Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 19 12 2005 ABC Ariel Sharón sufre un leve infarto cerebral y se recupera favorablemente El hospital de Jerusalén en el que fue ingresado desmintió que hubiera perdido la consciencia ministro israelí, de 78 años, empezó a encontrarse mal en su despacho. Fuentes médicas indicaron que la rapidez con la que acudió al hospital fue decisiva HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. El primer ministro israelí, Ariel Sharón, sufrió ayer un infarto cerebral leve cuando se encontraba en su despacho y fue ingresado de urgencias en un hospital de Jerusalén. Según un parte médico divulgado a las diez de la noche, la vida de Sharón no corre ningún peligro y pronto será dado de alta. El subdirector del hospital Hadasa de Ein Karem, Yuval Weiss, desmintió informaciones que indicaban que Ariel Sharón perdió la consciencia durante al menos veinte minutos, que circularon durante dos horas y suscitaron una gran inquietud en Israel. Fuentes médicas indicaron que Sharón no tendrá que ser operado y aseguraron que por la noche el primer ministro conversaba tranquilamente con sus hijos y los miembros de su oficina más próximos en la habitación del hospital. Sharón, que el próximo febrero cumplirá 78 años, se hallaba trabajando en su despacho con una de sus secretarias cuando comenzó a sentirse mal Posteriormente se subió a su coche para seguir con el programa de la tarde previsto, pero enseguida insistió en que se seguía encontrando mal. Su vehículo cambió de dirección y se dirigió al hospital Hadasa de Ein Karem, uno de los más avanzados de Israel situado justo al sur de Jerusalén, donde Ariel Sharón ingresó cuando pasaban cinco minutos de las ocho de la tarde. Fuentes médicas indicaron que la rapidez con la que acudió al hospital fue decisiva para evitar daños cerebrales graves e irreversibles. b El primer por primera vez el subdirector del hospital, que hizo una pequeña declaración en la que afirmó que Sharon se encontraba consciente y estable que su vida no corría peligro y que le seguían realizando análisis y pruebas para determinar el alcance del infarto cerebral. Al hospital acudieron los dos hijos de Ariel Sharón, Guilad y Omri, así como las principales autoridades civiles y militares del país, que se interesaron por la salud del primer ministro. Su médico personal, que vive en Tel Aviv, viajó hasta Jerusalén para supervisar los análisis que le realizaron. Un cuarto de hora después de las nueve de la noche, fuentes médicas confirmaron que el infarto cerebral había sido leve y que el paciente hablaba con normalidad con los médicos e incluso había dado instrucciones. Las próximas horas serán decisivas explicaron los facultativos. El viceprimer ministro israelí, Ehud Olmert, asumió temporalmente las funciones de primer ministro y acudió al hospital Hadasa de Ein Karem para seguir de cerca la evolución de Ariel Sharón. Sharón se dirigió ayer a la Prensa antes de la reunión semanal de su Gabinete POOL Liberada la arqueóloga alemana secuestrada en Irak después de tres semanas de cautiverio GUILLEM SANS. SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. La arqueóloga y cooperante alemana Susanne Osthoff, secuestrada el pasado 25 de noviembre en el norte de Irak, ha sido liberada. Su hermano, Robert, comunicó la noticia a la cadena privada N- TV sobre las siete de la tarde de ayer y precisó que fue trasladada a la Embajada germana en Bagdad. Mi hermana tiene un corazón fuerte. Nunca quiso meterse activamente en política. Sólo quería ayudar declaró. La liberación fue confirmada poco después en Berlín por el ministro de Asuntos Exteriores alemán, FrankWalter Steinmeier. Según el ministro, los secuestradores tenían intención de liberar también al chófer de la arqueóloga. Steinmeier renunció a ofrecer detalles sobre las circunstancias de la liberación. Hoy no dijo. Osthoff, de 43 años y madre de una hija de 12, colaboraba desde la primera guerra del Golfo con organizaciones humanitarias de su país que se encargan sobre todo de llevar medicamentos a Irak. En abril de 2003, en la segunda guerra, transportó tres tone- Historial oculto Se da la circunstancia de que Sharón siempre se ha negado a hacer público su historial médico, a pesar de que algunos de sus rivales políticos se lo han exigido con insistencia durante las campañas electorales en las que ha participado, lo que en su momento suscitó un debate sobre la capacidad física del primer ministro. Según algunos testigos, Ariel Sharón entró en el hospital en una camilla y fue llevado al departamento de traumatología, donde le hicieron varias pruebas y análisis. La radio israelí informó de que el hospital había llamado previamente a algunos de sus mejores especialistas para que acudieran a atender al primer ministro israelí. A las nueve de la noche compareció Susanne Osthoff AP ladas de medicinas a Bagdad desde Jordania y se convirtió así en la primera civil en prestar ayuda a las víctimas de la guerra. Los retratos de Susanne Osthoff que la prensa alemana ha publicado desde el secuestro, basados en opinio- nes de sus familiares, la describen como una mujer muy suya que renunció a una vida convencional en Alemania para dedicarse a su gran pasión, la arqueología. Ha participado en excavaciones en una decena de países árabes, y en Irak lo hizo por primera vez en 1984. Osthoff, que habla árabe perfectamente y se convirtió al Islam tras casarse con un jordano, ha denunciado la destrucción del patrimonio arqueológico provocada por las bombas y el expolio. Susanne Osthoff es la primera alemana secuestrada en Irak desde la guerra. El gabinete de crisis que creó Berlín tras su desaparición no pudo disimular cierto alivio al constatar que los secuestradores no pertenecían, al parecer, a los terroristas que operan en nombre de Al Qaida en Irak, que han decapitado a varios rehenes occidentales. En un mensaje grabado en vídeo y enviado a la televisión pública alemana ARD en Bagdad, los secuestradores exigieron al Gobierno alemán que renunciara a toda colaboración con las autoridades iraquíes. Pedían que Alemania dejara de formar a nuevos efectivos de las fuerzas de seguridad iraquíes en los Emiratos Árabes Unidos. El semanario Focus informaba en su última edición de que Osthoff fue confundida por sus captores, que supuestamente se hacían llamar Ejército de los Muyaidines con una espía occidental.