Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional DOMINGO 18 12 2005 ABC El delegado del Gobierno permite el homenaje a un etarra en Berriozar b Los asistentes exhibieron fotos de pistoleros de ETA, entre ellos la del acusado de asesinar al subteniente Francisco Casanova, vecino de la localidad navarra ABC PAMPLONA. El delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, autorizó ayer el homenaje que alrededor de setenta individuos rindieron al colaborador de ETA Pol de Miguel en la plaza Eguzki, de Berriozar, cerca de un monumento en recuerdo a las víctimas del terrorismo. Pol de Miguel salió en libertad el pasado 29 de noviembre tras permanecer un año y nueve meses en prisión condenado por alojar en su vivienda a pistoleros de ETA, como Mikel Ayensa. Los asistentes al acto, que profirieron consignas como presoak kalera (presos a la calle) y amnistía ossoa (amnistía ahora) portaban fotos de etarras, entre ellos la de Ibai Ayensa, acusado de participar el 9 de agosto de 2000 en el asesinato del subteniente del Ejército Francisco Casanova, vecino de Berriozar. El acto había sido convocado días atrás con proliferación de carteles colocados en numerosos puntos del municipio. El delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, no impidió el homenaje y ayer se limitó e enviar un grupo de guardias civiles que siguió el desarrollo del acto sin intervenir. La impunidad también alcanzó a San Sebastián, donde el consejero del Interior del Gobierno vasco, Javier Balza, permitió que unas mil personas se manifestaran para recordar al presunto colaborador de ETA Mikel Zabalza, muerto hace veinte años ahogado en el río Bidasoa tras escapar de la Guardia Civil, según la resolución dictada después de las investigaciones abiertas. Los asistentes profirieron gritos como el pueblo no perdona y la policía tortura y asesina EFE Las víctimas del terrorismo, con el escultor Agustín Ibarrola ABC. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) homenajeó ayer al escultor Agustín Ibarrola por su contribución para que las personas que han sufrido el zarpazo de la barbarie no caigan en el olvido. Alrededor de medio centenar de personas se concentraron en Vitoria junto al monumento diseñado por el escultor. El alcalde, Alfonso Alonso, y el diputado general, Ramón Rabanera, agradecieron al artista la donación de una obra que incomoda a muchos. En la imagen, una mujer busca el nombre de una víctima, una entre todas las que Ibarrola ha plasmado en ese monumento para que jamás caigan en el olvido. LOS SOCIALISTAS PREFIEREN A IBARRETXE CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN atxi López ha justificado el apoyo socialista a los presupuestos de Ibarretxe anunciando el advenimiento de un nuevo tiempo en la política vasca, positivo y más esperanzador. ¡Hay que temer a los políticos cuando se meten a profetizar, sobre todo a los indocumentados! Porque, ¿esperanzador para quién? No hay duda de que para un PNV que, tras el fracaso del Plan Ibarretxe, ha conseguido recolocarse en el centro de la gobernabilidad vasca prácticamente a cambio de nada. El regalo de Patxi López es mucho más valioso para el destinatario que para el donante. Permitirá al PNV apoyarse tanto en los socialistas como en los batasunos, sea para conseguir más inversiones del Estado, como las comprometidas en los Presupuestos Generales, sea para nuevas imposiciones nacionalistas. Será él quien administrará los réditos que produzca cualquier movimiento externo acorde con sus intereses, sin aparecer como responsable de ninguno. Es evidente que la única tesis del pensamiento único de Eguiguren se ha impuesto por completo no ya en el PSE, sino en la Moncloa: fuera del amparo nacionalista no hay salvación en Euskadi. El apoyo socialista a los presupuestos vascos no es sino otro avance del P lento giro de alianzas estratégicas iniciado en el PSE tras la defenestración de Nicolás Redondo, en el PNV tras la ajustada victoria de Imaz sobre Eguibar, y en Batasuna tras la decisión de abandonar progresivamente la violencia sin renunciar a nada y con la firme intención de imponerlo todo poco a poco. Ibarretxe llevaba siete años sin conseguir el respaldo parlamentario a sus presupuestos, y ahora López explica su apoyo como un ejercicio de responsabilidad, con el prodigioso efecto de acusar de irresponsabilidad a su propio partido, y de sugerir que la responsabilidad de la oposición consistiría en apoyar al gobierno. Todo un lapsus evadido del poco se- El regalo de Patxi López a Ibarretxe es mucho más valioso para el destinatario que para el donante. Permitirá al PNV apoyarse tanto en los socialistas como en los batasunos creto deseo socialista de abandonar la oposición para pasar al gobierno, como cuando Ardanza. La clave de esta opereta radica en la necesidad de Zapatero de sustituir el fastidioso y erosivo apoyo de ERC, partido antisistema, por el de CIU y PNV, que en cambio son el sistema. Simplemente, regresa a la ortodoxia del sistema de partidos español, que dispone que cuando uno de los dos grandes partidos nacionales no tiene mayoría absoluta, debe ponerse de acuerdo o bien con CIU o con el PNV, y mejor con los dos, como hizo Aznar en 1996. Descartados dramáticos y profundos cambios sociopolíticos, así seguirán las cosas hasta que en España no haya un tercer partido no nacionalista- -liberal, lógicamente- -que permita formar mayorías sin partidos nacionalistas. En el paso en falso dado por los socialistas este viernes hay aspectos más significativos que los institucionales, aburridos de puro obvios. La elección de Ibarretxe como pareja de baile estimulará el auge de otro revisionismo histórico sobre el que también alertaba hace poco Fernando Savater. El acercamiento de los socialistas no ya al PNV, sino también a Eusko Alkartasuna y Batasuna en nombre de la paz, no puede hacerse sin reescribir el significado de todo lo sucedido desde 1975. Van a intentar reinterpretar el papel de ETA como un resultado indeseable, pero lógico, de la incapacidad de la Transición para acabar con las causas del terrorismo nacionalismo vasco. Pero ésta es una cuestión suficientemente seria y delicada como para dedicarle un espacio propio.