Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Economía TERMINA LA CUMBRE DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL COMERCIO LUNES 19 12 2005 ABC (Viene de la página anterior) Tanto estos paralelismos señalados por los Veinticinco como los monopolios estatales de exportación vigentes en Australia, Canadá y Nueva Zelanda, serán revisados, como muy tarde, el 30 de abril de 2006, por lo que la OMC tendrá que cerrar dichos temas antes de finales de ese año, plazo límite previsto en la Ronda de Doha. Por su parte, Gonzalo Fanjul, uno de los representantes de la ONG Oxfam- Intermón, denunció que los países pobres eran los grandes perdedores de la cumbre, puesto que las ayudas a la exportación sólo representan el 3 de los 45.000 millones de euros que la UE destina al campo comunitario en medidas proteccionistas que impiden el desarrollo de las naciones menos avanzadas Con este acuerdo, España perderá unos 150 millones de euros, una pequeña parte de los 6.600 millones que percibe ahora de la UE en fondos para la agricultura. Además, la declaración final de la cumbre fija en 2006 la supresión de las ayudas a la exportación para el algodón, pero sólo se compromete a avanzar en la abolición de los subsidios internos que EE. UU. sigue concediendo a dicho cultivo. Tan pequeño progreso resultó claramente insuficiente para los principales países productores- -Mali, Benin, Burkina Faso y Senegal- que amenazaron con hacer naufragar el acuerdo y retrasaron varias horas su firma. A esta incertidumbre se sumaron Cuba y Venezuela, que incluso incorporaron al documento final sus objeciones a los anexos de servicios y acceso a los mercados de los productos no agrícolas. Policías de Hong Kong que intervinieron para disolver las manifestaciones de protesta contra la OMC REUTERS Un español entre los 900 detenidos por las violentas manifestaciones antiglobalización El gallego Xosé Ramón Cendán fue arrestado por los disturbios del sábado los activistas en medio de una autopista y esperó a capturarlos hasta las tres de la madrugada, por lo que el desalojo se prolongó hasta el mediodía P. M. D. ENVIADO ESPECIAL HONG KONG. Entre los 900 detenidos por la violenta marcha antiglobalización que paralizó Hong Kong el pasado sábado, figura un español. Se trata del gallego Xosé Ramón Cendán, un miembro del Sindicato Labrego Galego perteneciente también a la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) Junto a él, fue arrestado un súbdito británico, Paul Nicholson, afincado en el País Vasco. Ambos fueron trasladados a dependencias policiales después de que los agentes antidisturbios sitiaran a los manifestantes en medio de una autopista cercana al centro de convenciones de la cumbre, que previamente habían intentado tomar al asalto. Una vez rodeados, la Policía esperó hasta las tres de la madrugada del domingo para trasladarlos a comisaría, por lo que el desalojo de la carretera se prolongó hasta el mediodía de ayer. A pesar de la violencia demostrada durante la marcha, las detenciones se produjeron de manera ordenada y los activistas colaboraron con los agentes. De hecho, sólo entonaron apagadas consignas, como Abajo la OMC o La agricultura fuera de la OMC cuando eran conducidos a los furgones policiales. La mayoría de los manifestantes eran campesinos radicales surb La Policía rodeó a G- 90, el club de los pobres Agrupados en torno al denominado G- 90, este club de naciones pobres también protestaba contra las cláusulas especiales introducidas en la apertura total de los mercados para los 32 países menos desarrollados. A instancias de EE. UU. esa liberalización será del 97 y dejará fuera a un 3 de productos especialmente sensibles, como las prendas textiles de Bangladesh o el arroz de Camboya, que representan buena parte de las exportaciones de ambos Estados. Pero la declaración final de la cumbre deja en el aire otras cuestiones de gran importancia, como la abolición de las ayudas internas a la agricultura y el levantamiento de las tarifas aduaneras que gravan las exportaciones de los países menos desarrollados. Además de no ofrecer avances significativos en la liberalización de los mercados de bienes industriales y servicios por parte de los países en vías de desarrollo, tampoco recoge la protección de las denominaciones de origen que había solicitado la UE, por lo que habrá que esperar al encuentro del próximo año para comprobar si la Ronda de Doha se cumple a tiempo o no. coreanos- -famosos por su dureza y por sus tácticas de guerrilla urbana- -y granjeros filipinos, pero también había un par de ciudadanos franceses. No en vano, uno de los cabecillas de la manifestación era José Bové, el agricultor galo que se convirtió en un símbolo del movimiento antiglobalización tras ser condenado a tres meses de cárcel por destrozar un restaurante de la cadena norteamericana de comida rápida McDonald s en 1999. Una manifestación más pacífica Debido a los graves disturbios registrados durante la protesta, todos los detenidos han sido acusados de infringir las leyes de Hong Kong y hoy lunes serán puestos a disposición judicial. Por ese motivo, ninguno de los arrestados pudo acudir a la manifestación que se celebró ayer en la antigua colonia británica. Con la ausencia de buena parte de los alborotadores que protagonizaron los serios incidentes del sábado, los más importantes en la antigua colonia británica desde hace décadas, la movilización de ayer discurrió dentro de una cierta normalidad. Los únicos momentos de tensión se vivieron cuando un grupo perteneciente a la Federación Avanzada de Granjeros Coreanos, que ha trasladado a unos 1.500 agricultores a Hong Kong para protestar contra la apertura del mercado del arroz en su país, se plantaron frente a la barrera del perímetro de seguridad que rodea a la cumbre. El jefe ejecutivo de Hong Kong, Donald Tsang, no ha dudado en calificar estos hechos como inaceptables por lo que a los arrestados se les ha pedido que firmen una declaración de culpabilidad a la que se han negado en bloque. La violencia no es lo que practican los campesinos, sino lo que ocurre dentro de la OMC replicó François Dufour, representante del colectivo francés Confédération Paysanne. Una ciudad en estado de máxima alerta Los habitantes de Hong Kong, poco acostumbrados a manifestaciones violentas, tardarán mucho tiempo en olvidar la cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC) No sólo por los graves disturbios registrados el pasado sábado, sino también por la proyección internacional como sede de tan trascendental encuentro y por los indudables beneficios económicos que le han reportado los 5.890 delegados que han asistido a la reunión y los 2.900 periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión que han cubierto dicho evento. A pesar de estos beneficios, la sociedad de la antigua colonia británica se encuentra dividida ante la celebración del foro de la OMC, ya que la ciudad ha permanecido en estado de máxima alerta durante toda la semana y hasta las clases fueron interrumpidas.