Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18 12 2005 Cultura 71 The Strokes, ayer, en la terraza de un hotel madrileño ERNESTO AGUDO La música rock funciona cuando es capaz de estimular como una droga The Strokes presentaron anoche su tercer disco en un concierto secreto celebrado en Madrid lanza el próximo 3 de enero First Impressions of Earth álbum en que pule su sonido y ralentiza el ritmo de sus composiciones JESÚS LILLO MADRID. Gente hubo- -y mucha- -que pasó la madrugada del pasado viernes al raso para conseguir algunas de las contadas entradas, poco más de un centenar, puestas a la venta para ver de cerca a los Strokes, que anoche abarrotaron de fieles la minúscula discoteca El Sol, donde adelantaron el contenido de First Impressions Of Earth (Sony BMG) Llevamos ya varias semanas de promoción, dando tumbos por el mundo, durmiendo en hoteles y atendiendo a los medios, pero lo que de verdad nos gusta es subirnos al escenario, y creo que ésta es una buena forma de hacer más pasajera toda esta tensión. Es como volver al pasado, cuando actuábamos en el Mercury Lounge de Nueva York... Allí también intentábamos convencer a la gente de que éramos muy buenos, pero sobre todo nos divertíamos. Es lo que hemos tratado de hacer con esta pequeña gira señala Fabrizio Moretti, batería del quinteto norteamericano. Tras protagonizar uno de los últimos fenómenos registrados en la superficie y las entrañas del rock, activando una revolucionaria involución hacia la tensión musical que marcó los años setenta, los Strokes se disponen a dar un paso adelante para, si no complicar, redefinir nuestro sonido añab El quinteto de Nueva York de Moretti. Teníamos- -dice- -la responsabilidad de mejorar. Las canciones de Room On Fire nuestro anterior álbum, eran muy buenas, o al menos eso pensábamos nosotros, pero tenemos la impresión de que el público no las entendió de la misma manera, quizá porque respondían al mismo patrón, algo primitivo, que nos hizo populares en todo el mundo. Nuestras primeras obras eran pinturas violentas, realizadas con brochazos instintivos, algo salvajes, pero bastante planas... Ahora tratamos de ofrecer una escultura tridimensional, con profundidad, quizá no tan directa, pero que puede ser disfrutada en sucesivas escuchas. Seguimos siendo los Strokes, aunque hayamos sacrificado nuestra violencia para poder contar más cosas. Creo que merecía la pena Inquietudes Los Strokes se sienten observados por un mundo que consume modas y salidas de tono. Trabajan a su aire y siguen apostando por la rebeldía, pero se preocupan de satisfacer a un público que los ha llevado a rozar la cima de las listas de ventas. Por supuesto que pensamos en nuestros fieles: no nos masturbamos con los instrumentos, y tampoco somos tan egoístas como para tocar delante de un espejo... En cuanto a lo de llegar al número uno de las listas, es algo que no nos inquieta. Lo importante es que la música sea capaz de estimular al oyente como una droga. No es cuestión de gustos, ni de sorpresas, sino de sensaciones extremas que te llevan a necesitar una determinada canción para vivir concluye Moretti.