Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 19 12 2005 ABC VADE MECUM TRIBUNA ABIERTA LUIS ALBERTO LACALLE HERRERA EL PACTO IMPOSIBLE D URANTE muchos años estuvimos- -o, mejor dicho, algunos estuvieron- -totalmente engañados pensando que lo que ocurría en el País Vasco era una particularidad no trasladable a otras partes de España. Lo de Cataluña era otra cosa, se decía, pues ahí imperaba el seny y el negoci y con tan simplista opinión nos quedábamos tan tranquilos, creyendo que ese pragmático discurso que Pujol transmitía cuando se le entrevistaba en TVE respondía a la verdad. Y nadie se molestaba en buscar lo que ese señor decía los domingos cuando iba de gira por las comarcas y los pueblos de Cataluña. ¡Ah! eso sí, como siempre lo decía en un tono moderado y payés, acabó conJORGE TRIAS venciendoa la buena genSAGNIER te que su mensaje conectaba con la realidad, una realidad que él iba adaptando, lenta pero implacablemente, a sudisparatado sueño de una Cataluña independiente. Afortunadamente, en Cataluña no caló la reforma religiosa en el siglo XVI, ya que de haber prendido el protestantismo hoy la geografía española sería distinta. Sólo en Cataluña, de todas formas, prolifera un tipo de teólogo de barrio que es capaz de descolgarse con afirmaciones como ésa de que Jesús de Nazaret fue un payés universal ¿Cómo, pensando así, no va a creerse que Cataluña es, también, una nación? Después de la que organizaronlos majaderos de la Esquerra y sus maulets en el acto de presentación de la plataforma Ciutadans de Catalunya en Gerona, de la llamada a la reforma de la Constitución y a la soberanía compartida de Mas en el Foro de ABC, y del reiterativo y aburrido discurso de Maragall- ¡España: cambia o nos iremos! -en la servil entrevista mensual que lehace La Vanguardia nocabe la menor duda de que todo está encaminado a un solo objetivo: forzar la aprobación de un Estatuto que supondrá, de prosperar, un trágala inaceptable para el resto de España, pues impondría un inédito modelo de estado plurinacional que sólo quieren los nacionalistas. Se nos presenta como si fuese una vía fácil lo que es un camino impracticable y muy peligroso. No veo cómo se podría hacer ese recorrido, tan frívolamente presentadopor los del tripartito, sin un desgarro en la convivencia de los ciudadanos. No conozco ningún proceso nacionalista que no haya desembocado o en una guerra o en una dictadura. Coincido con el profesor García de Enterría: la única salida de todo este embrollo es la rectificación del PSOE en la reforma del Estatuto catalán. Y yo añadiría más: la única salida, además de esa retirada, sería ese pacto imposible entre PP y PSOE, por el que algunos clamamos en el desierto, que serviría para reforzar el Estado sobre la base de consolidar la Constitución de 1978, con la reforma limitada y consensuada que propuso Zapatero al inicio de la legislatura, añadiendo, eso sí, a esa reforma la modificación de la ley electoral para que los nacionalismos minoritarios, que no creen en España, no sigan siendo decisivos para gobernar. Sólo con coraje podremos cruzar este Rubicón. AMÉRICA EN SU LABERINTO Para el autor, tanto la reunión de la Cumbre de las Américas como la de Mercosur revelan lo complicada que es la situación institucional, económica y estratégica del continente americano, con demasiados frentes- -dice- -como para pretender que se solucionen en su totalidad T ANTO la reunión de la Cumbre de las Américas, celebrada en Mar del Plata a fines de octubre, como la de Mercosur, culminada la semana pasada en Montevideo, han puesto claramente de manifiesto lo complicada que es la situación institucional, política, económica y estratégica del continente americano. América deambula en su propio laberinto, cruza sus caminos, enreda sus metas y se pierde en esfuerzos no destinados a un buen fin. Es tal la complejidad de las organizaciones a las que pertenecen dichos países que se sobreponen y duplican, que conviene recordarlas. La OEA abarca todas las naciones- -con la conocida excepción de Cuba- -y es el organismo político por excelencia. Luego aparecen las de carácter comercial y económico, por lo menos en principio. Ellas son Nafta, el Mercosur, el Pacto Andino, la Aladi, el Caricom, y los múltiples tratados bilaterales, ya con EE. UU o entre sí. Si a ellos agregamos los que tienen un ingrediente europeo, la recientemente creada Comunidad Iberoamericana, más la OEI (Oficina de Educación Iberoamericana) vemos que la red es intrincada. Sin olvidar que está vigente, por lo menos en el papel, el Tratado Militar de Asistencia Recíproca, que abarca todo el continente, convertido en mero papel desde que los EE. UU. en la guerra de las Malvinas, hicieron caso omiso del mismo y ayudaron al Reino Unido contra la Argentina. A ello hay que agregar los conflictos que se plantean en el ámbito del comercio inter- nacional. Las rondas de negociación se han convertido en un dialogo de sordos o por lo menos de partícipes que sólo oyen parcialmente, pues los países desarrollados- -o los ricos -no advierten que la raíz de la inestabilidad en América Central y del Sur es la imposibilidad de acrecentar la prosperidad logrando mejores precios a través de un comercio libre. Los EE. UU. saldrán del enredo ofreciendo tratados parciales y mostrando lo que ha logrado México en su asociación al Nafta. Dejamos de lado las situaciones políticas o electorales puntuales, que en este año tendrán dilucidación y que abrirán más interrogantes de las que solucionarán. Sin embargo, es preciso destacar que lo que ocurra en Bolivia va más allá de las circunstancias internas de ese país tan castigado. El mapa muestra su importancia geopolítica y su fractura interna, étnica y geográfica- -por un lado, el altiplano; por otro, la cuenca platense; también los fracturados componentes étnicos quechua y aimará- -pueden detonar conflictos con sus vecinos. Un Chávez atento a ello tiene la oportunidad de lograr una base de expansión de su influencia en esa zona. Bolivia tiene un conflicto centenario con Chile y otro casi tan viejo con Paraguay, las zonas de tensión pueden fácilmente complicarse, involuntaria... o voluntariamente. Las disparidades de enfoque han quedado claras en Montevideo, en la reunión cumbre del Mercosur. Al em-