Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 12 2005 Opinión 7 ¿Qué socios va a tener que no desnaturalicen su proyecto? ¿Izquierda Unida? ¿Los partidos nacionalistas? Es evidente que no están por la labor, y ERC ha pedido, y obtenido de Zapatero, una política de aislamiento del PP. Representantes de pocos cientos de miles de votantes propugnan el aislamiento de cerca de diez millones y el partido gobernante les sigue la corriente porque ésa es también su esperanza: la única manera segura de no perder las elecciones consiste en no tener rival. Pero, ¿desde cuándo no tener socios es estar solo? Los analistas de encuestas, después de leer los datos que arroja la publicada por la revista Temas, orientada por Alfonso Guerra, hablan de empate técnico en unas hipotéticas elecciones convocadas para hoy mismo. Al parecer, aquel sector que no forma parte del caudal fijo de cada partido y que cambia el voto al hilo de los acontecimientos se decantaría hoy hacia el PP en mayor proporción que hace año y medio. Pero los resultados del 14- M ya fueron empate técnico, los desastres de Zapatero en brevísimo tiempo son incontables, y Rajoy afirma de día en día, sobre todo a partir de su labor parlamentaria, un liderazgo sin fisuras: no es difícil contrarrestar los efectos de un discurso estrictamente ideológico, pero es casi imposible ir en contra del sentido común, del que Rajoy anda sobrado. LA ESPUMA DE LOS DÍAS ZORRERÍAS AS copas de Navidad han pasado de ser un gesto de cortesía a una costumbre social que empieza a amenazar seriamente la salud de los periodistas. En los últimos años se han multiplicado las convocatorias y la noche del 24 de diciembre nos pilla a todos hartos de cava y de canapés. Este año además llegamos empachados de cábalas y de porras con apuestas sobre los hechos más variados; desde la OPA de Gas Natural, al futuro del Estatuto, el calendario electoral o la posible tregua de ETA; cualquier cosa que no sea el fútbol. Lo único más o menos previsible hoy es un nuevo triunfo del Barça en la Liga, todo lo demás está en el aire. España es en una gigantesca porra, un interrogante tan luminoso como CARMEN los adornos de Navidad. MARTÍNEZ La pura incertidumbre. CASTRO Estamos en lo que los cursis denominarían como una situación completamente fluida; aunque más que fluida resulta torrencial: todo está en marcha, a toda velocidad y hacia no se sabe dónde. ¿Saldrá el Estatuto? Sí, pero con la financiación recortada... No, lo retirará Maragall... ¿Maragall? Maragall está acabado... ¿Maragall acabado? ¡Pero si es el presidente de la Generalitat! Da lo mismo; está acabado... ¿Y qué va a suceder con ERC? Zapatero se ha dado cuenta de que son desleales; los cambiará por CiU... ¿Pero CiU va a renunciar a la financiación a la carta? Todo es negociable... ¿Y el PSC? ¿y Carod? ¿y ETA? ¿y el PSE? Demasiadas preguntas incluso para ese Zorro que habita en La Moncloa. Lo de Zorro no es ocurrencia mía, sino del secretario de Estado de Comunicación. El ubicuo y entusiasta Fernando Moraleda ha sentenciado este fin de semana que el presidente Zapatero ya no es ZP sino El Zorro. Un zafarrancho de zetas donde no hay cabida ni para el zángano ni para el zoquete ni para el zaíno. Moraleda podría haber buscado algún referente más rumboso, menos cinematográfico, aunque de más enjundia intelectual, pero era difícil: el idealismo del Quijote no tiene un final feliz, los héroes de nuestra historia son demasiado españoles, la mitología clásica se da de bofetadas con la LOE, Supermán es un imperialista yanqui y el capitán Trueno es un belicista insoportable. Sólo le quedaba El Zorro, esa mezcla hispana de astucia y afán justiciero que además se lleva al huerto a la Zeta Jones- -otra zeta más- La elección resulta inapelable: el rojo de Marie Claire le ha echado un par de tardes a Maquiavelo y se nos ha vuelto astuto, tanto como para hacernos creer que controla la situación actual. Un cuento con final feliz. Zapatero fue Bambi en la oposición, ahora ya es el Zorro y nos anuncian que acabará en Rey León, pero para entonces... ¡vaya usted a saber qué ha quedado de la selva! L ÁNGEL CÓRDOBA repiten una y otra vez, a lo largo del día o de la noche: si no consiguen convencer, vencerán, porque los objetivos hay que lograrlos como sea Rubalcaba, Blanco o la vicepresidenta hablan del PP por radio y televisión a toda hora. Mal, por supuesto. Mintiendo que el PP ha roto el pacto de Estado