Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 12 2005 Opinión 7 les de la ronda de comercio de Doha. Además, es probable que con estas propuestas no se generen recortes a los aranceles aplicados en la actualidad, ya que, de todas formas, generalmente están por debajo del máximo permitido por la OMC. Los grupos de presión de los productores agrícolas argumentan que los subsidios agrícolas y otros tipos de protección, incluidos los aranceles, son necesarios para mantener a la campiña y la forma de vida tradicional tal como son. Pero solamente el 20 por ciento de los agricultores (los más ricos) absorben el 80 por ciento del total de la ayuda europea, y la misma tendencia se observa en otros países ricos. Ya es hora de dejar de contemplar los intereses de unos pocos a costa de todos los demás, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Para decirlo lisa y llanamente: nuestras políticas agrícolas le cuestan a una familia promedio unos 100 euros al mes. ¿Estas familias estarían dispuestas a aceptar costos tan elevados de saber que los beneficios se destinan principalmente a un puñado de agricultores industriales de gran escala? Se podría dar mejor uso a los miles de millones que se ahorrarían con la reforma de las políticas agrícolas, y ayudar a abordar los verdaderos problemas sociales y ambientales en casa y aumentar la ayuda a los países en desarrollo. LA ESPUMA DE LOS DÍAS CEOE: MÁS DAÑOS COLATERALES C La reducción de los elevadísimos aranceles sobre los productos agrícolas generará los mayores beneficios. La Unión Europea es un protagonista importante en este ámbito, pero muchos países ricos poseen niveles altísimos de protección en la agricultura. La UE propuso reducir sus aranceles a un máximo de sólo el 100 por ciento y pretende excluir el 8 por ciento de sus productos agrícolas de todo recorte con el argumento de que son productos sensibles La cifra es excesiva: el Banco Mundial calcula que si se exime tan solo el 2 por ciento se acabaría con el 75 por ciento de los beneficios potencia- Mientras los negociadores de comercio riñen y defienden los intereses de algunos poderosos grupos de presión comercial, la asombrosa cifra de 1.200 millones de personas luchan contra la pobreza extrema, teniendo que subsistir con menos de un dólar por día. Sencillamente no podemos darnos el lujo de que esta situación continúe por mucho tiempo más. Hong Kong y la actual ronda de comercio de la OMC deben cumplir. Después de todo, se supone que es una ronda dedicada al desarrollo, como se acordó en Doha. Lo que hace falta es una ronda de comercio equilibrada donde todos los países (salvo los más pobres y vulnerables) hagan lo suyo para mejorar las oportunidades comerciales de los productores pobres de todos los sectores. Los negociadores de comercio deben dejar de lado los intereses nacionales y colocar las inquietudes del desarrollo en primer lugar. Por su parte, la Unión Europea y sus estados miembros individuales deben estar dispuestos a realizar cambios a las políticas agrícolas. Sin una ronda de Doha equilibrada y dedicada al desarrollo no podremos cumplir las promesas que asumieron los gobernantes en las Naciones Unidas y perderemos esta oportunidad única para acabar con la pobreza. PALABRAS CRUZADAS ¿Le parece exagerado el contenido de la ley antitabaco? ARDE ESPAÑA CONVENCER, NO ARRASAR ICEN que más de la mitad de los fumadores dejará de fumar en 2006, animados por las medidas del Gobierno aprobadas por las Cortes. Muy optimista me parece la encuesta del CIS de ayer, sobre todo en estos tiempos en los que nos hacemos el propósito de adelgazar, abandonar el cigarrillo, hacer deporte y estar más con la familia. Cosas todas que incumplimos a más tardar en torno al 10 de enero. No fumo sino un purito de cuando en cuando y no voy a quitarme, porque no es para tanto lomío, a miprovecta edad. Así que, lamentándolo, en bodas, toros o cumbres de mus voy a seguir pecando; lo siento por Elena Salgado, propagandista del adiós a los (malos) humos. Pero no me vengan con coacciones para que mi vida sea más FERNANDO sana. Sé que el tabaco es malo para la saJÁUREGUI lud y los humanos somos la única especie bestial que utiliza algo en cuyo envoltorio se nos advierte que eso que hacemos mata. Tiene razón la ministra con sus medidas drásticas, pero cambiar los hábitos de toda una sociedad entre el 31 de diciembre y el 1 de enero es tarea utópica, por imposible de realizar. Nada peor que una ley que no llegaa aplicarse porque la sociedad le da la espalda. Aun reconociendo, claro, que la ley es positiva y necesaria, yo hubiera preferido