Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18 12 2005 Internacional 35 ELECCIONES GENERALES EN BOLIVIA Pugna decisiva entre un sindicalista indígena y un político conservador La más pobre de las naciones de Suramérica elige también hoy diputados y gobernadores estas elecciones después de tres años de revueltas. La más sangrienta se llevó por delante la vida de casi un centenar de personas CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL LA PAZ. La democracia pone a prueba el corazón de América del Sur. Con el rencor, la miseria y el miedo a la violencia de trasfondo, Bolivia decide hoy si quiere al dirigente indígena, Evo Morales, cerca de la Presidencia o al conservador Jorge Tuto Quiroga. El país más pobre de Suramérica también elige hoy sobre qué cimientos quiere construir su futuro. Ciento treinta diputados, veintisiete senadores y nueve prefectos (gobernadores) tendrán la última palabra y los instrumentos para rediseñar el nuevo mapa político que salga de las urnas. Bolivia llega a estas elecciones después de tres años de revueltas. La más sangrienta se llevó por delante la vida de casi un centenar de personas y al ex presidente Gonzalo Sánchez Lozada, exiliado en Miami. En reemplazo suyo tomó posesión del cargo su vicepresidente, el historiador y periodista Carlos Mesa que intentó, sin éxito, superar esa crisis. b El país andino llega a El debate por los recursos naturales, el agua, el gas y el petróleo, fueron las banderas enarboladas por la población del Alto, puerta de entrada a La Paz, y los grupos sociales e indígenas, para aislar y dejar el país al borde de una guerra civil hace apenas siete meses. Renuncia en cadena El 6 de junio, acosado por la situación, Mesa presentó por tercera vez su dimisión. En esta ocasión no había marchar atrás. El pueblo, dueño de las calles y presiones nacionales e internacionales, forzaron la renuncia en cadena, a su pesar, de los titulares del Senado y del Congreso. Tercero en la línea sucesoria y en ocupar la Presidencia en dos años, Eduardo Rodríguez Veltze, hasta entonces titular de la Corte Suprema se quedó como interino para convocar estas elecciones generales anticipadas. En este contexto y con la misión de conformar una Asamblea Constituyente que en un futuro inmediato reescriba la Carta Magna y se convoque un referéndum sobre las futuras autonomías, acuden hoy a votar tres millones y medio de bolivianos. Sin confianza, con desencanto y hastiados de paros y huelgas, las alternativas que concentran la predisposición del voto las encarna uno de los principales factores de esa desestabilización, Evo Morales Vendedora de casavas junto a una pintada que pide el voto para Evo Morales (Movimiento al Socialismo) Con un discurso encendido propone nacionalizar todas las empresas públicas privatizadas y aprovechar la oportunidad que la Historia y los blancos han negado a los indígenas para gobernar. Don Evo como le llaman sus colaboradores y el Evo como se refiere el resto de Bolivia al candidato, levanta ampollas en Estados Unidos con su promesa de legalizar los cultivos de hoja de coca y acabar con las campañas de erradicación promovidas durante su interinato por Jorge Quiroga. Ni Quiroga ni Evo, pese a estar ocho puntos arriba según los sondeos, se acercarán, remotamente, a la mitad más uno necesaria para proclamarse presidente de la República. Confiado en que el 10 por ciento de indecisos y el REUTERS otro 10 que dice que votará en blanco o nulo cambie de opinión, Tuto como se le conoce en todo el territorio aboga por el libre mercado, el orden social, nacionalizar los beneficios del gas y promover la inversión privada y extranjera. En medio de estas propuestas, donde algunos sectores traslucen una lucha de razas y de clase social, el indio contra el blanco, el rico contra el pobre, asoma la figura del empresario Samuel Doria Medina. En una posición moderada este ex ministro mirista de Jaime Paz Zamora presenta candidatura propia por Unión Nacional (UN) Sin expectativas de superar un 15 por ciento, puede convertirse en la bisagra que le abra la puerta de la Presidencia a Evo Morales.