Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 12 2005 55 La Ley de Propiedad Intelectual que se discute en Francia prohibirá casi totalmente el uso privado de Internet COLECCIONISMO El coleccionismo español tiene que despegar mucho más, pero hay que ayudarlo. ARCO ha hecho mucho y tiene que seguir haciendo mucho BASILEA ARCO nunca se va a parecer a Basilea, porque esto no es Basilea. Sobre todo hay que saber dónde se está. Esto es España y Madrid OBJETIVOS Hay que popularizar la cultura sin perder la exclusividad y fomentar el mercado. Una feria funciona cuando se vende PERIFERIA No hay que olvidarse nunca de la periferia; yo reivindico la periferia. Para una galería de San Sebastián, por ejemplo, es vital estar en ARCO tado muy cerca de las galerías, del mercado del arte, del mundo del coleccionismo... Aún es pronto, dice, para hablar de prioridades en su gestión, aunque es una mujer que parece tener las cosas bastante claras. ¿Continuidad o ruptura con la gestión llevada a cabo por Gómez- Baeza? Prefiero hablar de evolución, pero hay que ir poco a poco ¿Cómo será el ARCO de 2007? Lo tiene en la cabeza. Será distinto- -responde- Pero todos son distintos También quiere insistir cuando tome las riendas de la feria en su profesionalización, ya puesta en marcha por Rosina: Mantener ARCO como está, o conseguir que vaya incluso mejor, es un reto. Pero no se trata de que vayan 200.000 visitantes. Como si van 300.000. Eso está muy bien, me parece estupendo. Art Basel Miami ha tenido 36.000 visitantes, pero, claro, la millonada de dólares que han vendido... ARCO tiene que ser hábil. La competencia es muy dura. Frieze, en Londres, por ejemplo, es muy potente. Son poquísimas galerías y los jeques árabes compran como churros La competencia, dice, es buena, siempre que profesionalices En Marlborough los coleccionistas venían a comprarte cuadros de 20 millones y en DV, para vender uno de 3.000 euros tenías que hacer mucho esfuerzo. Pero era un trabajo más creativo Uno de sus objetivos al frente de ARCO a partir de 2007 será, sin duda, fomentar el coleccionismo. En su opinión, el coleccionismo español tiene que despegar mucho más, pero hay que ayudarlo. ARCO ha hecho mucho y tiene que seguir haciendo mucho En esta línea, piensa que la feria ha ayudado a situar no sólo a España en el contexto internacional, sino incluso al propio país. ¿Cree que ha sido el gran escaparate español? El comienzo de ARCO coincidió con el despegue de España. No en vano han ido como en paralelo. ARCO ha acompañado a España en su desarrollo cubriendo el área cultural que no cubrían otras instituciones Una apasionada del arte N. P. Un difícil equilibrio Otro de los caballos de batalla de la feria ha sido siempre la presencia de las vanguardias históricas y el arte contemporáneo. Lograr el equilibrio justo en los pabellones 7 y 9 no parece tarea fácil que contente a todos. Yo he trabajado en un abanico muy amplio- -comenta- Marlborough es una galería más clásica, de artistas más consagrados; DV era también muy local, con lo bueno que tiene ser local, que yo lo reivindico; y Manifesta, que es radicalmente contemporáneo y muy arriesgado Es de suponer de sus palabras que habrá sitio para todos. Durante el tiempo que estuve en el comité organizador de ARCO- -recuerda- -había un tanto por ciento mínimo para galerías dedicadas a la vanguardia histórica. Está en el reglamento. Pero Basilea también lo tiene: la parte de abajo es como un museo a la venta ¿Quince años de trabajo en galerías le servirán para entender muy de cerca lo que reclaman en ARCO? Yo creo que sí, muchísimo. Seré una aliada de las galerías. He sido quince años galerista, sé cómo se vive en una galería multinacional como Marlborough, y en una pequeñita de provincias. No hay que olvidarse nunca de la periferia; yo reivindico la periferia. Para una galería, por ejemplo, de San Sebastián es vital estar en ARCO Su objetivo principal será, dice, fomentar el mercado. Al final una feria funciona cuando se vende. Ahí está Basilea ¿Le gustaría que se pareciera a Basilea? ARCO nunca se va a parecer a Basilea, porque esto no es Basilea. Sobre todo hay que saber dónde se está. Esto es España y Madrid. Y tiene cosas que no hay en otros sitios del mundo. Hay que hacer una feria adaptada a la realidad del país con muchísima pretensión internacional, como se ha tenido hasta ahora, pero sabiendo dónde estás. Eso