algo más gradual y sin connotaciones de ordeno y mando La voluntad del legislador es buena, pero el talante, acorde con los tiempos policiales que vivimos. N I el estatuto ni la opa ni el cheque de Blair provocan en los fumadores españolestanta inquietud como el previsible mono que sufrirán a partir del 1 de enero. Esa inquietud es la prueba más palpable de que están enganchados a una droga que perjudica su salud y la de sus acompañantes. Arde España, pero la ley antitabaco es una buena ley, como demuestra que ha conseguido unir lo imposible, PSOE y PP, PP y PSOE, con diputados que saben que el sentido común debe primar sobre los vicios. Así que demos la bienvenida a esa ley, aunque el compañero Jáuregui esté de los nervios pensando en lo mal que va a pasar las Navidades pensando lo mal que lo va a pasar a partir de enero. Nunca he sido fumadora, ni siquiera sé fumar. No PILAR me molesta el fumador, no soy una histériCERNUDA ca anticolillas y tampoco hago proselitismo para convencer al fumador de que deje de hacerlo. Allá él con su salud, allá él con sus circunstancias. Pero es evidente que el tabaco es nocivo para el que lo fuma y para el que soporta al que fuma, así que entiendo que haya que preservar la salud de los unos y de los otros. Hay elementos de exageración en la ley Salgado, pero sólo si se actúa con contundencia habrá lucha eficaz contra el tabaco y contra el tabaquismo. Además, caramba, tampoco debe de ser tan duro dejar de fumar: como dice el chiste, estoy rodeada de quienes presumen de haber sido capaces de hacerlo veinte veces. D ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate UENTAN los periódicos que en la última reunión del Comité Ejecutivo de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales se produjo un enfrentamiento entre su presidente, José María Cuevas, y Joan Rosell, presidente de la patronal catalana Fomento Nacional del Trabajo. El humo procedente de la combustión desatada por la imprudente presentación del nuevo Estatut catalán se cuela por todas las rendijas y tizna todo lo que encuentra. Ya nadie puede dudar de que el problema de cualquier Estado sea las tendencias centrífugas, aquéllas que hacen que peligre su propia esencia y se generen imprevistos agravios y un proceso interactivo de míseros reproches. En EsMANUEL pañaasí fue y así estásienÁNGEL MARTÍN do. La organización del Estado es precisamente la organización del estado de las cosas grandes y pequeñas, y por eso el humo irritante y los efectos colaterales de la reorganización nacionalista alcanzan a asuntos tan dispares como las selecciones deportivas, el cava o la fiscalidad. Si alguien pensó que podía meramente entreabrirse la caja de Pandora, se equivocaba. No basta con la lengua, la identidad nacional, la cultura propia, la bandera y el completo autogobierno, al que parece ya imposible poner límites ni cuantitativos ni cualitativos. No podía quedarse fuera del conflicto el mundo empresarial, ni sus organizaciones, ni sus representantes. Añadidos a los naturales problemas internos y a los propios de una próxima convocatoria electoral, la gran patronal española ha venido acumulando tensiones cuyo origen es claro aunque tenga muchos nombres: la nueva organización del Estado, la segunda transición o la consagración de la España plural. Los empresarios han venido defendiendo, sin demasiada convicción y menos esperanza, la unidad de mercado por aquello de la disminución de los costes de transacción y la mayor facilidad de desarrollo de la actividad empresarial. A estas alturas ya parece difícil contener el furor normativo y la desatada intervención pública de las autonomías empeñadas en ser diferentes hasta el ridículo. Todo esto no favorece, sino que dificulta la competencia económica, que exige pocas, iguales, simples y claras reglas, o sea lo contrario de lo que nos espera y de lo que predican el Estatut y sus émulos. Pero además- -de salir adelante como está- -no parece que vaya a tener mucho sentido una confederación empresarial española, no ya porque lo de española tiene, como en el AVE, fecha de caducidad, sino porque estando los interlocutores administrativos en cada nación regional y los ministerios vacíos, no va a tener mucho sentido la acción conjunta. Rosell ha sugerido que quizá se presente a las elecciones a la presidencia y que CEOE necesita una renovación, pero además se ha quejado de que la organización no defendiera a las empresas catalanas boicoteadas, y, lamentablemente, esto último es lo único y revelador que queda de su discurso, porque éste es un mal momento para escaparse de los daños colaterales.