Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional CINCO MESES DEL INCENDIO DE GUADALAJARA VIERNES 16 12 2005 ABC Charo Sotoca vive en la comarca guadalajareña donde el 17 de julio murieron once miembros de un retén y ardieron 13.000 hectáreas. Ahora se ha decidido a plasmar en un relato aquellas horas dominadas por la descoordinación y la falta de medios Diario de una extinción cubo a cubo TEXTO: FERNANDO ROJO FOTO: REUTER GUADALAJARA. Cinco meses no han sido suficientes para borrar de su memoria el horror que vivieron los habitantes de la comarca guadalajareña donde en julio murieron once personas y ardieron 13.000 hectáreas de pinares. Una de esas personas que decidieron suplir la falta de medios lanzando cubos de agua contra aquel tsunami de fuego se llama Charo Sotoca. Vive en Saelices de la Sal, y ahora se ha decidido a hacer memoria de aquellas primeras horas en las que, según afirma, se empezó a carbonizar mi confianza en la gestión de la Administración Mediodía del sábado 16 de julio No había medios aéreos ni maquinaria Recuerdo perfectamente los momentos previos a la noticia. Eran las tres de la tarde y estaba comiendo. El telediario acababa de comenzar. La puerta de casa se abrió y los pasos rápidos subieron las escaleras. Llegó mi hermano diciendo: Hay fuego en la Riba, me voy En principio parecía que el fuego podía venir de un rastrojo, pero pronto vimos que el humo no era blanco, era un humo denso y negro que crecía por momentos... Angustiada, decidí acercarme a La Riba, hacia la Cueva de los Casares. Como otras muchas personas de los pueblos, llevé algunas garrafas y botellas de agua para los que estaban apagando... Desde un principio se veía que no había medios suficientes, especialmente aéreos, tampoco labores de cortafuegos, no había maquinaria Los cuerpos de los once fallecidos son trasladados horas después del siniestro máquina no llegó en toda la noche po para refrescar todo el terreno y apagar áscuas y evitar que el fuego se reavivase Madrugada del sábado al domingo Fuego controlado con sólo tres bomberos Con los cubos nos pusimos a hacer una cadena para apagar el fuego. Cuando parecía que una zona ya estaba controlada, veíamos otras llamas enormes que nos hacían pensar que era imposible. El humo nos envolvía. Llegó una camioneta con dos bomberos y un coche pick- up con una motobomba. Los tres bomberos organizaron y coordinaron a todas las personas que estábamos allí, y junto con las dos mangueras, nos hicimos con el frente. A las tres de la mañana, el fuego en el valle estaba controlado Parecía mentira que con tan poco lo hubiésemos conseguido Tarde del domingo Ocurrió lo peor y se nos heló la sangre Recuerdo cómo salió un retén, compuesto por chavales de 18 a 20 años con sus monos amarillos impolutos. Era la primera vez que salían y estaban haciendo fotografías a los helicópteros que cogían agua. Lo que pasó después con este foco ya se sabe. El fuego se extendió velozmente hacia Villarejo de Medina, Santa María del Espino y Luzón. Por la tarde, me impresionó ver cómo en Villarejo el fuego quemó en menos de una hora todo un valle de pinar y cómo del verde se pasó al negro y gris... Mientras se intentaba apagar el fuego en el paraje del Portillo en Villarejo, muy cerca ocurrió lo peor. La noticia nos heló la sangre y no dejábamos de preguntarnos cómo se había podido llegar a ese punto. Bueno, realmente lo sabíamos: no había planificación, ni coordinación ni medios Las familias, indignadas, dicen a Protección Civil que piden la verdad ABC GUADALAJARA. Los familiares de las víctimas del incendio de Guadalajara ocurrido el pasado verano respondieron ayer indignados y con mucho dolor a las declaraciones de la directora general de Protección Civil, Celia Abenza, asegurando que ésta no tiene corazón De hecho, dejaron claro que no quieren dinero, en referencia a las indemnizaciones, sino la verdad de todo lo que ocurrió Así lo manifestó en declaraciones a Europa Press Carmen de la Peña, viuda de Jesús Ángel Jubrías, uno de los fallecidos del retén de Cogolludo, quien, en nombre de las familias, invitó a la responsable del Ministerio del Interior a pasar la próxima Nochebuena con los afectados, para comprobar el dolor de los mismos, en respuesta a lo expresado por Abenza, que dijo que no pueden pretender una atención permanente Carmen de la Peña mostró su indignación al respecto y denunció las mentiras que se han contado sobre el fuego de Saelices. Noche del sábado Sólo había gente de los pueblos Sobre las diez de la noche fuimos al Valle de los Milagros, llevamos una motobomba y manguera de un amigo para meterla en el río y evitar que las llamas cruzaran el valle. A esas horas, todas las personas que estábamos en el lugar éramos vecinos de los pueblos cercanos. La situación era terrorífica, la oscuridad de la noche era iluminada por las llamas que bajaban hacia el valle. Como no había medios, se decidió ir a Riba de Saelices a por cubos. Así que fuimos pidiendo a los vecinos cubos para coger agua del río e ir sofocando el fuego. En ese momento, aproveché, y desde el teléfono público llamé al centro de emergencias del 112 de Castilla- La Mancha, informando de la situación lamentable: no había en el valle ni un bombero, ni un retén, ni nadie... Desde el 112, el técnico encargado se dirigió en tono despectivo hacia mí con la frase: ¿Qué? ¿otra mujer? Uff Me aseguró que ya había mandado un bulldozer a esta zona y que mientras tanto que tuviéramos cuidado, pero la Mañana del domingo 17 de julio Nuestro esfuerzo no sirvió para nada A las siete de la mañana decidimos marcharnos a descansar y a las once y media de ese día volví a la zona donde había pasado toda la noche. Acababa de llegar una máquina que intentaba hacer un cortafuegos. No dio tiempo. Hubo que salir corriendo de allí porque el fuego se había reavivado. No habían llegado medios a tiempo, y los dos helicópteros que cargaban agua en la pequeña presa cercana la descargaban en otro lugar. Me indignó, me decepcionó ver que el esfuerzo de la noche anterior no sirviera para nada absolutamente. Me enfadó darme cuenta de que no se mandaron los medios a tiem- Lunes por la mañana Un despliegue enorme de medios Llegó el lunes. Me desperté con humo. Este día hubo un despliegue enorme de medios. Era sorprendente, mucha prensa que daba datos confusos. Veíamos una enorme extensión negra y humo. Creo que aún no éramos conscientes de las consecuencias del incendio