Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 12 2005 11 Las defensas se desvinculan del juicio por videoconferencia a 56 proetarras que exige el Gobierno vasco Tres jóvenes, uno de ellos menor, asesinan a una indigente en un cajero de Barcelona prendiéndole fuego PEDRO SOLBES El vicepresidente segundo, que pasa por ser un técnico tiene sobre la mesa la difícil cuadratura del círculo de lograr para Cataluña una financiación en la que salgan las cuentas y que, al mismo tiempo, no subleve al resto de las comunidades Vicepresidente sobrevenido G. LÓPEZ ALBA Pedro Solbes es un vicepresidente sobrevenido en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, cuya idea inicial era que sólo hubiera uno- -mujer, para realzar su apuesta por la paridad- -y que la cartera de Economía la desempeñara Miguel Sebastián en pie de igualdad con los demás ministros. Pero, primero, Sebastián dio un paso atrás y, tras consultar con Luis Ángel Rojo, propuso a Zapatero que optara por Solbes, avalado también por Felipe González; y, después, Solbes condicionó su sí al pleno control del área económica- -el que no había tenido con González- lo que obligó a crear la vicepresidencia segunda. Último ministro de Economía de Felipe González, a Solbes se le atribuye el mérito de haber saneado las cuentas públicas con una política económica ortodoxa que vino a corregir las alegrías de la etapa de su predecesor, Carlos Solchaga, aunque tampoco se libró de que el PP le acusara de favorecer fiscalmente a amigos Tras la derrota electoral del PSOE en 1996, Solbes se aburrió durante algún tiempo como diputado de a pie, antes de que su nombre fuera consensuado para dirigir la comisaría de Asuntos Económicos de la Unión Europea, donde ya pensaba en su retiro definitivo de la política, en la que empezó con UCD hasta convertirse en un prototipo de funcionario de la política La elección de Solbes, a quien Zapatero ya había incorporado al comité de notables del que luego saldrían media docena de sus ministros, se presentó como una garantía de tranquilidad para el mundo económico y, de paso, como un aval Duran, Pujol y Mas presidieron ayer la comisión ejecutiva nacional de CiU EFE CiU y ERC mantienen su alianza para retirar el Estatuto unilateralmente El PSC pedirá amparo ante el Tribunal Constitucional si se hace efectiva la amenaza de solvencia para un Gabinete sin mucho recorrido en la gestión administrativa. Convertido por segunda vez por el PSOE en ama de llaves de la hucha nacional, si no media un cambio radical de criterio o una situación especialmente compleja, Solbes no repetirá cuando acabe la legislatura. Pero antes de que eso ocurra, tiene sobre la mesa la difícil cuadratura del círculo de satisfacer las pretensiones financieras de Cataluña sin hacer cesiones que excedan el marco de la Constitución ni soliviantar al resto de las Comunidades autónomas, especialmente a las gobernadas por los socialistas, que resultarían las más perjudicadas con las pretensiones del cuatripartito catalán. Y en el cajón guarda para el año próximo una reforma del IRPF que, según ha reconocido públicamente, no era de su entero agrado en la formulación del programa electoral del PSOE. b El nuevo reglamento, que volverá a votarse el jueves y entrará en vigor el 1 de enero, permitirá a convergentes y republicanos abandonar sin contar con el PSC I. A. BARCELONA. El Pleno del Parlamento catalán aprobará el jueves- -si un nuevo error en las votaciones no lo remedia- -el nuevo reglamento de la Cámara que, en los términos pactados por CiU y ERC, permitirá a estas dos formaciones retirar el Estatuto de su trámite parlamentario en las Cortes sin tener que contar con el apoyo del PSC. Una posibilidad que cobra nueva fuerza tras la presentación de la propuesta de financiación autonómica oficializada este fin de semana por el ministro de Economía, Pedro Solbes, que ha llevado a CiU y a ERC a amenazar de nuevo con la retirada del texto. El PSC difícilmente apoyará un desaire así al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pero con el nuevo reglamento, a partir del uno de enero los socialistas no serán necesarios para retirar el texto. La comisión parlamentaria que ha debatido el proyecto aprobó ayer de nuevo el dictamen, en el que se recoge el polémico artículo 123.8 tal y como lo pactaron CiU y ERC, lo que implica que el Estatuto podrá ser retirado por mayoría absoluta y no será necesaria la mayoría de dos tercios exigida para aprobar el proyecto. El viceprimer secretario del PSC, Miquel Iceta, ya ha dejado claro que, en caso de hacerse efectiva la amenaza, su formación presentará recurso Denuncian que el texto ampara el aborto y la eutanasia La plataforma Pacto por la Vida y la Dignidad- -que agrupa a 93 organizaciones sociales, familiares, culturales y religiosas de Cataluña- -aprobó ayer una Declaración sobre la reforma del Estatuto en la que se afirma que el texto es ideológicamente doctrinario y prefigura una concepción de la sociedad (laica) no compartida por muchos catalanes Las entidades arremeten contra el proyecto porque ampara realidades incluso delictivas como el aborto voluntario o la eutanasia y denuncian el olvido de la familia y de la religión. Guiño de Carod a Zapatero ante las críticas del PP: Es un gran persona; educada, correcta, civilizada e, incluso, cordial el Ejecutivo se mostrará bastante inflexible y no rebajará mucho su listón. La impresión entre los socialistas es que el cuatripartito podría ceder terreno en su aspiración de gestionar todos los impuestos, pero no quiere re- nunciar a fijar la cuota de solidaridad de Cataluña con las demás autonomías. En el PSC, el más optimista del cuatripartito hablan de marcaje de territorios y de base para el acuerdo pero sobre todo están confiados en que la sintonía personal de años entre Solbes y Antoni Castells, consejero de Economía catalán, abrirá puertas ahora cerradas. En esa línea se pronunció el número dos del PSOE, José Blanco, quien, si bien eludió comentar el ataque de Maragall a la propuesta del Gobierno, argumentó que el texto de Solbes es un buen punto de partida de amparo ante el Tribunal Constitucional. Será el último recurso del PSC en este ámbito. Subvención de ERC ERC desmintió ayer que su secretario de Organización, Xavier Vendrell, aprobara la subvención de 30.000 euros recibida por la Fundación Josep Irla como secretario general del consejero jefe de la Generalitat. La formación puntualizó que Vendrell pidió la subvención como presidente de la Fundación cuando todavía no formaba parte del Gobierno catalán y cuando entró en el Ejecutivo ya se había aprobado esta ayuda.