Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 12 2005 Internacional 29 ELECCIONES GENERALES EN BOLIVIA El líder cocalero se compromete a controlar los hidrocarburos b El cierre de campaña del partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS) reunió a cerca cinco mil personas en el estadio Félix Capriles de Cochabamba ÁLVARO YBARRA ZAVALA SERVICIO ESPECIAL LA PAZ. Ni un alfiler entra en el interior del estadio. Es impresionante, esto es historia, se va a llenar y aquí hoy no se juega al fútbol, viene un indio a dar un discurso y además es político, nunca había sucedido esto afirma emocionado Aurelio Checa, un militante del MAS que intenta organizar la entrada de la marea humana en el estadio Félix Capriles de Cochabamba. De todos los rincones del país, vestidos con ropa azul, el color del MAS, llegan unos cinco mil hombres, mujeres y niños. Algunos llevan pancartas que muestran la foto de su líder, Evo Morales. Es el día más esperado, el cierre de campaña del dirigente cocalero que, como dicen los seguidores del MAS, ha devuelto la esperanza a los pueblos indígenas A las seis media de la tarde y junto a su compañero de fórmula, Alvaro García Linera, Evo Morales llega al estadio. Se siente, se siente, Evo presidente un grito unánime coreado por todos los presentes. Evo será presidente de Bolivia, él es indígena y sabe lo que es ser pobre y que te traten como a un perro por ser indio asegura Juan Mamani, un agricultor cocalero del Chapare que ha llegado a Cochabamba para apoyar la campaña. Una boliviana mendigaba ayer junto a un cartel de Evo Morales y la bandera indígena en Cochabamba A. YBARRA ZAVALA Los comicios amenazan con prolongar la agónica inestabilidad del país andino Gane quien gane no hay ningún candidato que garantice la gobernabilidad b Corrupción, nepotismo e inefi- ciencia son algunas de las principales causas del derrumbe del sistema partidista en el país andino, a juicio de los analistas políticos CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL LA PAZ. Las elecciones de mañana en Bolivia, lejos de resolver la crisis que arrastra el país, prolongará su agonía. La desintegración de los partidos políticos tradicionales, la falta de liderazgos sólidos y unas bases dispersas pintan un escenario de inestabilidad para el futuro presidente, independientemente de si es Evo Morales (Movimiento al Socialismo) o el candidato conservador, Jorge Tuto Quiroga (Podemos) Con matices, ésta es la conclusión a la que llegan los analistas consultados. De ningún modo se van a resolver los problemas estructurales. Es un momento importante que va a abrir las puertas del poder a los sectores históricamente excluidos, pero la filosofía de cualquiera de los que alcance la Presidencia es la misma y va a estar marcada por la ineficiencia administrativa Ximena Costa identifica al futuro gobierno con un monstruo de muchas cabezas sin autoridad para controlar a las bases. Los partidos adolecen de una profunda crisis interna y lo que nos encontramos en su lugar son fren- tes formados por distintas tendencias, en muchos casos contradictorias, que no responden a una sola voz sino una pluralidad de voces La percepción es compartida por Carlos Toranzo, la paradoja es que lo más importante de la votación será lo que suceda al día siguiente porque, por sí misma, no soluciona los problemas que vivimos los bolivianos. Simplemente patea el balón hacia adelante, independientemente de quien gane la Presidencia Pesimista y desencantado como la mayor parte de la población, Toranzo sintetiza, el MAS (Movimiento al Socialismo) es una federación de sindicatos y Podemos una federación de agrupaciones ciudadanas. No hay partidos y sin ellos no hay visión nacional, no hay oferta de país Derrumbe de los partidos El derrumbe del sistema partidista arranca en la primera fase de la democracia pactada con Hugo Banzer en 1997 recuerda Ximena Costa. Corrupción, nepotismo e ineficiencia. Uso y abuso del poder en beneficio personal son las principales características de un fenómeno que explica el estado comatoso de los partidos y de sus líderes. El ejemplo más palmario es el del ex presidente del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) Jaime Paz Zamora, candidato a la Prefectura en Tarija, de donde es oriundo y donde ni siquiera alcanza un 30 por ciento de apoyo. Su partido tampoco ha podido presentar un candidato a la Presidencia advierte Costa. Lo mismo le sucede a ADN (Acción Nacionalista Democrática) del ex dictador Banzer y del que Quiroga fue presidente. Buena parte de estas formaciones trata de sobrevivir a través de Podemos, una agrupación heterogénea que representa la rearticulación de tres fuerzas, ADN, el MIR, que está más cerca de ellos que de Evo Morales, y el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) formado por cinco facciones internas enfrentadas e irreconciliables que, posiblemente, a la hora de votar lo harán por Tuto La pregunta clave, ¿hay algún escenario que garantice la gobernabilidad? ofrece respuestas desoladoras. No, el menos malo es que el que gane, el que sea el más votado, y a estas alturas se entiende que será Evo, gobierne. Lo podrá hacer en minoría o con alianzas, pero se encontrará con una oposición férrea, dentro de sus propias filas y en el Parlamento, donde estará en franca desventaja y con un Quiroga en condiciones de boicotearle pronostica Ximena Costa. Todo ello aderezado con el perfil de Evo Morales, un hombre que tiene detrás a sindicatos autoritarios, casi de corte estalinista, pero Jorge Quiroga- -advierte Toranzo- -tampoco ofrece una imagen muy democrática, está escoltado por sectores empresariales y terratenientes tan conservadores y autoritarios como los otros. Toda una paradoja Discurso incendiario Una vez sobre el escenario, Evo Morales comienza un discurso en el que asegura que su futuro gobierno no teme al imperialismo yanqui, ni a las grandes multinacionales y que la primera medida que tomará será devolver a nuestra tierra lo que nos han robado y para ello recuperaremos para el Estado boliviano el control total de los hidrocarburos señala en medio del clamor popular. El discurso está calando. Juan Mamani afirma que Evo arriesga mucho por nosotros, defiende nuestros intereses y el futuro de nuestras comunidades. Tenemos que apoyarle para que el sueño en el que creemos todos los que estamos aquí salga adelante Un sueño materializado en la figura de Evo Morales, que representa la esperanza después de años de marginación social y que ahora, ante la posibilidad de que por vez primera vez un indígena ocupe la Presidencia de Bolivia, no están dispuesto a perder. Evo será presidente sí o sí, no vamos a permitir que los gringos y la oligarquía de este país nos sigan exterminando asegura Mamani.