Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 12 2005 101 Deportes Sergio Ramos, jugador del momento en el Madrid, confiesa que Ronaldinho me dejó tirado, pero le espero para la próxima Valencia presentará su candidatura para organizar los Juegos Olímpicos de 2020 Gallardón tampoco se definió ayer en la reunión con el COE sobre la opción de Madrid para 2016 J. M. GASTACA MADRID. Valencia entra en la carrera olímpica. Quiere organizar los Juegos de 2020. Comunidad y Ayuntamiento valencianos ya han tomado la decisión, según ha podido confirmar ABC. Así, los temores del Comité Olímpico Español (COE) sobre la posibilidad de que alguna ciudad aprovechara la indecisión de Madrid para repetir la experiencia de cara a los JJ. OO. de 2016, y que este periódico adelantó ayer, se corroboran. De hecho, se agudizan porque a la indefinición reiterada ayer por Ruiz- Gallardón al propio presidente del COE se suma ahora la respuesta que este organismo deberá dar en su día a la aspiración valenciana. Tanto el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, como la alcaldesa de la capital levantina, Rita Barberá, coinciden en la aspiración olímpica a tal punto que incluirán la puja por la Olimpiada de 2020 en sus respectivos programas electorales autonómico y local de 2007. Valencia maneja la hipótesis de que Madrid fracasará en 2016 porque entonces toca América en cumplimiento de la vieja tradición olímpica de alternar entre continentes la sucesiva organización de las citas olímpicas. Sobre esta base, la Generalitat valenciana prevé que en ese momento se produciría la retirada definitiva de Madrid de la carrera olímpica. Sin embargo, en fuentes del COE se sostiene que Madrid, siempre será Madrid conscientes de que la pujanza de su cartel ante el movimiento olímpico sigue al alza tras la experiencia de Singapur. Gallardón, alcalde de Madrid, saluda a Alejandro Blanco, presidente del COE, antes de su almuerzo de ayer ÁNGEL DE ANTONIO Calma chicha en el Ayuntamiento de Madrid Los responsables municipales quieren volver a la carrera olímpica, pero controlando los tiempos. No temen la competencia: su experiencia les avala SARA MEDIALDEA MADRID. Tranquilidad es lo que se respira entre los responsables municipales madrileños en torno a la carrera olímpica, a la que la capital va a reengancharse con toda seguridad, aunque aún no quieran anunciar por qué Juegos va a competir. El alcalde Alberto Ruiz- Gallardón asegura tener perfectamente clara la estrategia a seguir, pero no avanza ni un paso sobre fechas: El qué ya está tomado; sólo falta hacer público el cuándo y eso se producirá en el momento más oportuno para los intereses de Madrid. El mensaje que se quiso enviar ayer a la nueva ejecutiva del Comité Olímpico Español (COE) encabezada por su presidente Alejandro Blanco, fue precisamente ese: calma. Madrid volverá a ser candidata, pero nosotros decidiremos cuándo, vino a decir. Distintas El silencio de Madrid A la irrupción de Valencia se une el silencio de Madrid, que sigue siendo objeto de preocupación para el COE. Eso sí, nadie duda de que Gallardón quiere aspirar a la sede de 2016, pero la indefinición que volvió a reiterar en el almuerzo de ayer con Alejandro Blanco prolonga una incertidumbre que se entiende perjudicial porque podría asociarse a un cierto desinterés y así debilitar la futura candidatura. En el COE saben que a partir del anuncio de Valencia se les complicará el movimiento de piezas del tablero. Para los dirigentes olímpicos españoles, Madrid sigue siendo garantía de éxito porque su solidez es reconocida en el ámbito internacional. En cambio, la entrada en escena de la opción valenciana podría interpretarse en la órbita del COI como el reflejo- -siempre mal visto- -de la guerra entre ciudades de un mismo país. En el COE cruzan los dedos porque no se repita la guerra vivida entre Madrid y Sevilla. fuentes locales presentes en el acto aseguraron que la intención municipal era dar a los miembros del COE un toque de atención para que no intentaran meter prisa ni precipitar la toma de decisiones en este punto. No temen la competencia interior: saben que Madrid tiene ya mucho camino andado, y dejó un gratísimo sabor de boca entre los miembros del COI. Recomponer el consenso El regidor aprovechó la ocasión para escenificar la vuelta al camino del consenso olímpico con la oposición, un espíritu de unidad que quedó deteriorado tras la derrota de Madrid en Singapur y la posterior disolución de los organismos que gestionaban la candidatura madrileña. Precisamente ayer quedó disuelta la Fundación Madrid 2012, y en el próximo pleno ocurrirá lo mismo con la empresa pública Madrid Infraestructuras Olímpicas. Aunque el motivo oficial de la comida que ayer ofreció el alcalde al presidente del COE, Alejandro Blanco, era una toma de contacto con la nueva ejecutiva de este organismo olímpico, lo cierto es que también se invitó a los portavoces de los grupos municipales- -PP, PSOE e IU- -y el tema estrella de las conversaciones fue el futuro olímpico madrileño. Blanco y el resto de responsables del COE han manifestado muchas veces, y ayer lo repitieron, su interés en que Madrid se defina cuanto antes, sobre todo- -han advertido en varias ocasiones- -para desinflar a posibles rivales dentro o fuera de nuestras fronteras. En el Ayuntamiento insisten en que la estrategia la marcan ellos, y dependerá de obtener primero el consenso de todos los grupos políticos. Palabras que sonaron muy bien a los oídos de Trinidad Jiménez (PSOE) e Inés Sabanés (IU) últimamente muy quejosas por la pérdida de unidad de acción en torno a las aspiraciones olímpicas madrileñas. Eso sí, como no terminan de fiarse, piden hechos: un foro concreto para debatir- -ahora que se han disuelto los organismos olímpicos de la ciudad- -y reflexión porque la ciudad se la juega