Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 21 12 2005 ABC AD LIBITUM TRIBUNA ABIERTA JUAN E. IRANZO DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS ZAPATERO PIERDE LA MANIJA EJOS de la luz, quizás para no deslumbrarnos, y ausentes los taquígrafos, posiblemente para no escandalizarles, los cuatro partidos catalanes que aprobaron en el Parlament el proyecto del nou Estatut negocian con el Gobierno los retoques que exige el texto para, en su caso, poder someterlo a la aprobación del Congreso. Se han instalado en una jaima y así, en un indeseable fruto del pacto que mantiene en su asiento presidencial a José Luis Rodríguez Zapatero, negocian como mercaderes en tránsito y no como representantes populares establecidos. Esa es una de las muchas deformaciones que la partitocracia ha ido introduciendo en el sistema para desvirM. MARTÍN tuarle y hacer de las CáFERRAND maras algo más cercano a las representaciones teatrales que a un escenario para el debate, la búsqueda y el acuerdo. En esas estábamos cuando, de repente, y sin más aviso que el del órgano oficioso de la expresión socialista, el Gobierno aparece con un texto articulado y alternativo al elaborado en Cataluña y sostenido por los integrantes del tripartito que allí gobierna junto con el sobrevenido entusiasmo de CiU. Algo que se nos escapa ha debido producirse en los subterráneos del poder y, a bote pronto, parece que a Zapatero le han quitado la manija con la que se conduce el invento. Recuérdese que el presidente, después de haber prometido asumir en Madrid lo que se aprobara en Barcelona, no hace mucho, llamó a Artur Mas para que sumara sus fuerzas a las aglutinadas en torno al PSC y, de tal manera, fortalecer el proyecto de renovación estatutaria. Ahora o nunca dijo entonces Zapatero; por lo que se ve, en derroche de frivolidad. La alternativa gubernamental al proyecto del Estatut, además de desdecir a Zapatero, parece recortar notablemente muchas de las aspiraciones- -tan insensatas como inconstitucionales- -que salieron del trabajo en el Parlament, en donde la seña separatista y el empuje republicano de ERC han tenido, desde la minoría, poder de arrastre de las mayorías. Veremos cuáles son sus efectos y consecuencias si Cataluña no es reconocida como nación y si se reducen notablemente las competencias exclusivas, y excluyentes, en cuya demanda viene radicalizándose el nacionalismo soberanista catalán con la complacencia de quienes no llegan a tanto y o, como en el PSC, no se sabe si son carne o pescado. ¿Quién le ha quitado la manija a Zapatero? Cabe pensar que los mandamás del PSOE, tan inquietos como los que no lo somos ante la vertiginosa fuerza centrífuga de los acontecimientos, ha reaccionado y, con la mayor discreción, quieren recomponer el equilibrio de fuerzas que, desde cualquier posición partidista sensata, debe equilibrar la del Estado con las de todas y cada una de sus partes. Si es como sospecho y parece, se habrá dado un gran paso hacia la meta de una España gobernable y gobernada. L UN TRISTE RÉCORD El autor analiza el imparable déficit de la Balanza por Cuenta Corriente, uno de los más inquietantes problemas de la economía española. Para corregirlo propone contener la demanda, con un presupuesto restrictivo, y elevar nuestra flexibilidad productiva y competitividad E L déficit de la Balanza por Cuenta Corriente española se ha agudizado hasta niveles alarmantes, elevándose su déficit en el 7,5 por 100 del PIB en los ocho primeros meses del año, con lo que se sitúa, desafortunadamente, a la cabeza de los países de la OCDE, en términos relativos. Esta evolución se debió, en parte, al deterioro del saldo de la balanza de rentas, pero principalmente, a la ampliación del déficit comercial. Según datos del Banco de España, entre enero y agosto éste fue superior en un 40 por 100 al registrado el mismo período del año anterior, como resultado de un crecimiento de las importaciones mucho más intenso que el de las exportaciones. Conforme a las últimas cifras del Ministerio de Industria, las ventas al exterior parecen haber experimentado un repunte en septiembre, aunque aún es pronto para saber si esto supone el inicio de un cambio de tendencia o si se trata simplemente de un resultado aislado. El desequilibrio por cuenta corriente se explica por la ampliación, especialmente en los dos últimos años, de la diferencia entre el ahorro nacional y la formación bruta de capital, cuyo origen se encuentra en el diferencial de crecimiento entre ambas variables. El raquítico ascenso del volumen de ahorro en comparación con el de la renta disponible, que refleja el excesivo vigor del consumo, ha dado lugar a una drástica caída de la tasa de ahorro en 2004 y probablemente también en 2005. Los factores que se encuentran detrás de esta evolución son los tipos de interés reales negativos, el fuerte crecimiento del empleo y el efecto riqueza derivado de la revalorización de los activos tanto reales (vivienda) como financieros. La formación bruta de capital, por su parte, ha crecido de manera significativa en relación a la renta bruta disponible en el mismo período de tiempo, dando lugar, en concurrencia con el factor anterior, a un incremento de la necesidad de financiación de la economía. Dicha necesidad de financiación frente al exterior, que asimismo equivale a la suma de las balanzas por cuenta corriente y de capital, es por tanto, el resultado de un consumo elevado, y consiguientemente de un ahorro escaso, unido al ascenso de la formación bruta de capital. Si analizamos la evolución de estas variables por sectores institucionales, se advierte que la mejora de la posición financiera del sector público ha sido contrarrestada por el deterioro de la de empresas y hogares. El sector público ha reducido en los últimos años sus necesidades de financiación hasta prácticamente cero gracias a la consolidación presupuestaria, mientras que las empresas no financieras han profundizado, especialmente en los dos últimos años, su necesidad de financiación como resultado del aumento de su FBCF. Los hogares, por su parte, han pasado de una situación en la que proporcionaban financiación al resto de la economía, al disponer de un volumen de ahorro bruto superior a sus inversiones, a una situación en la que demandan financiación, -Creo que todo el prestigio de Gobierno elegante que obtuvimos posando para Vogue se lo acaban de cargar José Luis y Moratinos con sus calcetines cortos.