Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 12 2005 Nacional 13 EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN Los pesos pesados del PP perfilarán en enero su estrategia parlamentaria para frenar el proyecto Rajoy los reunirá fuera de Madrid para decidir si debe convocarse una gran manifestación b En Génova están convencidos de que los socialistas no apoyarán la petición de IU para que el líder del PP comparezca en la subcomisión del Prestige CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Los intentos del Gobierno por resucitar el hundimiento del Prestige o nuestra presencia en Irak de la mano de Estados Unidos no parece que hayan afectado en el cuartel general de los populares, que minimizan, cuando no, directamente, desprecian, la influencia que este tipo de estrategia pueda tener para minar a las siglas de la gaviota. Tal era la tranquilidad que se respiraba en la dirección del PP y entre sus pesos pesados que ni Mariano Rajoy ni nadie suscitó esta cuestión en la reunión de maitines del pasado lunes ni en la que hubo del comité de dirección ese mismo día por la tarde. Sí se da por segura la convocatoria por Rajoy de un retiro espiritual cerca de Madrid para estudiar, entre otras cuestiones, una posible gran manifestación contra del Estatuto catalán. Convencidos de que tanto la intervención en la guerra de Irak como el Prestige tienen muy poco recorrido, el PP no ha diseñado contraestrategia alguna. No llegarán muy lejos si pretenden mantener así el pulso de la legislatura aduce un alto dirigente popular en referencia al Ejecutivo de Zapatero, y añade en referencia al Prestige que el tema, objetivamente, no se sostiene, es completamente accidental, no susceptible de crear inquietud Otro dirigente, éste miembro de maitines coincide en señalar que la respuesta es de tranquilidad seguro como está de que no pueden sacar nada que no se haya contado ya Además, tanto lo del Prestige como el apoyo de España a la intervención en Irak les suena a los ciudadanos a algo viejo En definitiva, el PP tiene amortizados ambos asuntos porque, entre otras cosas, ya les pasaron factura electoral, en mayor o menor medida, el 14 de marzo del año pasado. De Parador en Parador Es ya tradición que el líder del PP reúna un par de veces al año a los pesos pesados del partido- -más Pedro Arriola- -fuera de Madrid en un retiro que suele durar dos días. El escenario elegido es siempre un Parador Nacional, no demasiado alejado de la ciudad, en el que se busca poder debatir con tranquilidad y no al calor de los focos de los informadores. Sin embargo, en tres ocasiones, estos retiros se han visto sorprendidos por los periodistas. La primera excursión de Rajoy y los suyos fue al Parador de Tordesillas (Valladolid) en septiembre del año 2004. La cita estaba destinada a preparar el congreso nacional del partido, que se celebró a principios del mes de octubre y encumbró a Rajoy a la presidencia del mismo. En enero de este año, la convocatoria fue en Sigüenza (Guadalajara) y las decisiones que se tomaron allí fueron de gran calado político. En pleno debate del plan Ibarretxe, Rajoy, que pocos días después se reunió con Zapatero, le propuso alcanzar un gran pacto global sobre el modelo de Estado por el que los dos grandes partidos consensuaban las reformas estatutarias y constitucionales. A cambio, Rajoy ofrecía sus votos en el Congreso para que el presidente del Gobierno no dependiera de ERC. Segovia fue la ciudad elegida en septiembre. El objetivo fue abrir otros frentes de oposición como economía o educación. Mariano Rajoy en una sesión parlamentaria de control al Ejecutivo no hay ninguna dificultad en aceptar el envite En todo caso, en Génova parecen convencidos de que el PSOE no apoyará la comparecencia de Rajoy en la subcomisión. Sólo falta que el Gobierno haga control a la oposición aducen. En este sentido consideran que la estrategia de intentar reanimar viejos temas les ha perjudicado, ha sido, de hecho, contraproducente para ellos e intentan dar marcha atrás DANIEL G. LÓPEZ Espíritu optimista Con este espíritu optimista afrontan el paréntesis navideño, aunque todavía queda el acto final de acordar si presentan enmiendas al proyecto de nuevo estatuto catalán en la Comisión Constitucional. A la espera de lo que haga el PSOE antes del día 27 (plazo límite de presentación de enmiendas, salvo que haya una nueva prórroga) el PP decidirá si pone sobre la mesa un paquete de enmiendas de supresión o sustitución u otra madre que actúe a modo de enmienda a la totalidad La cuestión (ésta sí) se ha estudiado en el partido, aunque no hay una decisión tomada. La actuación del PP en la Comisión Constitucional, -en terminología de Ángel Acebes, la tercera fase -en la que quieren jugar un papel activo, será analizada en el retiro espiritual que harán con toda probabilidad en enero (se baraja la semana del 15 al 20 de ese mes) en algún Parador cercano a Madrid, aunque todavía no está convocado. A estas reuniones acuden los mismos que forman maitines más Pedro Arriola, el experto demoscópico, cargado de sondeos tanto cuantitativos como cualitativos y a cuyo análisis suelen dedicar muchas horas. En la agenda de la reunión, además de la estrategia parlamentaria, es previsible que analicen los siguientes pasos a dar respecto al proyecto de Estatuto, incluida la posibilidad de organizar una gran manifestación dependiendo de cómo se desarrolle el debate con el Gobierno y sus socios y el resultado final del texto. También abordarán la Convención Nacional del mes de marzo, que en la actualidad parece bastante parada aunque se convocará oficialmente en una Junta Directiva Nacional del 16 de enero. La Convención mantiene su agenda inicial de tratar cuestiones no necesariamente pegadas a la actualidad política, sino que conformen en cierto modo el paquete de propuestas de futuro del partido de la oposición con la mente puesta también en los comicios locales y autonómicos de mayo de 2007. Aceptar el envite La misma serenidad se mantiene a la hora de evaluar la repercusión que pudiera tener una comparecencia de Mariano Rajoy ante la subcomisión parlamentaria sobre el Prestige que hay constituida en el Congreso de los Diputados. El propio Rajoy ya mostró su disponibilidad a hacerlo- yo, a donde me llamen dijo el pasado lunes- -mientras sus compañeros de filas afirman que El PP piensa que tanto lo del Prestige como lo del apoyo a la guerra de Irak suena viejo a los ciudadanos Los populares creen que la estrategia de los socialistas de resucitar escándalos rancios se les ha vuelto en contra