contra el terrorismo que ellos mismos han dinamitado, por ejemplo, o sosteniendo que Rajoy, Acebes, Zaplana y los demás se han convertido en portavoces de ETA. Y con el colofón obligado de que el PP se está quedando solo. Puro wishful thinking, deseo y pensamiento mágico. El PP está solo en el Congreso, es decir, no tiene socios. Si un problema tiene el PP como partido nacional en la oposición es el mismo que tiene España: la fragmentación a la que lleva la priorización de los intereses locales sobre los generales. No deberían los barones populares apuntarse a aquello de a ver quién es más gallego o más catalán, o más valenciano o más balear, cuando vivimos desde 1978 en un Estado federal, el de las autonomías, y el Gobierno pretende llevarnos a un modelo confederal- -asimétrico, Maragall dixit- deletéreo para España. No es en lo regional donde debe consolidarse el PP, sino en lo nacional. El voto al PP en las comunidades autónomas mal llamadas históricas es precisamente el de quienes no quieren ver reducidos ni su espacio, ni su identidad, ni confiar su capacidad de comunicación y su presencia en el mundo a una lengua de alcance limitado, cuando disponen de un poderoso instrumento común. Y no por falta de respeto a todas las formas de expresión, sino por pura eficacia en los intercambios. El PP no está solo, ni mucho menos, pero a menudo se sienten solos sus electores cuando el partido negocia y se define únicamente en lo local. PALABRAS CRUZADAS ¿Ganó o perdió España en la reciente cumbre de Bruselas? PERDEMOS EL TREN E quedo con el artículo de Moratinos antes que con las declaraciones del presidente. Mejor las palabras prudentes del ministro de Exteriores, cuando explica que se ha conseguido lo mejor que se podía conseguir, que la rueda de prensa triunfalista de un Zapatero que incluso habla de éxito español en Bruselas. De éxito, nada: los fondos para inmigración e investigación no pueden ocultar que nos hemos quedadomuy pordebajo delo que se pretendía, y que además los grandes han vuelto a darnos esquinazo y han defendido lo suyo mientras nos han dejado tirados en la cuneta, como reconocía el propio Blair, que decía que España había salido mal parada. Y tanto. Llevamos tiempo sin dar un palo al agua en Bruselas. Es evidente que la amPILAR pliación- -hecha precipitadamente y CERNUDA mal- -nos ha venido de pena, pero es evidente también que Zapatero no pelea con la energía y el saber de Felipe González o José María Aznar, que sabían moverse en Bruselas y aliarse con quienes debían aliarse, apartede que manejaban bien el toma y daca que es tan importante en ese tipo de foro. Los esfuerzos encomiables de Alberto Navarro- -merece un homenaje- -no seven respaldadosdespués por el buen hacer del presidente, al que ningunean incluso aquéllos a los que considera amigos. En la UE ahora pintamos muy poco, y es mal asunto porque el futuro de sectores importantes depende de que pintemos mucho. AH, PERO ¿ALGUIEN HA GANADO? ISGUSTA ver cómo nuestras fuerzas políticas pelean sobre un terreno que es de todos, el de la UE. Se lanzan, sobre los intereses ciudadanos, munición de pedigüeños patriotas de hojalata bobos solemnes lo que sea. Olvidan su deber de acordar una estrategia común para negociar lo que nos pertenece a nosotros, no a la clase política. La cumbre de la semana pasada seguro que no ha sido un éxito, como dice Zapatero, ni el fracaso total señalado por Rajoy. Todos han perdido, quizá los españoles algo más, en aras de una ampliación mal planificada. Nos hemos quedado sin parte de las ayudas europeas, pero no hemos entrado en el club de donantes, al menos, aunque estemos a punto de ingresar entre los más ricos, y a mucha honra. FERNANDO Urge ahora unificar esfuerzos para estar JÁUREGUI seguros de que Europa nos mira como a un solo interlocutor, no como a una jaula de grillos de cuya división se pueden obtener ventajas. Europa no es ya la idea romántica de Monet, ni España el país subdesarrollado de Franco. Afrontemos esta realidad de una vez desde Gobierno y oposición, condenados a entenderse en éste y en otros aspectos, aunque los políticos de turno se nieguen a asumirlo. Solamente así acabarán esas encuestas que demuestran el desapego de la opinión pública por sus dirigentes. No, no hemos sido los vencedores en la Cumbre, pero seguramente tampoco se pudo hacer mejor. ¿Es tan difícil reconocerlo? M D ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate