Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16 12 2005 Internacional 29 ELECCIONES EN IRAK Bush se verá más presionado a definir plazos para la retirada de las tropas Por ahora, una mayoría en EE. UU. está en contra de una marcha inmediata errores acumulados en la posguerra iraquí, la Casa Blanca designa a Condoleezza Rice como responsable de coordinar toda la ayuda de Estados Unidos PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Durante las dos últimas semanas, la dosis de candor incorporada por la Casa Blanca para justificar los mil días de conflicto en Irak ha incluido esbozar los hasta ahora secretos términos de victoria, admitir los falsos indicios suministrados por los servicios de Inteligencia sobre armas de destrucción de masiva en poder de Sadam Husein, reconocer el fiasco de la reconstrucción y contabilizar al menos 30.000 iraquíes muertos. Una relevante operación de sinceridad para un presidente de Estados Unidos no famoso por admitir errores obvios y que solamente se explica por las presiones políticas generadas desde este verano por un conflicto cada vez más impopular y cuestionado. Con este cambio de retórica, más los comicios legislativos celebrados ayer, la Administración Bush espera remontar lo que se considera como su peor momento desde el desembarco republicano en Washington ocho meses antes del 11- S. Pero de acuerdo a la estrategia publicitada por la Casa Blanca, la situación en Irak en estos momentos apenas llega a la definición de victoria a corto plazo: progresos en la lucha contra el terrorismo, construcción de un sistema político democrático, cimientos para una sólida economía y despliegue de fuerzas de seguridad locales. En este delicado equilibrio, la Casa Blanca se enfrenta a muchas más dudas que certezas. Una lista de cuestiones abiertas que incluye hasta cuándo el Pentágono va a poder mantener una masiva presencia militar en Irak, hasta dónde va a llegar la generosidad presupuestaria del Congreso, cuál será el precio que los republicanos van a tener que pagar en las elecciones legislativas del año que viene y qué ritmo de desgaste político va a sufrir el presidente Bush en su segundo y final mandato. b Tras los Un día histórico para Blair y Straw BRUSELAS. El primer ministro británico, Tony Blair, y su canciller, Jack Straw, saludaron ayer la celebración de elecciones legislativas plenamente libres en Irak, que según ellos vivió una jornada histórica En declaraciones hechas al llegar a la cumbre europea de Bruselas, Blair, presidente en ejercicio de la Unión Europea, afirmó que es extraordinario que los iraquíes hayan podido ejercer sus derechos democráticos, sean cuales sean los enormes desafíos que tienen frente a ellos Por su parte, Jack Straw destacó que fue la primera vez que los iraquíes pudieron participar libremente en elecciones para elegir un nuevo Parlamento que permitirá la instauración de un gobierno democrático Funcionarios electorales durante el recuento de votos ayer en Bagdad A su pesar, la Administración Bush se encuentra a merced de factores que no puede controlar, como la espiral de violencia en Irak, que por semana se está cobrando las vidas de unos 20 soldados estadounidenses. O el riesgo de meses de vacío político tras los comicios de ayer por los previsibles problemas entre suníes, chiíes y kurdos para consensuar un gobierno definitivo en Irak. Con miedo en Washington a que más anarquía y caos terminen por agotar la paciencia del Congreso y de la opinión pública. En lo que depende de la Casa Blanca, George Bush insiste en cumplir con su responsabilidad de arreglar lo que no funciona Esta semana ha trascendido la designación de Condoleezza Rice REUTERS como responsable para supervisar toda la ayuda de Estados Unidos a países que intentan superar los efectos devastadores de guerras o conflictos civiles. Una decisión en forma de directiva presidencial interpretada como parte de la ascendencia política de Rice, los graves problemas acumulados por el Pentágono en Irak y la realidad de que estos países fracasados tienen todas las papeletas para convertirse en santuarios de terroristas. Pulsos internos Curiosamente, durante su primera campaña presidencial, George W. Bush marcó diferencias con la Administración de Bill Clinton expresando reiteradamente su opinión contraria a que Estados Unidos se complicara en la reconstrucción de terceros países. Nota de aislacionismo eliminada por el 11- S y los posteriores conflictos de Afganistán e Irak, con posguerras marcadas por enfrentamientos entre el Departamento de Defensa y el Departamento de Estado. Pulsos en los que el Pentágono ha prevalecido pero sin acertar. Ligero aumento de popularidad Los últimos sondeos tras la campaña de persuasión de la Casa Blanca otorgan al presidente un ligero aumento de sus índices de aprobación y un cierto descenso en los porcentajes críticos con respecto a Irak. Pero como explicaba ayer un especialista en demoscopia, Bush no se ha curado. aunque al menos ha dejado de sangrar Quizá el dato más importante de esta última tanda de encuestas es que, por ahora, una mayoría de los estadounidense rechaza la idea de una retirada inmediata de Irak. Como explicaba ayer un experto en sondeos, el presidente de EE. UU. no se ha curado, aunque por lo menos ha dejado de sangrar