Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 21 12 2005 Opinión 7 zado el año anterior. No obstante, y esto constituye otro aspecto negativo de nuestro desequilibrio exterior, dicha mejora obedece exclusivamente al aumento de las entradas en el capítulo de otras inversiones (préstamos, depósitos y repos) El saldo positivo de las inversiones en cartera disminuyó en el mismo período, mientras que el de las inversiones directas sigue siendo negativo como resultado de unos flujos de salida (inversiones españolas en el exterior) superiores a los flujos de entrada, que obedece a la fuerte contracción de esta última partida. Cabe recordar que entre 2002 y 2004 las inversiones extranjeras directas netas se han reducido a la tercera parte, y la caída continúa en 2005. Este patrón de financiación supone un problema añadido, puesto que para cualquier economía, la financiación vía préstamos siempre es menos deseable que mediante inversión directa extranjera, ya que los primeros son exigibles directamente a los deudores independientemente de que la evolución económica sea positiva o negativa, mientras que la inversión es una apuesta que producirá beneficios al inversor si las condiciones económicas evolucionan positivamente, pero no da lugar a ninguna obligación por parte de la economía deudora en caso contrario. LA ESPUMA DE LOS DÍAS SECUELAS DEL POPULISMO U Por tanto, nuestra economía se ve obligada a recurrir a préstamos para financiar tanto la inversión como el exceso de consumo. Las medidas de política económica tienen que girar en torno a dos ejes. Por una parte, la reducción de nuestras necesidades de financiación a corto plazo a través de la contención de la demanda, para lo cual se requiere un presupuesto restrictivo, puesto que la posibilidad de endurecer la política monetaria no está al alcance de las autoridades económicas nacionales. Por otra parte, debemos elevar nuestra flexibilidad productiva y nuestra competitividad y capacidad de crecimiento a medio y largo plazo, con objeto de que en el futuro los aumentos de la demanda no se traduzcan en mayores déficit, sino en una elevación de nuestro producto. Aunque el déficit exterior no tiene actualmente implicaciones sobre el tipo de cambio ni los de interés por encontrarnos en el Euro, sí que significa una remuneración de los factores exteriores; es decir, se crea empleo y crecimiento en el exterior, lo que a medio plazo puede poner en entredicho el círculo virtuoso del empleo y, por tanto, la sostenibilidad futura de nuestro crecimiento. ÁNGEL CÓRDOBA como resultado de una caída de la tasa de ahorro que refleja la pujanza del consumo, unido a un notable crecimiento de las inversiones para la adquisición de vivienda. Entre enero y agosto de este año, el 80 por 100 de la necesidad de financiación del conjunto de la economía fue cubierta por el saldo positivo de la cuenta financiera, y el resto, mediante una disminución de activos del Banco de España. La cuenta financiera ha elevado su saldo positivo en el mismo período hasta casi doblar el contabili- PALABRAS CRUZADAS ¿Le parece ético que las tabaqueras bajen los precios de las cajetillas? PERMITIDO PARA LOS RICOS MÁS QUE NADA, RESULTA INÚTIL A lógica tiene razones que el poder ignora. Si todas las empresas tienen derecho a bajar el precio de sus productos para aumentar las ventas; y las tabaqueras son empresas; entonces, las empresas tabaqueras tienen derecho a bajar sus precios para incrementar sus ventas, aunque fumar perjudique gravemente la salud Y derecho, sin duda, lo tienen (hasta que dejen de tenerlo) Que sea correcto alentar y favorecer el consumo de un producto nocivo para la salud y que crea una fuerte adicción, ya es otra cosa. El Derecho permite hacer cosas incorrectas e incluso inmorales. Pero, al I. SÁNCHEZ margen del juicio que merezca, la subiCÁMARA da resulta, más que nada, inútil, ya que el Gobierno puede fijar un precio mínimo o aumentar los impuestos del tabaco. ¿Puede alguien, en este caso, hablar en serio de mercado libre? La reacción de las empresas tabaqueras no es sino un episodio más en esta larga crónica de despropósitos, en la que las leyes intervienen coactivamente en un terreno donde deberían prevalecer el aprecio a la salud, la persuasión, la educación, las buenas maneras y el respeto a los