Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Los sábados de ABC SÁBADO 17 12 2005 ABC PROPUESTAS Y LUGARES Siete estaciones de esquí, cinco en el Pirineo y dos en las sierras turolenses, hacen de Aragón un destino de primer orden en el turismo blanco Aragón, a ritmo de esquí Unodec TEXTO: ROBERTO PÉREZ FOTO: FABIÁN SIMÓN ada cuatro aficionados al deporte de la nieve esquía en Aragón. En kilómetros de pistas, es la segunda comunidad autónoma de España, por detrás de Cataluña. Pero es la primera potencia de nieve en diversificación geográfica de sus pistas, tipología, área de clientes que cubre y reconocimiento oficial de calidad. Las siete estaciones de esquí aragonesas están calificadas con la Q de Calidad, el sello que certifica el Instituto de Calidad Turística Española. En menos de veinte años, Aragón ha pasado de tener 300.000 esquiadores al año a contar con un millón y medio. Su capacidad de atracción llega hasta Portugal, de donde cada vez llegan más esquiadores. Vascos, navarros, madrileños y valencianos son los principales clientes de estos centros invernales, siete en total, de los que cinco están agrupados en el único hólding de la nieve que funciona en España, Aramón. Es una sociedad participada al 50 por ciento por el Gobierno autónomo e Ibercaja, de la que dependen las estaciones de Formigal, Panticosa, Cerler, Valdelinares y Javalambre. Otras dos siguen como empresas independientes, Candachú y Astún. El sector de la nieve ha experimentado un espectacular crecimiento en Aragón en los últimos quince años. A finales de los 80, el Ejecutivo autónomo se decidió a apostar por este subsector turístico. Desde ese momento y hasta la primera mitad de los años 90 se produjo una inyección de dinero público sin precedentes, dirigido, sobre todo, a dotar de una buena red de innivación artificial a las estaciones de esquí. Lo que antes eran cortas temporadas, porque se dependía exclusivamente de la meteorología de cada invierno, se amplió hasta lo que es en la Esta Comunidad cuenta con una oferta geográficamente muy diversificada. Unas estaciones en el Pirineo; otras, junto al Levante actualidad. Este año se han abierto las estaciones a finales de noviembre y, si todo marcha según lo previsto, no se cerrarán hasta finales de abril, coincidiendo con la Semana Santa. Eso sí, este ha sido un año especialmente bueno, porque ha habido nieve disponible en unas fechas relativamente tempranas. Lo normal es que la temporada de esquí se abra en Aragón en diciembre. Nieve de Aragón es el organismo del Gobierno regional que se encarga de promocionar las siete estaciones de esquí, las cinco de Aramón y las dos independientes. Su gerente, Patricia Sierra, destaca que esta Comunidad autónoma ha conseguido equipararse a Cataluña en volumen de actividad en el sector de la nieve: el grueso del mercado se reparte por igual entre Aragón, Sierra Nevada y Cataluña, más o menos en el mismo porcentaje en cada caso, en torno a un 25 por ciento, y nosotros hemos subido muchísimo desde principios de los años 90 Aragón ofrece actualmente 305 kilómetros esquiables entre sus siete estaciones. El millón y medio de personas que acuden cada temporada a alguno de estos centros invernales es un recurso económico fundamental para esta región. Según el último informe del Consejo Económico y Social de Aragón (CESA) la nieve aporta el 7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la Comunidad y genera 12.000 empleos directos. Para todos los gustos En menos de veinte años, Aragón ha pasado de tener 300.000 esquiadores al año a contar con millón y medio De las siete estaciones que tiene esta Comunidad, cinco están en el Pirineo: Formigal, Candanchú, Panticosa, Astún y Cerler. Las otras dos están en las sierras de Teruel, en la franja próxima a la Comunidad Valenciana: Javalambre y Valdelinares. Vascos y navarros tienen a un paso las estaciones del Pirineo. Y los valencianos tienen a mano las pis-