Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN LUNES 19 12 2005 ABC El rechazo catalán a la propuesta de Solbes llevará a jugar la partida final del Estatuto en Moncloa. Mientras, ni socialistas ni populares valencianos quieren simultaneidad con el debate de sus vecinos. Pendientes de esas negociaciones, todos los grupos han olvidado pedir la preceptiva comparecencia del director del CNI para dar cuenta de los gastos reservados Al final, un ratito de magia TEXTO: CHARO ZARZALEJOS MADRID. Nadie está en condiciones de afirmar que va a haber Estatuto, pero en cualquier caso el presidente va a quedar a salvo afirma una persona bien cercana al jefe del Ejecutivo que como otros muchos socialistas confiesa estar hasta la cofia de tener que gestionar una situación en la que, además de dificultades objetivas, están en juego muchos cálculos partidistas. El recuperado Mas, en ningún caso, va a perder terreno, y ERC, por eso mismo, no va a permitir que nadie le gane a guardián de las esencias. Y todo ello manejando toda clase de hipótesis: desde un adelanto electoral en Cataluña, eventuales vueltas de tuerca en la política de alianzas, etcétera. Hoy la seguridad del acuerdo se tambalea. El ministro Solbes tendrá hoy un primer encuentro con los catalanes. Su propuesta, que se supone es también la del presidente, ha merecido el rechazo de los proponentes. Pero como el posibilismo forma parte de la política, nadie va a echar los pies por alto. Personas que están en la primera fila de las discretas negociaciones, apuntan que al final habrá que mirar a Moncloa Y es que por mucho que Solbes presente fórmulas, los proponentes catalanes a quien van a decir sí o no es a Rodríguez Zapatero. Desde ERC se recuerda que antes de que fuera Mas a Moncloa, esto estaba fatal y, mira por dónde, hubo acuerdo. Esa carta habrá que volverla a jugar ¿Podrá el presidente convertirse en Harry Potter y en un ratito de magia convertir lo imposible en posible? Dependerá de lo intangible que resulte la fórmula final tanto en financiación, en la cuestión identitaria y del cálculo estrictamente político que haga Artur Mas Como se sabe que esto está así, los valencianos van a su marcha. Federico Trillo por el PP y Cipriá Ciscar por el PSOE han presentado por separado 17 enmiendas cada uno que por ser idénticas se quedan en 17, y no en 34. Los demás grupos han presentado en total unas 150 y en concreto los de ERC han reproducido, a modo de enmienda, textos del proyecto de Estatuto catalán. PP y PSOE, en este caso, tienen coincidencia de intereses y los valencianos han decidido que su Estatuto no sea simultáneo al catalán. Alfonso Guerra, presidente de la Comisión Constitucional, ha dicho que la simultaneidad no es buena, de manera que no habrá debate catalán en comisión- -si es que llega- -hasta tanto los valencianos no hayan aprobado su Estatuto, que será un buen Estatuto según auguran socialistas y populares de aquella comunidad. En esta misma semana podría quedar finalizado el trabajo en ponencia. Pero no hay que engañarse. Valencia nunca ha sido problema. La apues- Saura, Maragall y Carod celebran el segundo aniversario del pacto del Tinell ta es Cataluña y ahora, aunque de manera muy virtual, Galicia. Anxo Quintana, con la fuerza que le da el ser la tercera fuerza con menos votos que en las anteriores autonómicas y ser, así, el segundo de a bordo del Ejecutivo presidido por Pérez Touriño, se ha remangado y ha presentado su propuesta de Estatuto. Los socialistas han preferido dar bajonazo al asunto no entrando en polémica. Saben, en último término, que nada es posible en Galicia sin el concurso del PP. Y el PP, de momento, prefiere disfrutar del buen camino que lleva la sucesión de Fraga. No era para ellos cuestión menor ni asunto fácil de resolver, pero Mariano ha ganado el Congreso porque Núñez Feijóo, su hombre en Galicia, se hará con el mando de los populares. Del Estatuto hablaremos cuando llegue, pero quienes primero tienen que hacerlo son los socialistas. Ellos eligieron al BNG, que nunca ocultó sus objetivos y ellos están alentando las expectativas nacionalistas. Quien se mete en charcos se moja y nosotros, cuando llegue el momento, defenderemos nuestro proyecto y respetaremos las instituciones Además de todo esto, ¿qué pasa con los grupos parlamentarios que no reclaman la comparecencia del director del CNI ante la Comisión de Secretos Oficiales? Resulta que de acuerdo con la Ley que regula el Servicio de Inteligencia, cada seis meses debe compare- ELENA CARRERAS La estabilidad del tripartito catalán se tambalea por la constante tensión provocada por ERC Los socialistas gallegos, sabedores de que necesitan al PP, dan bajonazo a la propuesta de estatuto del BNG El buen rollo facilitó el acuerdo entre Bono y Zaplana sobre la Ley de Tropa. A ver lo que dura dicen en el PP cer para dar cuenta de los gastos reservados. Lo mismo cabe decir con la directiva de objetivos anuales. Si se hubiera cumplido, se tendría que haber producido ya una comparecencia para explicar la aplicación de partidas a Exteriores e Interior. ¿Es posible esto? O son todos unos desmemoriados, ahora que la memoria se activa a la carta, o hay pacto bajo cuerda. La respuesta, quizás, la tenga el ministro Bono, que desde hace semanas no ha dicho ni pío sobre el Estatuto ca- talán y que, sin embargo, parece haber llegado a un acuerdo con el PP, o por lo menos con su portavoz Eduardo Zaplana, sobre la Ley de Tropa y Marinería. Ambos, Bono y Zaplana, son muy amigos. Tienen lo que se llama buen rollo y esto en política facilita los acuerdos. Habrá que ver lo que dura dicen otros parlamentarios del PP, pero si hay acuerdo, estupendo. Nosotros no nos vamos a negar, al contrario Las cuentas de Ibarretxe Si en Cataluña el dinero importa, en el País Vasco es lo de menos. Es lo de menos en el apoyo del PSE a las cuentas de Ibarretxe. La aceptación por parte de Idoia Zenarruzabeitia de unas cuantas enmiendas que suponen el 0,3 por ciento del presupuesto ha sido motivo bastante para que Patxi López diera la orden de apoyo a los presupuestos del tripartito. Ibarretxe está encantado. Somos la centralidad- -dice- pactamos con el Gobierno central, con Aralar y con el PSE Los socialistas se quieren resituar dicen los socios de Ibarretxe, y Patxi López afirma que la sociedad quiere que nos instalemos en un nuevo tiempo Ibarretxe ha anunciado que va a volver a plantear sus reivindicaciones, que habrá consulta en esta legislatura y ETA ha pasado de las bombas de escasa potencia a la mochila en toda regla. Todo nuevo como el tiempo.