Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 17 12 2005 ABC Nacional Un pacto con Batasuna en 1999, el único precedente Pese a haber gobernado durante ocho años siempre en minoría, Ibarretxe sólo ha conseguido un pacto presupuestario anterior al principio de acuerdo alcanzado ayer con el PSE. Lo suscribió en 1999 con Batasuna. Desde entonces, los tres gabinetes del lendakari no han logrado aprobar más que dos veces su proyecto de gasto público, y ambas con polémica en torno al presidente del Parlamento, Juan María Atutxa: una, porque adelantó la hora de la votación, lo que le valió por la ausencia del popular Mayor Oreja; la otra, cuando Atutxa no quiso repetirla pese a que una parlamentaria socialista denunció un fallo electrónico al votar. El resto de los ejercicios, Ibarretxe ha tenido que tirar de prórrogas presupuestarias, ante su incapacidad de llegar a acuerdos con la oposición. Parlamentarios de EHAK pasan junto a Ibarretxe en el momento en que interviene Patxi López TELEPRESS Zapatero garantiza la estabilidad a Ibarretxe en respuesta al apoyo del PNV a sus Presupuestos López apoya las cuentas vascas y rompe el aislamiento del lendakari, que ya no dependerá de EHAK b El líder del PSE presenta un prin- cipio de acuerdo con el tripartito, con la sola contraprestación de un incremento de 250 millones que el PNV tilda de literatura M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El PSE llegó ayer a un principio de acuerdo con los partidos que sustentan el Gobierno vasco, PNV, EA e IU, para aprobar los Presupuestos de la Comunidad autónoma para 2006, sin que Patxi López pudiera presentar públicamente una sola contraprestación. La situación contrasta con la satisfacción con la que el PNV anunció el martes su acuerdo presupuestario con el PSOE en el Congreso. Acababa de conseguir una inversión del Estado de 4.000 millones de euros para infraestructuras, de ellos más de 1.600 para la llamada Y ferroviaria- -a deducir, además, del cupo que la Hacienda vasca entrega anualmente- la mayor infraestructura que se haya construido jamás en la Comunidad, según recalcó el portavoz de la dirección del partido, Íñigo Urkullu. No son los intereses del PSE, sino los del Gobierno y el PSOE, los que están detrás del acuerdo, con el que Zapatero asegura la estabilidad de Ibarretxe a cambio de la ayuda previa del PNV. Como se ha informado, el reciente compromiso peneuvista con las cuentas de Zapatero viene a apuntalar a un Gobierno socialista que muestra una progresiva falta de apoyo electoral en las encuestas y que se ha debilitado todavía más por el distanciamiento de su socio catalán, ERC, con el que mantiene un continuo tira y afloja, al tiempo que responde a la estrategia del líder socialista de escenificar crecientes apoyos al PSOE de otros grupos de la Cámara Baja, a fin de que el PP aparezca políticamente aislado. Dos días después Apenas 48 horas después del acuerdo en el Congreso, Patxi López, tradicionalmente reticente desde la última disputa electoral a dar oxígeno a un Ibarretxe en minoría, se veía obligado a anunciar un principio de acuerdo con el PNV en Vitoria que suscribirá el próximo martes con la vicelendakari, Idoia Zenarrutzabeitia. El anuncio lo hizo en el transcurso del debate de enmiendas a la totalidad y facilitó ayer mismo la retirada de la presentada por el PSE- EE en el seno del legislativo autonómico. El líder socialista precisó que el pacto, alcanzado tras intensas negociaciones con el Gobierno vasco, supone aumentar la cuantía del Presupuesto en 250 millones de euros. Con su apoyo, al menos durante un ejercicio, el lendakari sale de la solitaria minoría y aprueba por primera vez las cuentas de su Gobierno sin el apoyo de los batasunos (en este caso, de su sucesora EHAK) Asimismo, los socialistas renuncian a reclamar al Gobierno de Ibarretxe la supresión de partidas criticadas públicamente por el PSE, como las ayudas a familiares de presos de ETA o la financiación de delegaciones en el extranjero, a cambio de 26,7 millones de euros destinados a proyectos tan difusos como la subvención de cortometrajes por importe de 4.000 euros. De estos proyectos cabría destacar la puesta en marcha de un programa para la rehabilitación de zonas urba- nas desfavorecidas, por 5,7 millones de euros, o la ampliación de un millón de euros de las cantidades destinadas a combatir la siniestrabilidad laboral. La primera fase de la Y vasca El resto, hasta los 250 millones que aseguró haber conseguido ayer Patxi López son, según explicó la vicelendakari, Idoia Zenarruzabeitia, pura literatura ya que se trata de habilitar, por ejemplo, una partida de 90 millones de euros para licitar la primera fase de las obras del tramo guipuzcoano de la Y vasca, que en realidad es parte de lo conseguido por el PNV a cambio de su apoyo a los Presupuestos del Estado. También ayer, los socialistas lanzaron un nuevo guiño a la izquierda abertzale, al abstenerse en la votación de la enmienda de EHAK a los Presupuestos vascos en la Cámara de Vitoria, lo que coloca al Gobierno de Rodríguez Zapatero en una posición cómoda para seguir a la expectativa de un posible diálogo con la banda terrorista, como ha anunciado Zapatero en el caso de que ésta abandone las armas. Paralelamente, el PSOE parece moverse cómodo en un terreno en el que las relaciones entre el PNV y la izquierda abertzale no acaban de fructificar en acuerdos concretos. López y la vicelendakari suscribirán el martes el compromiso formal anunciado ayer Nuevo guiño de los socialistas a EHAK, que no rechazan su enmienda a la totalidad de las cuentas vascas