Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 19 12 2005 ABC Nacional El Estatuto entra en su fase decisiva bajo la amenaza del tripartito y CiU de retirar el texto Solbes, firme en su propuesta de financiación, se reúne hoy con los partidos catalanes que el contenido del documento del ministro de Economía es inaceptable mientras que el PSC mantiene la esperanza del acuerdo MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Son días decisivos los que se avecinan a partir de ahora para el nuevo Estatuto catalán. Tras los tanteos preliminares, ahora comienza la verdadera negociación: la que tendrán los cuatro partidos catalanes que apoyan el proyecto estatutario con el PSOE. Y no será fácil. El documento enviado por el Gobierno al tripartito y a CiU evidencia las grandes diferencias que, en materia de financiación, mantienen ambas partes. Por un lado, la propuesta del vicepresidente segundo, Pedro Solbes, que anula cualquier tipo de privilegio para la comunidad. Por otro, la del cuatripartito que aspiraba a establecer una relación bilateral con el Ejecutivo en cuestiones tributarias y a la gestión de todos los impuestos, según contempla el Estatuto. En medio de ese fuego cruzado está el presidente del Gobierno catalán, Pasqual Maragall, cuya apuesta estatutaria se ha visto desautorizada por el PSOE, mientras su propio partido, el PSC, siempre se ha sentido más cercano a los postulados de Solbes. Es precisamente hoy la fecha previsb Maragall cree ta para comenzar esas reuniones en las que ambas partes intentarán aproximar unas posiciones cada vez más enconadas. Tal es la distancia entre los contendientes que desde las filas de ERC y CiU vuelve a sonar la amenaza de retirada del proyecto de Estatuto en el Congreso. Los independentistas la lanzan, aunque con la boca pequeña, porque el apego al Gobierno autonómico pesa mucho. Para el secretario general de ERC, Joan Puigcercós, la propuesta del Gobierno supone una bofetada a nuestras pretensiones y asegura que la dinámica del regateo es peligrosa porque alimenta la imagen del catalán insaciable, que quiere cada día más y que pide cosas que son ilegítimas, y porque ofrece un flanco abierto al PP Barreda y Solbes brindan ayer durante un acto conjunto en Toledo Negociación por separado Los nacionalistas de CiU también advierten de las consecuencias de un Estatuto cercenado por el PSOE, pero en su caso con el convencimiento de que esa presión desgasta a Maragall y les hace cada vez más decisivos en la política nacional. En esa posición preminente está la clave de la insistencia del presidente de CiU, Artur Mas, por mantener una reunión bilateral con el PSOE. Y se ha salido con la suya. Los representantes del tripartito y de la federación nacionalista se reunirán hoy por separado en Madrid con miembros del Partido Socialista y del Ministerio de Economía para emprender la negociación sobre financiación, auténtico eje estatutario, tal como reconocía el portavoz del PSC, Miquel Iceta, quien aseguró que la principal dificultad de la negociación es precisamente ésta, como lo fue en Cataluña Iceta está EFE ERC califica la propuesta de bofetada y advierte a Zapatero que el regateo es peligroso Una sesión maratoniana de reuniones Representantes de los partidos que forman el Gobierno tripartito catalán- -PSC, ERC e ICV- -y de CiU se reunirán hoy en Madrid, por separado, con miembros del PSOE y del ministerio de Economía para intentar acercar posturas sobre el sistema de financiación catalán. En los contactos estará presente el consejero de Economía de la Generalitat, Antoni Castells, principal impulsor de la propuesta catalana, sustancialmente diferente a la que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, ha enviado a los cuatro partidos catalanes. Por parte de CiU asistirá el diputado Quico Homs, que participó en la ponencia parlamentaria encargada de redactar el nuevo proyecto de Estatuto. Homs se entrevistará con técnicos del Ministerio de Economía y con el portavoz del PSOE en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba. A estas reuniones, que se celebrarán por la tarde, podría asistir el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Duran Lleida, que hasta ahora ha ejercido de interlocutor con dirigentes socialistas en los contactos previos a la fase negociadora. En cuanto a ERC, su delegación está formada por el presidente del grupo de ERC en el Congreso, Joan Puigcercós; por el portavoz parlamentario de los republicanos, Joan Ridao; por el portavoz de la Entesa, Carles Bonet, y por el economista Antoni Soy, alcalde de Argentona. ICV, que mantendrá estos contactos por la mañana, enviará una delegación formada por su presidente y consejero de Relaciones Institucionales de la Generalitat, Joan Saura, por el portavoz del grupo de Izquierda Verde, Joan Herrera, por el portavoz parlamentario de ICVEUiA, Joan Boada, y por el coordinador general de EUiA, Jordi Miralles. Estrategias partidistas al margen, las formaciones plantearán, con distinta intensidad, una postura común: la imposibilidad de aceptar la propuesta financiera de Solbes. convencido que, pese a las discrepancias actuales, durante la negociación se irán aproximando las posiciones y se llegará a un acuerdo. Un optimismo que no parece compartir Maragall, quien en una entrevista publicada ayer por La Vanguardia calificaba de inaceptable el documento enviado por el ministro Solbes. Y agregaba: La propuesta está muy alejada de las aspiraciones recogidas por el Estatuto. Quiero dejar muy claro que en los términos planteados, resultaría inaceptable No parece que, de momento, el PSOE tenga intención de ceder en este sentido. El propio Solbes aludió ayer a la ambición del Estatuto y advirtió de que su contenido plantea un modelo que no es el que la Constitución define especialmente en el ámbito financiero. El vicepresidente segundo insistió en que el Gobierno defiende una política de solidaridad nacional negociada entre todos, y un país unido, creciendo, solidario y donde la riqueza se distribuya de forma equitativa. Y para ello vamos a seguir trabajando porque sabemos que lo podemos hacer y que lo vamos a conseguir concluyó. En este estado de cosas, es improbable que el 27 de diciembre- -fecha en la que acaba el plazo para presentar enmiendas- -pueda llegarse a un acuerdo, tal como preveía el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y el propio Pasqual Maragall. Y más todavía después de haber visto el papel del Ministerio de Economía y Hacienda, es im-