Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid LUNES 19 12 2005 ABC Llegó a la Secretaría General del PP de Madrid a regañadientes, y tras unos meses de decepción entre los militantes por no cumplirse las expectativas, el número dos del partido se remangó y pronto sumó dos éxitos políticos, en el caso Majadahonda y el caso Bono El despegue de Granados TEXTO: MARIANO CALLEJA MADRID. El viernes por la noche cenó en Pinto, Titulcia y Torrejón de Velasco; el sábado, en Ciempozuelos, Humanes y Torrejón de la Calzada. Tres cenas por día (a plato por pueblo) durante todo el mes de diciembre. El secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, se está pateando la región de arriba abajo para llegar hasta el último pueblo y hacer un diagnóstico lo más certero posible de la situación ante el último año de legislatura. Atrás han quedado los meses de la decepción, en los que muchos militantes de la región sintieron que el cambio en la dirección del PP de Madrid, en noviembre de 2004, apenas había resuelto nada, con un secretario general que llegó al puesto tras una salida forzosa de la Consejería de Infraestructuras y Transportes y que dejó más que claro que no se encontraba a gusto. Eso ya es historia. Durante el verano se produjeron varias reuniones que han resultado decisivas. En ellas, tanto la presidenta del partido en Madrid, Esperanza Aguirre, como el número dos del Gobierno regional, Ignacio González, transmitieron a Granados la necesidad de dar un fuerte impulso al partido y de que él cogiera las riendas en el día a día. El secretario general captó el mensaje y se puso manos a la obra. Podría decirse que la motivación, que se había tomado unas vacaciones, entró de golpe en su despacho. En ello influyó también que sus maltrechas relaciones con el vicepresidente González, a raíz de su salida de la Consejería de Transportes- -donde había logrado ser uno de los miembros del Gobierno con más protagonismo político y mediático- se normalizaron y los piques quedaron casi olvidados. Granados tenía ante sí dos asuntos en los que él, como secretario general, se jugaba mucho: por un lado, la denuncia del PSOE por supuestos delitos de prevaricación y tráfico de influencia en el concurso de dos parcelas públicas en Majadahonda; por otro, el caso Bono o la denuncia del PP por las detenciones de dos de sus militantes de Las Rozas por aparecer cerca del ministro de Defensa en unas imágenes durante la manifestación de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) en Madrid, en enero, en la que Bono aseguró que fue agredido. El caso Majadahonda bandera de la oposición de Rafael Simancas durante meses, acaba de ser archivado. Más aún, la mano derecha de Simancas, Ruth Porta, tendrá que declarar ante el juez por un supuesto delito de injurias y calumnias, después de que se admitiera a trámite una denuncia del PP contra los socialistas por sus acusaciones en Majadahonda. Granados ha salido así victorioso de este combate. La segunda batalla, la del caso Bo- José Folgado, candidato en Tres Cantos José Folgado, ex secretario de Estado de Presupuestos y de Economía dentro del equipo de Rodrigo Rato en los gobiernos de Aznar y actual diputado nacional, es uno de los vecinos más veteranos de Tres Cantos, donde reside desde 1983. El PP de Madrid le pidió que se hiciera cargo de la gestora que creó en esa localidad hasta la celebración de elecciones internas. Ahora, un año después Folgado es el más firme candidato del PP para las elecciones municipales de 2007 en Tres Cantos, según fuentes de la dirección de este partido. Otro de los grandes municipios con gestoras es Majadahonda, donde la presidenta es la ex ministra Elvira Rodríguez, quien sería bien vista también como candidata electoral, según señalaron las mismas fuentes, si bien reconocieron que ahora mismo es una posibilidad remota. Otro de los pesos pesados del PP que se hizo cargo de una gestora es Antonio Beteta, Alcorcón, aunque se descarta por completo que vaya a terminar como aspirante a alcalde de esta localidad. Beteta seguirá organizando el partido allí hasta que haya elecciones internas. Portavoces consolidados (En grandes municipios de la región donde no gobierna el PP) Leganés: Guadalupe Bragado Getafe: José Luis Moreno Torrejón: Pedro Rollán San Sebastián de los Reyes: Manuel Ángel Fernández Collado Villalba: Julio Henche Rivas Vaciamadrid: Roberto Bermejo Aranjuez: María José Martínez San Fernando de Henares: Eusebio González Pinto: Miriam Rabaneda no no le ha salido peor, después de que la Audiencia Provincial de Madrid decidiera abrir juicio oral contra tres policías por detención ilegal y falsedad en documento público, al ver que hay indicios más que suficientes para ello. Este caso le ha servido a Granados, además, para mostrar a los militantes del PP regional que el partido está con ellos, cerca y con sus problemas según comentaron fuentes de la dirección de esta formación política. Tras la detención de los militantes de Las Rozas María Antonia de la Cruz e Isidoro Barrios, y durante muchos meses, éstos han recibido continuas llamadas de Granados y Aguirre para interesarse por ellos y ofrecerles su ayuda. Y esto, entre los militantes, cala añaden las mismas fuentes. Más de 20 gestoras abiertas Granados se ha apuntado así dos tantos importantes. Pero él sabe que, en el PP de Madrid, queda mucho trabajo por hacer. De momento, siguen abiertas más de 20 gestoras en municipios grandes de la región, que tratan de poner orden en el partido y encontrar un presidente con el perfil adecuado. Otras se van cerrando, como la de Aranjuez, donde se acaban de celebrar elecciones, tras una lucha intestina entre los hermanos Cepeda (el ex alcalde contra el ex presidente del partido) y ha resultado ganadora María José Martínez, que tendrá como objetivo recuperar la Alcaldía. El PP madrileño sabe, también, que las elecciones en la Comunidad se ganan siempre por los pelos, pues la diferencia entre ellos y la suma de PSOE e IU es muy ajustada. Por eso, se ha marcado como objetivo subir en el sur y en el Corredor del Henares, zonas de la región donde la izquierda suele tener más peso. En el sur, el PP gobierna en Móstoles y Valdemoro, pero espera recuperar Alcorcón, ve posibilidades de ganar en Leganés, donde se va a volcar, y cuenta con tener una subida destacada en Getafe, por la pésima gestión de su alcalde, Pedro Castro, en la última legislatura En la otra asignatura pendiente, el Corredor, confían en mantener Coslada y Alcalá, lograr un subidón en San Fernando de Henares- -gracias, en parte, a su infatigable portavoz, Eusebio González, del que dicen que es el que más trabaja de todo el partido -y ganar en Torrejón de Ardoz. El PP tampoco quita ojo a Alcobendas y a San Sebastián de los Reyes, y le preocupa lo que pueda ocurrir en algunos municipios del noroeste, su feudo, por los efectos colaterales del caso Majadahonda Temen bajar, por ejemplo, en Las Rozas. Y luego están los municipios que dan dolor de cabeza a los dirigentes del PP por su especial dificultad, como Fuenlabrada y Parla, o por problemas internos, como Villaviciosa de Odón.