Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 20 12 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil INCENDIO DIALÉCTICO E BOLIVIA POPULISTA L A victoria de Evo Morales, además de un acontecimiento histórico que coloca por primera vez a un indígena al frente de Bolivia, sitúa al país ante un difícil dilema político: saber si las frágiles instituciones democráticas bolivianas serán capaces de sobrevivir al ímpetu populista que ha llevado al líder del Movimiento al Socialismo (MAS) a la presidencia de la república. Lejos de sorprender, la noticia del triunfo de Morales confirma lo que muchos venían augurando a la vista de los sucesivos pulsos que ha planteado a la democracia boliviana. En este sentido, su capacidad de maniobra populista ha ido progresivamente en aumento. Sus huelgas y boicots indigenistas no sólo han sido capaces de provocar la erosión del crédito de los líderes de los partidos tradicionales, sino que han colapsado en varios ocasiones la legitimidad de las propias instituciones representativas, tal y como se vio al forzar las diversas dimisiones presidenciales que se han producido enlos últimos tiempos. De esta manera, a pesar de la irreprochable victoria democrática cosechada el pasado domingo, lo cierto es que estamos más bien ante el desenlace que era previsible después del acoso y derribo populista al que Evo Morales ha venido sometiendo a la democracia boliviana desde en 1997 fuera elegido diputado con los votos de los cocaleros. Con su elección presidencial, el populismo indigenista surgido en los últimos años en Iberoamérica añade un nuevo frente de preocupación e inquietud dentro del escenario político que padece la cada vez más inestable región. El clima de optimismo que brotó en la década de los 90 y la esperanza de una plena normalización democrática empiezan a verse de este modo definitivamente desmentidas. En este sentido, el triunfo de Evo Morales, lejos de ser una oportunidad democrática proyecta sobre el futuro de Bolivia y el conjunto de Iberoamérica un complejo haz de incertidumbres. Sus primeras declaraciones públicas parecen confirmarlo. En su feudo electoral de Cochabamba ha esbozado delante de miles de seguidores un programa de gobierno en el que se condensan los argumentos programáticos y los guiños emocionales que han hecho posible la marejada política que lo ha aupado al poder. Después de invocar el comienzo de una nueva historia para Bolivia y de insistir en su habi- tual tono demagógico, ha defendido un cambio de las estructuras del país mediante una indigenización de sus raíces culturales con el fin último de erradicar- -según él- -los vestigios que aún perduran de la sociedad virreinal. En esta misma línea revisionista, ha propugnado también la derogación de las políticas económicas de corte liberal que fueron desarrolladas por los gobiernos de Sánchez de Losada y que han hecho posible que el país, a pesar de la inestabilidad mostrada desde 2003, exhiba dentro del conjunto iberoamericano una aceptable situación macroeconómica. De hecho, con una inflación ligeramente por encima del 3 por ciento, un tipo de cambio estable, una tasa de crecimiento del PIB cercana al 3,5 por ciento y un saldo neto en las exportaciones de 2.000 millones de dólares, Bolivia está en un buen momento para seguir profundizando en su apertura al exterior y hacer más sólido su modelo de crecimiento. Sin embargo, esta situación puede desbaratarse de golpe si prosperan las propuestas esbozadas por Morales en Cochabamba y que han venido acompañándole desde el comienzo de su campaña presidencial. En este sentido, ha vuelto a reiterar su defensa de una nacionalización de todos los recursos naturales de Bolivia, incluyendo el controvertido gas natural. Y aunque a renglón seguido ha querido matizar esta declaración admitiendo que su decisión estaría abierta a la participación de empresas extranjeras, lo cierto es que la caída de un 2,31 por ciento que experimentó ayer la cotización de Repsol en el Ibex de la Bolsa de Madrid evidencia que los inversores españoles no están muy confiados acerca del sentido último que encierran las palabras del futuro presidente de Bolivia. Más inquietantes son aún las palabras que ha dirigido a su vecino chileno ya que ha vuelto a reivindicar una salida al Pacífico, reactivando así el viejo pleito que mantiene con Chile. Esta circunstancia, unida a los piropos dirigidos a Hugo Chávez, no parecen propiciar un clima de demasiada tranquilidad para un país que ocupa un lugar estratégicamente capital dentro del corazón del subcontinente iberoamericano. Sobre todo porque, tras escuchar