Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 18 12 2005 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES LOS GATOS QUIEREN ZAPATOS PARTE de Carlos Rodríguez Braun, cuyos méritos bien conocen los lectores de ABC, son escasos quienes, en España, predican y viven el liberalismo, quienes entienden que la libertad individual es el objetivo final de una vida democrática y no una de sus cláusulas de estilo. Algunos, en la política y en el periodismo, dicen ser liberales; pero, después, son desmentidos por sus propios actos. El PSOE y sus líderes no lo son por su propia definición socialdemócrata, y el PP y sus dirigentes, que algunas veces lo predican, no lo suelen practicar en las circunscripciones en que, incluso con suficiente mayoría, ocupan el poder. La carencia de un espíM. MARTÍN ritu liberal, uno de los epíFERRAND grafes que le quitan competitividad internacional a nuestra economía, se evidencia cada vez que surge un conflicto, o una dificultad, y los afectados esperan que sean otros, no ellos, quienes enderecen lo torcido. Ahí tenemos la crisis que vive la SEAT, nieta de un pasado autocrático, hija de un tiempo proteccionista y, hoy, filial de Volkswagen, la más pública de sus equivalentes alemanas. Los sindicatos y la Generalitat de Cataluña- -la empresa no había podido conseguirlo- -han llegado a un acuerdo por el que, edulcorándolo con retórica, perderán su empleo 660 trabajadores de la plantilla. Independientemente de que, para competir internacionalmente, las grandes compañías han de tener gran facilidad para ampliar y reducir sus plantillas según los momentos del mercado, los sindicatos tienen sus teorías al respecto. Josep María Álvarez, secretario general de UGT, supone que si este país quiere tener una empresa integral, con estabilidad y capacidad de decisión, es necesaria la presencia española en el accionariado de la Volkswagen Eso es como volver a los orígenes de la Sociedad Española de Automóviles de Turismo porque, con mayor precisión, lo que propone Álvarez es que La Caixa sea la entidad inversora en la compañía de la Baja Sajonia. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ve con buenos ojos la propuesta del sindicalista y, en consecuencia, todo puede llegar a suceder, tanto más cuanto menos sensato sea el plan. El nacionalismo catalán, tan anacrónico, quiere convertir La Caixa, que no es de nadie, en un banco nacional propio; pero no un banco como el de España después del euro, sino como el que fundó Carlos III para evitar la depreciación de los vales reales. El mecanismo no puede ser más perverso y, a medio plazo, pernicioso para todas nuestras economías regionales y la suma nacional. Si los sindicalistas se creen con fuerza y derecho para orientar las inversiones de La Caixa, como hace UGT con el aplauso del PSC, ¿cuál es la responsabilidad del consejo y el papel profesional de los directivos de tan notable entidad? El argumento sirve también, y de paso, para valorar la OPA de Gas Natural sobre Endesa: hasta los gatos quieren zapatos. HORIZONTES los otomanos alguien les había profetizado que la guerra contra el infiel terminaría cuando lograsen conquistar una misteriosa urbe de occidente que llamaban kizil elma, la Manzana Roja. Lo malo es que creían ver sus cúpulas encendidas cada atardecer, cuando el sol se ponía. Conquistaban ciudad tras ciudad, pero ninguna era la meta prometida. Caían Constantinopla, Belgrado, Budapest, y la Manzana Roja resplandecía más allá, en el crepúsculo inalcanzable. Los ghazi, guerreros turcos de la fe, se ganaron así el nombre de Señores del Horizonte, por su infinita persecución de una fortaleza en huida perpetua. Quizá pensaba en ellos don Antonio Machado al escribir la renuncia de Abel Martín: ¿Yo, capitán? Mas yo no voy contigo hacia lejanas torres soleadas, el perdurable asalto por castigo Lees esto y, si tu imaginación es demasiado literal, piensas en Bin Laden. Mas yo no voy contigo. El corazón de las tinieblas late cerca de ti y de mí, a este lado del horizonte. ¿Horizontes lejanos? Pleonasmo. El hoJON rizonte es siempre lejanía. Chiste de niJUARISTI ños vascos: ¿Hace una carrera? Vale, ¿hasta dónde? Una corta, hasta el horizonte. Los turcos inventaron la guerra interminable. Los post- marxistas la teorizaron en los setenta, invirtiendo el principio de Clausewitz. La política es la continuación de la guerra por otros medios. El poder no existe, sólo hay relaciones de fuerza que hoy nos son adversas, mañana propicias y toda situación es reversible. La dialéctica deviene microfísica (Marx pasado por Nietzsche) En un tiempo sin término todo retorna y tú y yo volveremos a conversar de lo que ahora tratamos bajo las mismas estrellas danzarinas. Cada momento engendra su contrario y vuelve a ser engendrado por éste y el auténtico revolucionario es quien descree de revoluciones definitivas sin dejar por ello de entregarse a la revolución. El revolucionario sólo necesita saber una cosa: cómo convertir la derrota en victoria, o sea, el fracaso fugaz en triunfo asimismo pasajero. La Historia no