lo he aprendido de Manifesta. Lo bueno que tiene es que, como cada edición cambia de sitio, hay que inventarla cada dos años En su opinión, hay que potenciar el país. La parte popular de ARCO es porque España es así Su intención, popularizar la cultura sin perder la exclusividad, aunque parezca contradictorio Esta donostiarra, nacida en 1961, casada y madre de dos hijos, mantiene desde hace 25 años un idilio apasionado con el arte. Su formación académica le llevó hasta las Universidades de Salamanca y Barcelona. Tras licenciarse en Historia del Arte- -su tesina versó sobre el Museo de San Telmo de San Sebastián- se marchó a Florencia para completar estudios en museología y crítica de arte en la Università Internazionale dell Arte. Unos estudios que pudo poner en práctica en 1989 en la Universidad de Deusto como profesora del curso Gestión y organización de museos dentro del Máster Museología y Gestión Cultural Lourdes Fernández Fernández ha tenido la oportunidad, a lo largo de su trayectoria profesional, de ver los toros desde la barrera, desde el tendido, y hasta incluso a pie de albero. Ha lidiado en muchas y complicadas plazas. Por ejemplo, pudo conocer de primera mano el funcionamiento de uno de los principales museos del mundo, el d Orsay de París, como asistente de investigación en distintas áreas, entre 1986 y 1987. Además, viajó a Montreal, donde hizo prácticas en una empresa dedicada a organizar museos y exposiciones. Tampoco le son ajenos los medios de comunicación, pues entre 1988 y 1989 colaboró con Euskal Telebista: como asesora de artes plásticas en el programa cultural Fahrenheit y, más tarde, como redactora y asesora de arte y cultura para el programa Cuarto creciente que dirigía Andrés Aberasturi. Lourdes Fernández, en Manifesta 5 trabajos de rehabilitación de la nueva sede de la galería, que llevó a cabo Richard Gluckman. Miembro del Consejo Internacional de Museos (ICOM) desde 1987 y del jurado que otorga los Diplomas de la Escuela de Bellas Artes de Burdeos, formó parte entre 1999 y 2002 de la Comisión Ejecutiva de la Fundación Balenciaga en Guetaria, años en los que se gestó el museo dedicado al modista en su ciudad natal. Su relación con ARCO no se limita a sus experiencias en DV y Marlborough, sino que también fue miembro del comité organizador de la feria en 2000 y 2001. Los dos últimos proyectos en los que se ha embarcado Lourdes Fernández han sido de gran envergadura, ambos en San Sebastián. Por un lado, Manifesta 5, la Bienal Europea de Arte Contemporáneo que se celebró en la capital donostiarra en 2004 con gran éxito de crítica y público (más de 100.000 visitantes) Por otro, organizó el programa de coleccionistas internacionales en la Feria Internacional de Fotografía y Vídeo Contemporáneo DFOTO II. Se ha dedicado a la asesoría y consultoría de arte contemporáneo y exposiciones en ConArte S. L. y ha sido nombrada responsable de la puesta en marcha de la estrategia para el futuro de la Colección Artística ABC. Amante del riesgo La gestión cultural siempre ha parecido atraer a la nueva directora de ARCO: basta echar un vistazo a su currículum para comprobar que le gusta arriesgarse con nuevos retos. En sus inicios profesionales ganó un concurso por oposición para dirigir el Departamento de Cultura del Ayuntamiento de Tolosa, cargo desde el que tuvo la opción de poner en marcha la rehabilitación del Palacio Aramburu. Más tarde decidiría animarse a crear sus propias empresas. Cofundadora de K 6 Gestión Cultural- -empresa de gestión y organización de museos y exposiciones- puso en marcha y dirigió la galería DV en San Sebastián (promovida por El Diario Vasco y Vocento) que se ha hecho un hueco en el panorama español e internacional. Pero su incursión en el mundo de las galerías de arte se inició en 1989. Como adjunta a la dirección de Marlborough, participó en el montaje de exposiciones tan destacadas como una monográfica de Bacon. Además, pudo supervisar los ARCO ha hecho mucho Recuerda Lourdes Fernández con muchísimo cariño su paso por la galería DV de San Sebastián, que ella puso en marcha y dirigió durante más de una década: Me costó mucho dejarla para irme a Manifesta, un proyecto internacional muy ambicioso. Era como mi niño, porque lo había hecho yo También guarda buenos recuerdos de sus cinco años en Marlborough. Y es que Lourdes Fernández ha visto de cerca las dos caras de una misma moneda: