Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura MARTES 20 12 2005 ABC Francia discute una Ley de Propiedad Intelectual que pretende un control policiaco de Internet, que criminaliza el software que no soporte un Control de Derechos Digitales y que prohíbe hacer compilaciones en casa o prestar un CD o un DVD a un amigo Los monopolios quieren devorar la Red TEXTO: JOSÉ MANUEL COSTA MADRID. La Asamblea Francesa, utilizando el procedimiento de urgencia, está a punto de aprobar una Ley de Propiedad Intelectual que representa no sólo la criminalización de acciones que hasta el momento podían realizarse sin ningún problema, sino que impone a los proveedores de Internet la obligación de controlar el flujo de la Red en busca de contenidos protegidos Tal vez haya quien piense que estas nuevas formas de control y criminalización sólo afectan a chavales que intercambian música. No es así. Hoy en día gran parte de nuestros datos navegan por Internet y si se establece la obligatoriedad de controlar algo como los derechos de autor, nada impide que mañana mismo sea rutinario controlar nuestros movimientos bancarios o nuestros correos electrónicos privados. Y esto que sucederá en Francia (muy probablemente el día 22) será aún más duro en España si se aprueba la Ley de Propiedad Intelectual actualmente en trámite parlamentario. La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) no tiene el menor empacho en espiar me- diante vídeo una boda (prueba admitida ayer por un juzgado de Sevilla) ¿por qué no habría de espiarnos digitalmente? Pero vayamos por partes. La ley francesa, que responde ni más ni menos que a las aspiraciones máximas del conglomerado mediático Vivendi Universal y de la sociedad de autores francesa SACEM, constituye todo un catálogo de horrores, parte de los cuales será casi imposible de cumplir, pero algunos de cuyos aspectos suponen verdaderos atentados contra la libertad y la intimidad de las personas. La indignación contra la ley no surge sólo de unos cuantos franceses alternativos agrupados en EUCD. El semanario más sesudo del mundo, el alemán Die Zeit denunciaba escandalizado cómo, en primer lugar, la ley prohibirá la utilización de cualquier software que pueda ser utilizado para la transmisión de contenidos protegidos en Internet y que no soporten un Control de Derechos Digitales (CDD) Esto incluye prácticamente todo los browsers, programas de FTP, mensajería instantánea o telefónica, programas P 2 P... Otro punto es que todas las emisoras de radio o TV en Internet, una vía de futuro, estarán obligadas a emitir únicamente programas protegidos por CDD. Da igual que sea música no controlada por la SACEM, de la retransmisión de un concierto de noveles o del cumpleaños familiar. La tercera disposición denunciada por Die Zeit es aun más asustante: los proveedores de Internet se verán obliga- Varias discográficas piden al Gobierno de EE. UU. que aplique la ley antiterrorista para controlar el intercambio de archivos El proyecto de ley francés pone fuera de uso el 80 por ciento de los actuales programas dos a vigilar todo su tráfico para vigilar posibles infracciones de los derechos de autor. Quien no cumpla se enfrenta a la cárcel y o multas de hasta 300.000 euros. Hay mucho más, porque ni siquiera la publicación alemana puede abarcar toda la riqueza de la nueva ley. Además de lo anterior, quedará prohibido hacer compilaciones propias, transferir canciones de un CD (propio) al formato mp 3, prestarle un CD o un DVD a un amigo, leer un DVD en el ordenador con un software gratuito... Todo ello asimismo bajo penas de cárcel. La ley, aparte de poco práctica y de poner fuera de circulación un 80 de los programas actualmente en uso, viene a suponer una criminalización directa de actos que, en el peor de los casos, constituyen ahora una falta o un delito civil. Limita de forma prodigiosa la utilización de algo que uno ha adquirido e introduce sistemas de vigilancia sólo utilizados en la lucha antiterrorista. ¿Suena exagerado? No lo es. Varias compañías discográficas han solicitado del Gobierno norteamericano que aplique la ley antiterrorista para controlar a quienes