las declaraciones de Evo Morales, más de uno ha entrevisto con bastante nitidez cómo la larga sombra del caudillo venezolano se recortaba detrás de la silueta del nuevo líder de Bolivia. L grado de virulencia del paisaje político nacional se intensifica y el cruce de reproches sobrepasa, de largo, los límites de la legítima y lógica discrepancia. Los argumentos de fondo sucumben ante la frase hecha y los partidos se afanan en una absurda carrera por ver quién llega más lejos en la descalificación del adversario. El patriotismo de hojalata que Rodríguez Zapatero le dedicó a Rajoy encuentra respuesta en el bobo solemne que el líder del PP lanzó ayer al jefe del Ejecutivo. No hay límites; todo vale en un escenario sin reglas en el que unos y otros harían bien en bajar el tono. Y no porque sea Navidad, sino porque hay normas elementales de urbanidad de obligado cumplimiento. A la gravedad de la situación política sólo le faltaba ya el incendio dialéctico. Prudencia y contención. Antonio Fazio AFP FAZIO SE VA P TELEVISIÓN CON FRONTERAS A Comisión Europea acaba de presentar una propuesta para actualizar la directiva sobre Televisión Sin Fronteras, que data de 1989 y establece el conjunto de reglas aplicables al sector audiovisual. El nuevo proyecto no ha satisfecho la demanda de los consumidores, ni tampoco las necesidades de los operadores ni anunciantes. En un intento de situar el nuevo escenario audiovisual en posiciones equidistantes, a mitad de camino entre los intereses del público y las cadenas de televisión, el texto comunitario muestra la ambigüedad característica de quienes pretenden satisfacer a todas las partes para terminar por no contentar a nadie. La publicidad como fuente principal de financiación, única en el caso de las cadenas privadas, es el sostén vital de las emisiones televisivas, pero redactar una norma para establecer un nuevo límite publicitario- -se elevan hasta diecisiete los minutos de anuncios permitidos por hora de programación- -es reducir el hecho televisivo a un ejercicio puramente mercantilista, ajeno al valor de sus contenidos, porque también la publicidad ha de ser regulada, RESIONADO por el Gobierno italiano y por el Banco Central Europeo, el gobernador del Banco de Italia, Antonio Fazio, renunció ayer a su cargo vitalicio. El turbio plan de intereses cruzados diseñado, en connivencia con Fazio, por determinados grupos bancarios y financieros italianos, empeñados en contrarrestar con malas artes y peores métodos las opas que el BBVA y el holandés ABN lanzaron el pasado año, colocó al máximo responable del instituto emisor de Italia en el centro de una tormenta política financiera de imprevisibles consecuencias. La entera credibilidad del sistema financiero italiano se ha visto deteriorada y Fazio, ya sin margen de maniobra, se ha visto obligado a dar el paso que le demandaba el Ejecutivo de Berlusconi. L más allá de su cuantificación estadística, para estimular a sus productores y volver a convertirla en una forma de comunicación que responda a las exigencias del espectador. Importan los números, pero también el contenido y la calidad de una señal televisiva que ha de ser considerada con el mismo tacto y rigor que los espacios informativos o de entretenimiento, adaptándola a las franjas horarias que delimitan los distintos grupos de edad, con especial atención a los menores. Las autoridades europeas tiene aún en la tramitación institucional de la directiva la oportunidad de preparar las condiciones para que el mercado termine siendo lo que debe ser y sus agentes reconozcan cuál es el marco cierto para su actuación y la de sus competidores, e identificar sin medias tintas las posibilidades que ofrece y unos límites que en ningún caso se deben traspasar, cuantitativos y, también, cualitativos. Y se debe hacer dialogando con el sector, buscando espacios de convergencia y escuchando a los consumidores sin coartar la libertad creativa de las cadenas. DISTENSIONES L frente de un nutrido grupo de colaboradores de Sadam Husein, las científicas responsables del desarrollo del armamento biológico del anterior régimen iraquí, la Doctora Germen y la Señora Antrax han sido liberadas pese a figurar, en su día, en la lista de los iraquíes más buscados por las tropas norteamericanas. Las elecciones celebradas la pasada semana parecen haber marcado un punto de fuga sobre el paisaje de la postguerra de un país en cuya lenta y complicada democratización aparecen gestos de distensión por parte de Estados Unidos y de las autoridades nacionales, decididas a acelerar un proceso enquistado desde hace demasiado tiempo. A