas, facilitados por ese sindicato policial, con un afán de protagonismo injustificable, toda vez que la problemática, cualquiera que sea en el ámbito profesional, tiene sus cauces reglamentarias para tratarlos y buscarles la correspondiente solución, como es el Consejo de Policía, dónde están representadas las organizaciones sindicales firmantes y también el CEP Al saltarse las normas estatutarias policiales que regulan el Cuerpo Nacional de Policía- -añaden- nos sentimos traicionados, en lo que se pudiera considerar como una manipulación de los datos reflejados en la información periodística, por ser falsos, no contrastados, y obedeciendo a intereses ajenos al logro de mejoras para el servicio o que redunden en el colectivo policial Los amantes de la patera TEXTO: LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. Sidi Mohamed Babite se pasaba los días en el cibercafé que hay frente al hotel Al Masira de El Aaiún. Horas y horas enganchado al messenger hablando con la misma chica, a la que este corresponsal veía en la pantalla. Como miles de jóvenes saharauis, la vida de Babite, de 26 años, está marcada por el conflicto con los marroquíes. Desde el pasado mes de mayo la situación en la ex colonia ha empeorado aún más con el alzamiento de la población en Intifada Cuidando siempre de que ningún soplón pusiera la oreja, contó a este periodista su currículum: detenido y torturado en 1999. Veinticinco días en un centro de detención y 45 en el hospital recuperándose de brutales palizas e interrogatorios. Con la violencia campando a sus anchas por las calles de El Aaiún, el joven conoce hace unos meses por Internet a Mariam Jiménez, una española de 22 años de Cabra (Córdoba) El amor llega por la red de redes. Hablábamos y hablábamos... estábamos todo el día enganchados cuenta ella. Me enfadaba con él cuando me decía que iba a las manifestaciones. Después no me decía nada, pero conociéndolo, seguro que seguía yendo los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) visitando a la familia de uno de los dos niños saharauis que acoge en verano. No se enteró hasta el 10 de diciembre, cuando llegó a Cabra, de que su cibernovio había dado el salto a las Canarias. Babite se encuentra ahora junto a un grupo de saharauis en el centro de Barranco Seco, de Las Palmas. Han demandado asilo político en España, pero aún no han obtenido respuesta. La Policía me buscaba. Las cosas se estaban poniendo muy mal. Quiero estar en un país donde haya Derechos Humanos El Frente Polisario ha denunciado que Marruecos está haciendo la vista gorda con las mafias de la emigración en el Sahara para que jóvenes como Babite salgan. Sidi Mohamed Babite ¿Qué tal amor? Saharauis en Canarias Nunca habían llegado tantos saharauis- -70 en el último mes y medio- -a las islas Canarias en patera. Muchos son jóvenes que han participado en las manifestaciones y las revueltas de los últimos meses. Traen documentos familiares fotocopiados que los vinculan a la época de la colonización española. Ellos pretenden que estos papeles sean una especie de salvoconducto que eviten su expulsión a Marruecos. La primera patera que llegó al archipiélago canario tocó las costas de Fuerteventura en 1994. A bordo iban sólo dos saharauis con una bandera del Frente Polisario. euros) Cuenta además que la Gendarmería se llevó unos 2.000 dirhams por hacer la vista gorda. Mariam se encontraba en esos días pasando el puente de la Inmaculada en La única vía, el mar Me decía que aquello no era vivir y que quería irse Pero Mariam no le dejaba porque sabía cuál era la única vía que tenía él para salir del Sahara: el mar. Y así fue. El martes 6 de diciembre a las 11.30 de la noche salía de una playa de Cabo Bojador, unos 150 kilómetros al sur de El Aaiún, una patera con unas veinte personas a bordo entre las que se encontraba Sidi Mohamed Babite. Dejaba su tierra camino de la libertad y el amor. Era la primera vez que me metía en el mar. Tardamos 27 horas relata el joven, cuyo pasaje ascendió a 5.000 dirhams (unos 465 El primer encuentro cara a cara de los dos amantes de la patera fue el lunes 12 de diciembre. Él me dijo qué tal amor y empezamos a mirar cada uno para un lado con vergüenza. Teníamos un policía pegado a nosotros relata Mariam. Ella sólo puede entrar en Barranco Seco dos veces por semana, lunes y viernes, por espacio de unos diez minutos. Desde aquel lunes sólo ha podido estar con Sidi Mohamed unos minutos los días 16 y 19 de diciembre. Hoy tiene previsto regresar a Córdoba. Me ha dicho que vaya a pasar las Navidades con mi familia La madre de Mariam teme que se quede sin trabajo en la recogida de la aceituna, donde no ha aparecido en las últimas semanas. Pero ella lo tiene claro. Ahora no pienso en nada más que en su salida del centro Todos sus planes están en el aire hasta que no haya respuesta sobre la demanda de asilo. Él, desde dentro, la corresponde. En mi corazón sólo caben Mariam y el Sahara. Me quiero casar con ella