Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional ELECCIONES GENERALES EN BOLIVIA DOMINGO 18 12 2005 ABC JORGE QUIROGA EDUARDO RODRÍGUEZ Presidente de Bolivia El candidato made in USA A los 29 años fue viceministro de Economía, poco después se embolsó la cartera de Finanzas y a los 37 juró la Vicepresidencia, de la mano de Hugo Banzer, en la fórmula que presentaron juntos por ADN (Acción Democrática Nacionalista) Enfermo de cáncer de hígado y de pulmón, el ex dictador, que recuperó el poder en las urnas en 1997, renunció a favor de su segundo. De este modo, en 2001, Jorge Tuto Quiroga, con 41 recién cumplidos, tomaba las riendas de una maltrecha y siempre empobrecida Bolivia. Hoy, cuatro años más tarde, se presenta por Podemos. Ex presidente de ADN, el ingeniero Quiroga estudió en la Universidad de Austin. Distinguido cum laude engrosó las filas del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y, en el sector privado, de IBM, así como de distintas empresas financieras y de minería. Casado con la norteamericana Virginia Gillum, tienen cuatro hijos, es un entusiasta del fútbol, baloncesto y el montañismo. El Pitagorín de los Andes como algunos críticos le llaman, recibe todo tipo de apelativos por sus estrechos lazos con Estados Unidos. Candidato del imperio o yerno de Bush son los favoritos de Evo Morales para descalificarlo frente a un pueblo que, en su mayoría, siente aversión por los gringos Si el próximo presidente carga el ánimo de revancha, no le va a ir bien Durante siete meses, el ex presidente del Supremo ha llevado el peso de la presidencia. En vísperas de los comicios que dan paso a un nuevo Ejecutivo, dice: Me voy muy tranquilo, sobre todo aliviado De momento, no se me ha pasado por la cabeza dedicarme a la política TEXTO Y FOTO: CARMEN DE CARLOS. ENVIADA ESPECIAL EVO MORALES El superviviente aymará Sólo tres de los siete hijos que tuvo la madre de Evo Morales sobrevivieron. El dirigente indígena y candidato del MAS (Movimiento al Socialismo) se curtió en la universidad de la vida como le gusta recordar. Con su familia pastoreaba llamas en Isallavi, un poblado a cuatro mil metros sobre el nivel de mar. De origen aymará no habla la lengua de sus ancestros. La miseria le obligó a emprender una vida nómada hasta establecerse con los suyos en el Chapare, donde el cultivo de coca le dio un respiro. También fue trompetista y heladero. Con el servicio militar hecho en La Paz, regresó al campo. Más tarde sería testigo de la golpiza de los militares a un campesino cocalero al que quemaron a lo bonzo. Ese día juró entregar hasta la última gota de su sangre para defender los derechos de los indígenas y la hoja de coca Su carrera política comenzó como sindicalista deportivo. En 1997 fue diputado. En el año 2002, convirtió al MAS en la segunda fuerza parlamentaria y tres años más tarde puede decir que a él se debe la caída de los ex presidentes Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa. Sus padrinos políticos son Hugo Chávez y Fidel Castro. LA PAZ. En el Palacio Quemado, donde se instaló tras la caída de Carlos Mesa, Eduardo Rodríguez asegura: Las petroleras, como Repsol- Ypf, tuvieron buena voluntad y aceptaron postergan sus reclamos judiciales -Al principio de su gestión dijo que su única misión era convocar elecciones anticipadas, pero al final ha tenido que tomar decisiones de Estado. ¿Qué medidas destacaría? -Cumplí con mi cometido. En el orden internacional, me gustaría destacar la reanudación de las conversaciones con Chile. En el nacional, las más difíciles están relacionadas con la ejecución del impuesto a los hidrocarburos (origen de la crisis que arrastró a Carlos Mesa) y la nueva distribución de los escaños que desencadenó recursos judiciales que pusieron en riesgo la celebración de las elecciones. ¿Las petroleras entendieron el problema del impuesto? -Tuvieron buena voluntad. La mayor parte de las empresas, como RepsolYpf, recurrieron a tribunales internacionales (el impuesto no respetaba los contratos) Les explicamos que el próximo Gobierno tendría que reglamentar la ley, porque nosotros no podíamos y les pedimos que postergaran sus recursos judiciales. Aceptaron. -Román Loayza, del equipo de Evo Morales, amenazó con llegar al poder por las buenas o por las malas ¿Tiene previsto un escenario violento si el líder indígena no es proclamado presidente? -Espero que haya tranquilidad, pero siempre hay riesgos porque las encuestas dicen que quien gane la eleccción no va a tener una equivalencia en el Congreso. Los sondeos ofrecen un porcentaje alto de indecisos que no permite anticipar un claro ganador. El escenario deseable es que el candidato que no sea favorecido acepte el resultado pacíficamente, con respeto y sentido democrático. Es decir, una victoria de un candidato no supone una victoria absoluta. En cuanto a lo que dice ese personaje, prefiero dejarlo ahí. Ya se está ocupando la Fiscalía. ¿Cree que estas elecciones dan paso a un periodo de estabilidad o son el principio de una transición? -La verdadera transición empezará cuando Bolivia adopte un nuevo modelo político, económico, cuya vocación la definirá la próxima fuerza política que llegue al Gobierno. Debe definirse en este nuevo escenario, con nuevas autoridades nacionales y regionales. ¿Qué necesita el próximo presidente para que Bolivia tenga gobernabilidad? -Sólo me atrevo a recomendarle que tenga un verdadero espíritu de concertación, porque si carga el ánimo de revancha o mantiene el espíritu de campaña, no le va a ir bien. No tiene que mirar atrás, tiene mirar hacia delante. ¿Cree que los movimientos sociales soportarían a Jorge Quiroga? -Todos deben soportar a todos. Si hay algo que yo quiero invocar es que no puede haber ese tipo de rechazo anticipado. Hay que nutrirse de las virtudes de la democracia. Aceptemos al que gane y convivamos con él, sea quien fuere. Hay que ser tolerantes y aceptar las reglas de la democracia... (Sonríe) No hay mal que dure cinco años. ¿El trasfondo de los problemas es el racismo y el regionalismo? -Existen, como en cualquier país del mundo. Hay problemas de orden racial, aunque muy atenuados comparados con otros tiempos y otras latitudes, y hay grandes regiones que están promoviendo, no tanto un secesionis- mo, sino una legítima aspiración a desconcentrar el poder. Hay problemas regionales, pero no están encarnados en ninguna de las fórmulas electorales. No hay una fórmula de los mestizos o blancoides contra los más morenitos... ¿Cómo valora los comentarios sobre las elecciones de EE. UU. Venezuela y otros países de la región? Pareciera que hay una tentación de tutelar la democracia boliviana. -Exactamente, pero no acepto tutelajes o custodios. Bolivia ha sabido reaccionar oportunamente con cualquier insinuación de país amigo o no amigo sobre nuestro escenario electoral. -El jefe del Ejército fue criticado por decir que se respete la mayoría de las urnas. ¿Le llamó la atención? -Él dijo que se respete la voluntad popular. Acto seguido a su discurso, yo pronuncié otro en el que observaba que las FF. AA. y policiales no deliberan. No me he enfrentado a él porque no creo que haya alterado lo que señala la Constitución. Ha habido un exceso de celo. No se pueda poner en duda el desempeño imparcial de las FF. AA.