terminó con el derribo del Muro (to- A A rres más altas se han abolido desde entonces) ¿Fin de la Historia? Au contraire: Historia sin fin, sin acontecimientos salvíficos, sin más escatología que la socialización televisada de la disentería moral. Todo fluye por la gran letrina anular del tiempo replegado, resquebrajándose, recomponiéndose, estallando en el aire violeta. La revolución como eterno retorno al hogar o los terroristas a la violeta. A la hora violeta, que suspira por la vuelta a casa (T. S. Eliot) A la hora de la política (ETA) que cambia la guerra en su continuación por otros medios y la derrota en victoria. Nunca ETA estuvo más postrada. Nunca estuvo tan cerca de la marcha triunfal a través de la brecha de la nación feliz y dividida, sobre las tumbas del once de marzo, sobre otro millar de tumbas apresuradamente sepultadas bajo las tumbas del once de marzo, el Acontecimiento que sirvió para cancelar mil acontecimientos anteriores y dar a ETA una baza inesperada cuando había agotado sus cartas. La izquierda sospecha que, puesto que no habrá lucha final, su misión histórica se limita a poner fin a la violencia. ¿Fin de la violencia? Cómo no, sobre todo cuando ETA lo suplica mediante tanta bomba contumaz, que ahora llaman petardos los periodistas progres. La Revolución se aleja horizonte adentro y la violencia es inútil, piensa la izquierda, mientras vive aún de las rentas políticas del mayor acto de violencia en la historia de la monarquía constitucional, y cree que ETA lo ve de la misma manera. Pues va a ser que no. Los otomanos posmodernos de ETA saben que no hay Manzana Roja. Más aún: lo supieron siempre, mucho antes que los socialistas, porque el nacionalismo es pura microfísica. El poder, según ETA, es ilusión, y es lo que le lleva ganado a la izquierda, para la que, salvo el poder, todo es ilusión. Si Otegui afirma que ha llegado la hora de hacer política, no es porque desconfíe de la guerra, sino porque piensa que la política es la forma más eficaz de hacer la guerra cuando uno está derrotado. De hecho, ETA no ha dejado de hacer política desde que los socialistas llegaron al gobierno y así les (y nos) va ganando la guerra. Qué curioso. PALABRAS CRUZADAS ¿Es la Política Agraria Común el problema de la UE? OTRO FRACASO DE TONY BLAIR EMPIEZA A TERMINARSE D ESDE hace sigloslo sabemos: el oportunismo político aumenta la distancia entre lo que se dice y lo que se hace. Tony Blair quiere ser europeo y no puede. Blair dedica lo mejor de su energía a salir de los atolladeros, como muchos hombres y mujeres de este mundo. Pero son los atolladeros que él mismo monta, callejones en los que se mete. No se puede presumir de europeo y negar luego a la Unión el carburante esencial, su base presupuestaria. En la Cumbre del viernes, otra vez, Blair hubo de ceder. Las perspectivas financieras de la UE para 2007- 2013 deberían haber crecido. Pero Blair quería recortar el presupuesto común: es rehén de la sorda y secreta guerra interior, de la que apenas nada sabemos (quien diga otra cosa miente) Blairhubo de ceder en algo básico para EuDARÍO ropa, los medios de subsistir y desarrollarVALCÁRCEL se, porque esto es el presupuesto. Nada tiene que ver la izquierda o la derecha (las parejas que han funcionado, Heath- Brandt, Giscard- Kohl- Mitterrand, González- Thatcher, han sido, desde ese ángulo, relaciones contra natura) No era la ideología, sino la vida misma, lo que estaba en juego en esta cumbre. Con un presupuestoapretado, Europa no puede respirar. La política agrícola de Francia era un mero pretexto para los británicos. Hay una lucha ciega, en Londres, en la que la Union Europea es una moneda de cambio. Como otros, Blair ha resbalado en la guerra de Irak y ha tratado de frenar a Europa. A L final tendremos que agradecer a la baronesa Thatcher que lograra crear el cheque británico Y es que si no llega a ser porque a estas alturas era vital recortar ese cheque no habría habido manera de seguir podando la Política Agraria Común, que todavía representa el 38 por ciento del presupuesto comunitario. La mayoría de los británicos nunca perdonarán a este primer ministro las concesiones que hizo el pasado viernes en Bruselas, pero el resto de los europeos deberíamos estar muy agradecidos por lo logrado por Blair. La PAC no puede seguir siendo un lastre sobre todos nosotros. Con unas nuevas perspectivas financieras sobre la mesa ha llegado la hora de intentar revivir la RAMÓN Unión. PÉREZ- MAURA Si recuerdan la foto de familia de anteayer, con más de medio centenar de jefes de Gobierno y ministros de Exteriores en la imagen, no es complicado entender que cada vez es más difícil conseguir proyectos comunes. Porque el éxito de una cumbre no reside en cuánto ha ordeñado cada Gobierno a la vaca europea, sino en cuánto se beneficia el común de los europeos de lo allí acordado. Y contra lo que parecen creer algunos burócratas europeos, el que se logre un acuerdo no implica que haya un éxito. El éxito sólo reside en un buen acuerdo. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate