Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16 12 2005 Opinión 5 MEDITACIONES LA AGENDA A la impresión de que el Gobierno no se está tomando muy en serio el Consejo Europeo que ayer comenzó en Bruselas y en el que se discute el Presupuesto de la Unión. Obligaciones parlamentarias y la imperiosa necesidad de quepresidiera la firma de un convenio de investigación hicieron que Zapatero llegase a la Cumbre casi cuando secerraba la puerta para comenzar la reunión. Durante toda la mañana, el resto de los líderes anduvieron aquilatando alianzas en múltiples reuniones bilaterales. La semana pasada Moratinos no asistió a la reunión de ministros de Exteriores debido a su periplo africano. La opinión pública no entendió aquella ausencia, como habría entendido que Zapatero hubiese despejado su agenda nacional (se sabe que hay Cumbre desde hace seis meses) para llegar antes a Bruselas. Hay demasiado en juego. MARCO AURELIO D LEER Y PENSAR DOCTRINA DEL ACOJONO CYRILL CONNOLLY: OBRA SELECTA DE CYRIL VERNON CONNOLLY Lumen Barcelona, 2005 1.016 páginas 28 euros Todo un crítico Muchas reflexiones suscita la lectura de este libro de Connolly, el más prestigioso crítico inglés desde los años treinta, cuyas críticas en el Sunday Times marcaron época. En primer lugar, es una suerte que se edite un monumento tan selecto como éste, que va muy en contra de la pregonada crisis editorial. Resulta que parte de su obra ya fue editada en España por la desaparecida Versal, que el mismo grupo editorial había publicado en Mondadori otra obra, que ahora extiende y amplía. Lo bueno pervive, por encima de modas. Quizá la crisis editorial dependa más de la poca calidad de los libros que se eligen que de lo malos que son los lectores. La segunda reflexión es que Connolly hable en los años treinta de la decadencia de la novela y de la lectura, lo cual prueba que toda profecía sobre la muerte del libro que hoy hagamos puede resultar ancrónica, por ya dicha. El libro goza de una envidiable mala salud permanente. Una última reflexión: la oportunidad de editar por vez primera su ensayo sobre Barcelona (1936) es otro acierto: un documento de época soberbio para mostrar lo que era el comienzo de la Guerra Civil a los ojos de un intelectual inglés conservador, rico y muy sensible a la pujanza del anarquismo como fuerza revolucionaria en aquellos años. JOSÉ MARIA POZUELO YVANCOS AS grandes casas del cava reconocen ya con cifras reales los efectos del boicot a su producto fundamental con un cálculo que por ahora oscila en torno al 4 por ciento. No podría compensarlo Esquerra Republicana aunque sus líderes y militantes incrementasen su consumo navideño de cava, como no podrá recompensar ninguna de las consecuencias negativas que ya ha tenido su integración en el tripartito de Maragall y su apoyo parlamentario al Gobierno de Zapatero. El democristiano Duran Lleida los considera una plaga de langosta para Cataluña. Mientras tanto, Carod dice que El PSOE está acojonado por el anticatalanismo. Para ser más exactos, lo que espanta al PSOE es el alto grado de perjuicio que conlleva estar en el poder gracias a los escaños de ERC. Por razones equiparables, el empresario catalán que en algún momento haya dado apoyo a ERC tiene sobrado derecho a reclamar un diploma. VALENTÍ De hecho, quien sabe mucho de acoPUIG jono- -ya más como experiencia que como doctrina- -es Carod- Rovira. Su personalidad de líder fuerte y maximalista se vino abajo cuando en su día ABC reveló sus contactos con ETA en Perpiñán, siendo conseller en cap de Pasqual Maragall. Aquella mañana, Carod tembló ante los micrófonos y las cámaras, sin saber a qué cuerda del ring podía asirse. Estuvo así unas horas, para nada en concordancia con la fortaleza requerida de quien ha de imponerle la verdad de Cataluña a una España que- -por lo visto- -se arrastra en la decadencia desde por lo menos el descubrimiento de América. El trance de acojono por el que Carod pasó entonces fue intenso, espectacular, rotundo. Tuvo que salirse del Ejecutivo autonómico, un golpe que por lo mínimo requiere siempre de cierta asistencia espiritual. Sí, de acojono sabe mucho. Le salvaron entonces las complicidades anestésicas del nacionalismo transversal y la idiosincrasia mediática que es parte del sistema de espejismos llamado oasis catalán. L Desde sus orígenes y a lo largo de todas sus metamorfosis, la sutileza de ERC ha sido siempre un factor inexistente. Han dejado las huellas del abominable hombre de las nieves en la estela del tripartito de Maragall, que ahora cumple dos años de inane ejecutoria, y anda el PSOE con todo el vestigio dactilar de ERC en pleno rostro. Recuperada aparentemente la capacidad de maniobra de CiU, el acojono de ERC es capaz de abrir a hachazos un boquete en el Gobierno de Zapatero. Nunca supo qué sabor deja el ejercicio de la responsabilidad histórica, ni el significado de contribuir a la estabilidad. En La Nación de Buenos Aires, Natalio Botana acaba de escribir un artículo titulado La moderación en peligro Su tesis es la siguiente: si el pluralismo es moderado, hay convergencia hacia el centro, en tanto que, en ese flexible campo de interacciones, los ciudadanos respetan el patrimonio común de las instituciones del Estado de Derecho y los partidos regulan el conflicto mediante la deliberación y el consenso, mientras que si el pluralismo no es moderado, la confrontación reemplaza al estilo deliberativo y las imposiciones de una mayoría ocasional, cerrada sobre sí misma, erosionan constantemente las bases del consenso. Concluye sabiamente Natalio Botana: De este modo, la política, en lugar de converger, polariza Botana está refiriéndose a la actual Argentina de Néstor Kirchner, pero ilustra a la vez no pocas de las cosas que están ocurriendo en la España política. En no pocas de esas cosas, Rodríguez Zapatero ha dejado que ERC metiera baza. Ahora, Carod le echa en cara un cierto acojono. Ni la gratitud ni la lealtad son atributos del secesionismo republicano. Lo sorprendente es que el riesgo no fuese intuido por los socialistas, para cavar en las líneas correspondientes los cortafuegos imprescindibles. No hay que ignorar de otra parte la capacidad autodestructora de ERC. Algunos llevamos un tiempo pensando que Carod- Rovira acabará por acojonarse a sí mismo. vpuig abc. es