demás. Pero la lógica del Estado es superior a la silogística. E L argumento antitabaco más deplorable que he escuchado en las últimas horas es ése de una asociación contra el tabaco que sugiere al Estado medidas contra la bajada de precios, porque no se puede permitir que se estimule el hábito entre los jóvenes Es decir, que se proceda a la presión económica para que sólo los jóvenes más pudientes puedan estimularse el hábito. Sobran los comentarios sobre el ataque a la libertad de mercado, la de las empresas, que es mayúsculo, o a la libertad de decisión y elección, la de los consumidores, que es comparable. Y, en medio, la posición del Estado no es menos peregrina. Acosa a los fumadoEDURNE res, pero se queda con una buena parte URIARTE del precio de la cajetilla a través de los impuestos, y estudia quedarse con más, porque le parece mal que las tabacaleras les cobren menos, pero bien que el Estado les cobre más. La ley antitabaco sólo tiene una justificación, la protección de los no fumadores. Si de lo que se trata es de perseguir a los fumadores, el Estado fracasará. Por su propia contradicción, la de reprimir aquello que permite y, además, cobra. Y porque, según esa política de injerencia en las decisiones individuales, habría que exigirle la represión de decenas de consumos y comportamientos igualmente nocivos para la salud. L ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate N fantasma recorre América. Se llama populismo. Es la expresión moderna de la demagogia, forma corrupta de la democracia o gobierno del pueblo, lo mismo que la monarquía degenera en tiranía y la aristocracia en oligarquía. Son viejas lecciones de los maestros en la polis griega. El populismo instiga las pasiones, halaga los instintos, pervierte la justicia en provecho de una falacia interesada. Fabrica su propia obsesión: siempre hay un enemigo perverso, culpable de todos los males. Falso consuelo, que excluye el sentido de la responsabilidad y justifica el fracaso histórico de una comunidad frustrada. Malas noticias desde Bolivia. En especial, para los boliBENIGNO vianos. Viva la coca, fuePENDÁS ra los yanquis grita Evo Morales. Es un apasionante programa de gobierno. Nos toca una buena ración: se trata de reforzar el indigenismo y eliminar los restos de la sociedad virreinal. De las palabras a los hechos. No nos hace falta la inversión extranjera proclama el ideólogo del MAS. Se llama Álvaro García Linera, nombre y apellidos que proceden ¿acaso alguien lo duda? de la más profunda herencia quechua o aimara. ¿Se acaba la esperanza para la América que habla español y portugués? Los grandes son víctimas de sí mismos, los oasis tradicionales se deslizan por la pendiente y los pobres buscan atajos que- -por definición- -conducen directamente a la miseria. Las cosas no pueden ir bien mientras Hugo Chávez (esto es, demagogia más petróleo) dirija las operaciones con una complacencia que no se molesta en disimular. Al fondo, claro, Castro y su rancio discurso anticolonial. Hermoso país, Bolivia. El viajero sufre en el aeropuerto de La Paz el impacto de la atmósfera lunar que envuelve a este Tíbet americano. Admira sin reservas el lago Titicaca, una maravilla de la naturaleza. Contempla el Cerro Rico del Potosí, agujereado por la codicia de todos los tiempos y de todas las naciones. Es el primer Far West del nuevo mundo, escribe Díez de Corral: de este modo, Bolivia viene a convertirse en la noble y penosa herencia del Potosí, la quimera enfermiza del oro, fuente de deseos que nunca se satisfacen. Viene luego Santa Cruz de la Sierra, el oriente próspero, que apunta hacia la secesión si las cosas no mejoran. Suenan tambores de guerra ancestrales por causa de la salida al mar, allí donde la historia quiere romper con la geografía. Pésimas expectativas. Secuelas de la falsa doctrina bolivariana que alimenta el amigo Chávez. La música del vencedor revive las emociones de aquella educación sentimental: soldadito de Bolivia, armado por míster Johnson para matar a tu hermano el Ché. Ya no estamos en los felices sesenta. Nuestros gobernantes no son adolescentes. Tienen ahora el deber inexcusable de gestionar con firmeza y con prudencia una situación explosiva para la región del mundo que más nos importa. Por interés legítimo, sin duda. Sobre todo, por afecto.